Sin categorizar

Roldós denuncia el cierre de la Unidad Quirúrgica de Cardiología Pediátrica del Materno Infantil

AGENCIAS.-La portavoz de Sanidad del Grupo Popular en el Parlamento de Canarias, Mercedes Roldós, ha instado este miércoles al Gobierno regional e incluso al presidente autonómico, Paulino Rivero, a tomar medidas para que la Unidad Médico Quirúrgica de Cardiología Pediátrica y Cardiopatías Congénitas del Hospital Universitario Materno-Infantil de Las Palmas no cierre.

Además, indicó que el Grupo Popular ha presentado una pregunta oral para pleno a la consejera de Sanidad, Brígida Mendoza, así como una interpelación a la consejera y una Proposición No de Ley en la que se insta al Gobierno de Canarias a tomar las medidas presupuestarias y organizativas necesarias para dar continuidad a dicha unidad, para que no se cierre.

Roldós señaló, en declaraciones a Europa Press, que tuvo conocimiento del cierre de la unidad a través de médicos y familiares de niños, y ha asegurado que los argumentos que se dan desde la Consejería de Sanidad son «dos falacias, dos cosas absolutamente falsas».

Y es que según la portavoz de Sanidad del Grupo Popular en la cámara autonómica exponen que se debe a «motivos económicos», lo que Roldós criticó porque indicó que, atendiendo a las informaciones que ella tiene y que apuntan a que al hospital San Donato de Milán, que colabora con dicha unidad en Canarias, «apenas se han apagado doscientos y pico mil euros y que el coste de toda la unidad puede estar alrededor del millón de euros».

Además, consideró que esto no se justifica cuando apuntó, en relación a la consejera de Sanidad del Gobierno canario, que «se ha gastado este año en publicidad y propaganda 200.000 euros», incidió en que «no es razonable» que se pretenda cerrar la citada unidad.

Por otro lado, y atendiendo a una información publicada por el especialista canario en cardiopatía, ya jubilado, el doctor José María Brito, con el que se abrió la unidad de cirugía cardiaca en 2001 en el Materno Infantil junto a otros dos especialistas más, Roldós explicó que tras su jubilación se tomó una decisión que «ha dado buenos frutos» como fue la suscripción del convenio de colaboración con San Donato de Milán.

Este acuerdo, matizó, tenía una doble vertiente, ya que era para formar a personal y prestar asistencia sanitaria e incluso operar niños en Milán.

«Esto ha funcionado tan bien que los resultados han sido excelentes en estos años, los índices de mortalidad e indicadores de esta unidad están por encima de la media europea, con una tasa de mortalidad del 4 por ciento y con unos índices de calidad por encima de la media europea. Se ha convertido en un referente a nivel nacional. Es una unidad de referencia regional, atiende a niños de toda Canarias», explicó.

Asimismo, Roldós ha insistido en la importancia de esta unidad porque también se colaboraba con África, ya que niños con problemas de cardiopatía del continente vecino podían operarse en el archipiélago «a coste cero», ya que contaban con la financiación de ONG y de un proyecto europeo con fondos FEDER, con vigencia hasta 2013.

Sin embargo, dicho proyecto, afirmó, la consejera del área «prácticamente lo ha dejado apartado tanto cuando era gerente del Hospital –Materno Infantil– como ahora de consejera». Añadió que en este apartado el convenio recogía la formación de profesionales de Senegal, así como la posibilidad de atender a unos 30 niños de dicho país, lo que se podía extender a otros como Cabo Verde o Mauritania que «habían mostrado su interés»para ampliar este acuerdo.

Para Roldós se trata de proyectos de cooperación internacional de la Unidad Quirúrgica de Cardiología Pediátrica que «desde que está este Gobierno lo han dejado prácticamente sin actividad».

Por otro lado, y en referencia a las declaraciones de la directora del Servicio Canario de Salud (SCS), Juana María Reyes, en las que apunta a que la unidad no se cierra por cuestiones económicas sino por una caída en las personas para atender, Roldós volvió a remitirse a declaraciones del doctor Brito en el que señala que de las unidades que hay en España de cardiología pediátrica, tendrían que cerrar otras antes que la de Canarias si se siguiera el criterio de número de asistentes.

De todos modos, la portavoz de Sanidad del Grupo Popular en el Parlamento autonómico afirmó que «si en algún sitio está justificado» mantener la unidad es en Canarias porque su condición de Región Ultraperiférica (RUP).

«Vuelta atrás»

Por otra parte, Roldós subrayó que el cierre de esta unidad implicará una»vuelta atrás a décadas anteriores», ya que afirmó que se incrementará la»morbilidad y mortalidad de los niños».

En este sentido, exponía que desde la Consejería de Sanidad han propuesto que embarazas, con diagnóstico prenatal, que vayan a tener un bebé con cardiopatía congénita, «se vayan a dar a luz a la Península» cuando, incidió, se trata de un «embarazo de riesgo», además de los gastos que para la Consejería supondrá la movilización de los recursos.

«Me parece un auténtico drama», ha insistido Roldós, que ha reiterado que si se trata por motivos económicos del Ejecutivo autonómico «no tiene justificación» porque «hay que priorizar en el gasto y esto es de las cosas intocables».

Finalmente, afirmó desconocer que ocurrirá con los tres cirujanos especialistas en cardiología pediátrica que trabajan en el Hospital Materno Infantil de Canarias, en Las Palmas de Gran Canaria.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario