FIRMAS

La comisión para el protocolo antidesahucios ni está ni se la espera. Por Belén de Vil

A vueltas con el protocolo antidesahucios que elaboró la Plataforma de Afectados de las Hipotecas con la infatigable Inma Évora a la cabeza y que hizo suyo Guillermo Guigou a los pocos segundos de que el documento fuese registrado en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, como si fuese obra propia. Bueno, por lo menos, lo respaldó, que ya es algo. Lo que falta ahora es que ese respaldo se haga efectivo. Porque hoy por hoy, el protocolo sigue más muerto que vivo.

Guigou, el de Ciudadanos de Santa Cruz, ha pedido que se “reactive” el protocolo como si hubiese estado activado alguna vez. Mi guante recuerda que antes del verano hubo una reunión de integrantes de la Plataforma con el alcalde taconeitor José Manuel Bermúdez y el concejal de Hacienda, Alberto Bernabé. Bermúdez dijo que no sabía cómo podía actuar el Ayuntamiento frente a los desahucios, y que en todo caso, habría que crear un protocolo propio, ya que el de la Plataforma tinerfeña era una copia del protocolo de la Plataforma estatal.

Y, por supuesto, había que crear una comisión para ello. Bien. Han pasado varios meses y esa comisión ni está ni se la espera.

Lo curioso es que antes de esa reunión con el alcalde gimnasta, el Pleno del Ayuntamiento aprobó el Protocolo, no se sabe si para salir bien en la foto. Como dice Guigou (¿ves cómo no todo son palos, Guillermito, m’ijo?), han pasado seis meses y la Plataforma es la única con el mérito de haber paralizado algunos desahucios. Y la comisión, ese grupo de trabajo para modificar el protocolo, sigue siendo una entelequia.

Mientras, la Plataforma de Afectados de las Hipotecas sigue dando palos, cuantos puede. Y tocando conciencias. A miles. Ahora la guerra es con Bankia por el lanzamiento de la casa de Carmen Omaña, una madre con tres personas a su cargo, dos de ellas menores. Carmen está en huelga de hambre desde este lunes y acampada a las puertas de las oficinas centrales de esa asquerosa entidad bancaria, en pleno corazón de Santa Cruz de Tenerife, pero se les han sumado otras tres personas más: Inma, Alejandro y Zebenzui (alias el taxista solidario, qué pibe más majo).

Esta acción se llama Rodea Bankia. Han creado un hashtag en twitter. Sólo tienen que buscar #RodeaBankiaTF. 

Les dejo una foto colgada hace apenas unas horas en esa red social. No me negaran su buen humor. Omaña es la del cartel

Carmen Omaña y miembros de PAH-Tenerife, tras caerles un palo de agua.

Y tachaaaan, si bankia no responde, José Manuel Corrales, que también ha hecho suyo el blasón contra los desahucios, ha anunciado que se sumará igualmente a la huelga de hambre desde mañana mismo. No sabemos si contará con el apoyo de su alterego Felipe Campos, lo que sí sabe mi guante es que los acampados cuentan con el apoyo de los vecinos y de cuantos pasan por delante de la tienda de campaña, incluidos policías locales y de la Unipol.

En un centro de Pilates cercano les han ofrecido las duchas para que se puedan asear cada mañana, los bares les ceden los aseos, la Plataforma en Defensa de El Toscal también les ha ofrecido apoyo.

Es tal la presión social contra los desahucios que a Bermúdez no le ha quedado otra que salir en la prensa convencional prometiendo que el Ayuntamiento romperá los lazos con Bankia si no se comporta, que es que el director territorial de la inmoral entidad bancaria, David López Puig, ni siquiera se dignó a responder al alcalde cuando fue el desahucio de Omaña y sus hijas. Ya le vale. Venga, Bermúdez, échale el pulso como debe ser.

Lo que no se explica mi Bic es que esos gestos tan bonitos no se acompañen de acciones precisas. Volvemos a darnos de narices con el gerente del IMAS, Javier Gutiérrez Rubio, que está por encima del bien y del mal y se niega a tramitar como emergencia el caso de Carmen. La única ayuda que le ofrece son 1.800 euros anuales para que esta mujer se pague un alquiler al que no puede acceder por estar en una lista negra desde que le quitaron la casa y por carecer de trabajo. Lo que ella pide, es un alquiler social. Ni más ni menos.

“Si el Gobierno del Estado no modifica la ley habrá que hacerlo desde los Ayuntamientos, desde abajo hasta que arriba no quede otra que acabar con tanto abuso”, dice Évora. Olé, lo apoyamos

Sería todo un logro social en medio de una involución tan vertiginosa, pero ¿para cuándo la comisión, Bermúdez?

Les dejo otra foto de RodeaBankia. Si pinchan en ella se plantan en un zas en el facebook de la PAH-Tenerife.

Rodea Bankia/Facebook de Plataforma de Afectados de las Hipotecas

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario