FIRMAS Juan Velarde

El empresario censor. Por Juan Velarde

El señor Miguel Concepción es un plomo de tomo y lomo, pero además, fiel a su estilo de terrateniente bananero, un desconocedor de las más básicas normas del derecho. El aún presidente del CD Tenerife, de Canal 4, de Traysesa (y la otra), amén de otros chiringuitos con alas, tuvo a bien hace unos días solicitar a través de un notario que las emisiones de ciertos programas de estadio Tenerife, concretamente el espacio A Todo Tenerife, que dirige y presenta Gonzalo Castañeda, fuesen forzosamente conservados porque al parece al señor ‘estábanos’ le molestó o le irritó parte del contenido que se vertió sobre su egregia persona.

Castañeda, insisto, perro viejo donde los haya pese a su insultante juventud, no solamente es que vaya a guardar los programas referidos, sino que si este presidente hubiese sido medianamente inteligente sabría que hay algo que se llaman podcast, que la emisora cuelga en la red después de cada emisión y que están disponibles hasta en las redes sociales porque muchos oyentes lo enlazan, por ejemplo, a Facebook, como Teófilo Borrallo, asiduo oyente de la emisora de Losantos y compañía.

Lo preocupante es que Concepción, que se ha convertido en una especie de Rey Midas, pero a la inversa, es decir que todo lo que toca lo convierte en ruina, parece estar buscando un echadero, un puestito de campanillas en el Gobierno de Paulino Rivero como nuevo miembro de ese equipo de torquemadas mediáticos que estarán a las órdenes de Martín J. Marrero Pérez, viceconsejero de Comunicación (y sectarismos varios y diversos, cabría decir).

La obsesión de Concepción con Castañeda viene de lejos, pero de momento el periodista aguanta los embates como sólo él sabe hacerlo, con la verdad de los hechos siempre presente, llamando a las cosas por su nombre y no dejar un sólo detalle al albur de la demanda judicial. Eso es lo que le tiene a mal traer al presidente blanquiazul, que no ha podido cargarse por métodos torticeros al locutor estrella de Estadio en Tenerife. Un persona este Concepción al que ni siquiera sus consejeros áulicos son capaces de detener cada vez que se le mete algo en esa mollera.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario