FIRMAS Salvador García

Lo que de ayer a hoy: nuevo ciclo en el socialismo portuense. Por Salvador García Llanos

El socialismo portuense ha iniciado un nuevo ciclo con la elección de una dirección local al frente de la cual se sitúa Marcos González Mesa, como secretario general. La comisión ejecutiva está integrada por personas que atesoran alguna experiencia orgánica y han desempeñado o están desempeñando distintas responsabilidades públicas.

El nuevo ciclo comienza con el partido en la oposición municipal, fruto del peor resultado cosechado en convocatorias electorales desde la reinstauración de la democracia. Ese hecho no es nuevo pero se produce ahora en un momento muy desfavorable para la acción política, tan condicionada por la desafección y el rechazo que la crisis se ha ido encargando de generar. Es el principal obstáculo al que se enfrenta el órgano ejecutivo de los socialistas portuenses. No será fácil sortearlo.
Lo que va a de ayer a hoy: un partido hegemónico que enarboló la bandera del cambio político en el municipio, tomó la iniciativa, rescató los valores progresistas históricos y tradicionales de la mayoría de la población, se convirtió en referencia sólida para la ciudadanía tanto por su acción de gobierno como por su implantación social y concatenó victorias electorales desde 1979 a 1995,  se ha convertido ahora, con la más exigua representación institucional de su historia democrática (6 concejales), en una organización más debilitada, con dificultades para sostener la credibilidad y con  menor capacidad de movilización y persuasión.
Errores propios, unidos a una falta de generosidad y visión política, han contribuido a la situación actual. De la voluntad de autocrítica y del firme propósito de no repetir los yerros ni los métodos políticos basados en los unipersonalismos, los clanes y las exclusiones, dependen las posibilidades de superación. El valor de la historia intramuros del PSOE es ese: aprender las lecciones de la crisis una vez se extendiera (no irremediablemente, pero…) y ocurriera lo que a otras agrupaciones locales del PSC-PSOE: se desata hasta generar una fractura militante y difícilmente levantan cabeza.
Pero bueno: importa más en este artículo hablar del porvenir. Tan fundamental como que cicatricen heridas es evitar tendencias de continuismo en los modos de hacer política. De ahí que otorguemos perfil alto al relevo generacional. Seguimos con atención las palabras del nuevo secretario general cuando, como candidato aún, hizo su declaración de intenciones: “Trabajemos en un mismo rumbo”, “Pido que se venga a votar una idea”, “Rescatemos las cosas buenas del pasado”, “Abogo por la integración de las distintas inquietudes”, “¡Cómo vamos a proyectar fuera si no creemos en el partido!”, “Quiero impulsar una participación real y efectiva”, “Hay que desarrollar políticamente la mayor horizontalidad posible” y “La nueva ejecutiva está conformada desde el consenso con perfiles muy aprovechables de las personas que la integran”. Estas frases sirven para ir midiendo y descubriendo las intenciones.
Ya se verá pero a todo grupo humano que se inicia hay que concederle la oportunidad de acreditar estos valores, pese a que la inexperiencia  sea un factor siempre condicionante y que, además, hace dudar. Se verá cuál es el plan de trabajo y el desenvolvimiento de quienes asumen las arduas tareas de dirección de una organización política que ha pasado de tenerlo todo a verse muy mermada. Hay que incrementar, por ejemplo, el número de afiliaciones. Ojalá que en ese plan se ponga énfasis en la formación cuya carencia ha sido uno de los grandes males que ha caracterizado el desarrollo del personal y de la organización misma. Y ojalá que se entienda que la política no es una panacea personal sino una herramienta para trabajar con vocación, para acrecentar la solidaridad y la cohesión social. Más ideología, menos ambiciones.
Con las circunstancias presentes, todos convendrán en que el reto es muy difícil. Se trata de levantar esto, por emplear una expresión coloquial. Pero por fin la palabra reto cobra su auténtico significado. Levantar significa en este caso recuperar espacios políticos y apoyos electorales; pero también valores personales de lealtad, confianza y cohesión interna.
Hay que escribir nuevas páginas, en definitiva. Por ahí ha empezado el nuevo ciclo. Hay que ganar al desencanto y al desapego. Sin incidir en nostalgias porque algunos resultados no se reeditarán. Eso tiene más peso que reverdecer laureles electorales, que duran lo que duran. Lo que debe prolongarse, lo que debe enquistarse en la sociedad, es una obra prolongada y sostenible de ideología, programa y presencia. Los nuevos tiempos exigen que la política sea algo más que un ejercicio voluntarista o una vía de acceso al mercado laboral.
Lo dicho: suerte y aciertos para el nuevo ciclo.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario