Sin categorizar

Sáhara ex español: ¿Otro crimen de estado? (2) Por Miguel Leal Cruz

Pero, ¿y cómo se gestó este proceso?

En diciembre de 1963 se inscribe en la ONU como territorio a descolonizar esta posesión española próxima a Canarias y que el general Franco en 1950 en visita al mismo territorio había dicho “era la salvaguardia fáctica de estas Islas”.

Así se constata en la prensa del momento que recoge los discursos del General. Analizados, por este que escribe, en las VII Jornadas de Historia de Fuerteventura y Lanzarote, 1994, Franco en Canarias, aspectos parciales, p 347 y s, cuando se lee: “El general Franco lo confirma en discurso (que reproduce periódico La Falange de Gran Canaria) en Villa Cisneros en la visita oficial de finales de octubre de 1950, cuando dice: Esto no es para nosotros un territorio productivo, sino al espalda de las Islas Canarias sin la que aquellas islas no podrían vivir.

El banco pesquero de estas costas es un banco canario-sahariano… La Asamblea General de dicho Organismo pide a España en 1965 que ponga fin al proceso colonizador, pero ante la negativa del régimen español alegando que eran provincias y no colonias renace la resistencia saharaui como movimiento de liberación de estos territorios (Saguia-el-Hamra y Río de Oro) bajo liderazgo del indígena Sidi Brahim Bassiri. Las fuerzas españolas del Ejército y de la Policía, con auxilio de policía territorial, reprimieron contundentemente este primer levantamiento de los insurrectos en 1970; dará lugar a la creación del Frente Polisario, a partir del día 10 de mayo del año 1973.

Seguirá el enfrentamiento armado en el territorio que dará lugar a inestabilidad creciente hasta el definitivo abandono del mismo por España. Hubo encuentros militares con resultado de muertos y heridos: Durante los días 12 a 14 de marzo de 1974 mandos del Ejército español en cumplimiento de órdenes superiores ejecutan lo que se llamó Operación Barrido contra el Frente Polisario, en la zona próxima a Edcheiría, con ayuda de dos compañías de Policía Territorial dependiente de tropas españolas, a sumar la ayuda de varias patrullas de Tropas Nómadas.

Con la cobertura de helicópteros del Ejército tiene lugar un fuerte encuentro con partidas armadas del Polisario con bajas por ambas partes y retirada del resto de guerrilleros. A partir de aquí España decide conceder la independencia al territorio bajo su control. En su virtud se decide elaborar un censo con los ciudadanos saharianos bajo administración española y referencia para futuras propuestas bajo dictamen de la ONU, en principio someter la población a un referéndum en los seis primeros meses de 1975 que nunca tendrá lugar.

Por estas circunstancias, a “disgusto de todos”, los poderes decisorios del régimen español transmitieron a destacados mandos del Ejército el temor a una guerra colonial que implicase peligrosos enfrentamientos con fuerzas marroquíes (y tal vez saharauis y argelinas), e incluso dentro del propio estamento militar español en este peligroso momento para el Régimen; A sumar el temor a desencadenar una situación similar a la que sufrió Portugal por la Revolución de los Claveles, o en Francia en / y tras la independencia de Argelia, país éste, ahora en el teatro de operaciones. Se hizo caso omiso a las arengas del entonces príncipe D. Juan Carlos en visita al territorio días después (2 de noviembre) del inicio de la llamada Marcha Verde, según publicó El Día de Tenerife, 18 de octubre, p. 30, que titula en primera: “Marcha marroquí sobre Sahara”.

Mientras tanto, según la agencia EFE, el rey alauí recibirá el día 17 a los embajadores de los países árabes acreditados en Rabat.  A todo esto, como ya apuntamos, se añade el interés de Norteamérica, aliada de España y de Marruecos, por mantener esta región colonial económicamente lejos de la órbita comunista pro-soviética del momento y apostar por una solución favorable a la adhesión a Marruecos. Contribuyó grandemente a este fuerte aval la calculada ambigüedad de los líderes saharauis y su clara alineación a Argelia, bajo presidencia de Bumediam; un país aliado fundamental con el bloque socialista de la entonces URSS y ambos enemigos acérrimos de EEUU en plena “guerra fría”, la primera.

Los servicios de información españoles conocían a priori el plan militar y procedimiento a seguir ante la inminente avalancha humana gestada en territorio marroquí. A esto se suma que durante todo el año 1975 las fuerzas marroquíes enfrentaron diversos ataques contra las españolas, así como actos terroristas con colocación de minas en la frontera. Pero no aparecía directamente el ejército de Hassan como responsable sino un grupo armado autodenominado Frente de Liberación y Unidad (FLU), enfrentado al Polisario, y sospechosamente dirigido por el propio Rey alauita que, a su vez, negociaba en Madrid la descolonización para posesionar el territorio sin cumplimentar el referéndum español mandatado por la ONU.

Según la prensa publicada El Día, citado, y desde EFE, el 1 de octubre de 1975, en Naciones Unidas se acepta la descolonización para el Sahara, confirmada tras discurso del ministro español Cortina Mauri, quien llega a decir: “se está retrasando indebidamente, al tiempo que está dispuesto en nombre del Gobierno, a ofrecer las más generosas condiciones en el caso de Gibraltar…” ¿…?

Fallida estrategia ésta, hasta hoy…, como cualquiera puede constatar…

No obstante, para el asunto marroquí-sahariano, jamás se ha visto una solución  tan “aparentemente viable” como ahora…, al parecer.

 

 

 

Miguel Leal Cruz, es historiador y periodista

 

 

 

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario