Sin categorizar

La asociación SILA pide el apoyo de la ciudadanía y acusa a la Fundación Farrah y al Gobierno de Canarias de apropiarse de una marca registrada. Por Eduardo García Rojas

La asociación SILA pide a través de un comunicado la comprensión de la ciudadanía ante lo que considera un acto de deliberada “mala fe” por parte de la Fundación Farrah al utilizar “una marca registrada” –SILA– a la que quiere modificar su nombre original, Salón Internacional del Libro Africano por el de Salón Internacional de las Letras Africanas, respetando solo su acrónimo.

Esta situación, a la que se ha llegado por los reiterativos incumplimientos del Gobierno de Canarias, quien ha “saltado” la legalidad al permitir el “plagio”, ha forzado a la asociación a que continúe adelante con las acciones legales emprendidas para denunciar a un “poder institucional que sigue adelante con su idea de apropiarse de forma ilegal de un proyecto que comenzó de manera muy modesta hace ya unos años, y que se ha convertido en referente de cultura para nuestro archipiélago.”

El año pasado, el Salón Internacional del Libro Africano reunió a más de un centenar de profesionales del sector del libro y la edición, y estuvieron representados editores y escritores de cuatro continentes, “algo que nunca antes, había ocurrido en nuestras islas.”

La asociación sospecha que tras celebrarse las dos primeras ediciones en el Castillo de San Felipe, en el Puerto de la Cruz, y la tercera en TEA Tenerife Espacio de las Artes, en la capital tinerfeña, el encuentro se desarrolle ahora en Las Palmas de Gran Canaria. Teme, además, que la Fundación Farrah, con el beneplácito del Gobierno canario,  desvirtúe su espíritu original que implicó “un proceso continuo de investigación para poder conocer y acercarnos al trabajo de quienes hacen cultura desde otros territorios”, al mismo tiempo que estimulaba planes de desarrollo y ayudas como la protección y el reconocimiento de lenguas maternas, “su identidad a través de la tradición oral.”

En el comunicado, la asociación SILA explica que el Salón Internacional del Libro Africano nació como un proyecto cultural y empresarial que se configuró como una herramienta dispuesta a ser utilizada en favor de la diversidad cultural y la bibliodiversidad, por lo que para defender “lo que verdaderamente significa SILA, y poder enfrentarnos a la ilegalidad cometida por el Gobierno de Canarias” invita a la ciudadanía a que muestre su rechazo para denunciar una acción que, a su juicio, es un atentado a la legalidad.

Saludos, informando que es gerundio, desde este lado del ordenador.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario