Sin categorizar

La ULL homenajea al fallecido vicerrector Pablo González dando su nombre a varios espacios

Elblogoferoz.-La Universidad de La Laguna celebró el pasado viernes 9 de noviembre varios actos en reconocimiento al que fuera vicerrector de Planificación e Infraestructuras, Pablo González Vera, fallecido hace escasos meses. Las facultades de Educación y Matemáticas y el propio Rectorado llevaron a cabo distintas actuaciones para homenajear la labor de uno de los gestores más brillantes de esta institución y, al tiempo, de uno de los profesores de mayor prestigio. Su viuda y sus dos hijos estuvieron presentes en las teres ceremonias.

Así, el viernes a las 18 horas tuvo lugar la rotulación en la Facultad de Educación de una de las aulas con el nombre del fallecido, para recordar así la remodelación del módulo C de la citada facultad, ubicado en el Edificio Central y cuyas obras fueron dirigidas por González Vera.

Media hora más tarde, el homenaje se trasladó a la Sala de Arte Paraninfo, que a partir de ahora también llevará el nombre del vicerrector fallecido, en recuerdo de su gestión al frente de la remodelación de la sala escénica. Este espacio, después de permanecer diez años cerrado por el mal estado de sus infraestructuras, fue reabierto en 2009 tras una reforma integral que ha permitido dar vida a este emblemático lugar.

Ya a las siete de la tarde, buena parte de la comunidad universitaria se congregó en el Aula Magna de las Facultades de Física y Matemáticas, donde el decanato de Matemáticas había preparado un acto conmemorativo en honor de Pablo González Vera, docente del citado centro. Así, profesores, alumnos y personal de administración y servicios se acercó hasta la sala para asistir a este encuentro que honraba su memoria.

En el homenaje intervinieron el propio decano, Antonio Martinón; el profesor Luis Cutillas, del Instituto de Educación Secundaria Viera y Clavijo; Matías Camacho, docente de la Facultad de Matemáticas; Luis Casasús, de la Universidad Politécnica de Madrid; Rafael Montenegro, de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria; Francisco Marcellán, de la Universidad Carlos III de Madrid y vicepresidente de la Real Sociedad Matemática Española; Jorge González, hijo del fallecido; y el rector de la Universidad de La Laguna, Eduardo Doménech.

Todos los intervinientes destacaron distintos aspectos del laureado: su faceta como prestigioso investigador, su vida como universitario, su compromiso con la institución desde distintos cargos y su trabajo como vicerrector. Así, la prolífica carrera investigadora de González Vera fue ampliamente relatada por varios comparecientes.

Catedrático de Matemática Aplicada a la edad de 37 años, dirigió siete tesis doctorales, González Vera fue también investigador principal de seis proyectos de investigación nacionales y un proyecto europeo. Autor de más de 150 artículos de investigación en revistas internacionales, fue coautor de 15 libros y participó en más de 30 congresos nacionales o internacionales. Asimismo realizó estancias de larga duración en diversas universidades como la Católica de Lovaina (Bélgica), Boulder (Colorado-EEUU), Trondheim (Noruega), Oporto (Portugal) y Lille (Francia).

Brillante gestor

El rector hizo especial hincapié en su faceta como vicerrector: “Creo que no es exagerado afirmar que su periodo en la gestión de nuestras infraestructuras puede considerarse el más brillante de los últimos veinte años, ya que supo optimizar los recursos existentes, que son siempre escasos, para afrontar y culminar algunas obras de suma importancia para la Universidad de La Laguna”.

El rector recordó alguno de los grandes iconos de su gestión, como la remodelación del Paraninfo, la reforma de la Torre Profesor Agustín Arévalo, la creación del Archivo Universitario, la rehabilitación de varias instalaciones deportivas y las gestiones realizadas para levantar la nueva Facultad de Bellas Artes que, debido a los recortes presupuestarios, todavía no ha finalizado.

Además de su fecunda etapa como vicerrector, Doménech también mencionó otras vertientes de Pablo como universitario, no en vano formó parte del Consejo Social y del Claustro. “Creía en la Universidad de La Laguna y no dudó en dar el paso para implicarse con ella, aun cuando eso significó sacrificar parte del tiempo que podría haber dedicado a su familia o a su carrera investigadora”.

Tanto el rector como el resto de ponentes elogiaron el carácter y la sencillez del homenajeado, calificándolo de “generoso, tranquilo, modesto e inteligente”. Doménech añadió que “era una persona que transmitía calma aún en los momentos difíciles, y que sabía ser eficaz cuando la situación lo reclamaba. Su eficacia era tal que fue incluso puesta en duda por algunos sectores de nuestra comunidad universitaria, acostumbrada como estaba al lento proceder, a las eternas trabas administrativas y a una suerte de pereza institucional que creo que, por suerte, ya ha sido desterrada de nuestra casa de estudios”.

Uno de los momentos más emotivos del acto tuvo lugar cuando intervino el hijo del homenajeado, Jorge González, quien agradeció el caluroso acto y recordó a su progenitor como una persona siempre vinculada a su mundo universitario. También resultó especialmente emocionante el vídeo elaborado por los profesores Emilio Negrín y Pedro Sánchez.

En este documento audiovisual se repasa la vida del fallecido, su infancia y adolescencia en La Gomera, sus años como estudiante universitario, la boda y nacimiento de sus hijos y sus contactos internacionales fruto de sus investigaciones como profesor universitario.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario