FIRMAS

PERIODISMO RETROSPECTIVO. La Palma, turismo y Teneguía a 41 años. Por Miguel Leal Cruz

Alusivo a los actos científicos en La Palma habidos en Fuencaliente este viernes 26, en aras de la objetividad de que procuramos hacemos gala, apuntar que el principal artífice técnico de este otro evento vulcanológico corresponde al Dr. Nemesio Pérez, responsable del ITER, que desde su enorme humanidad mantiene la información de todo y a todos, incluidos aquellos también interesados en la geografía planetaria. Como ya se ha dicho, connotado con el evento principal a conmemorar, como testigo directo in situ, se dijo que a pocas horas del inicio del proceso volcánico, en el momento de la primera fisura longitudinal que fue en origen la erupción de El Volcán Teneguía, se recuerda cómo llegamos cuatro personas al lugar del inicio tras superar los controles policiales al efecto…, y desde la pista en la ladera del San Antonio visionamos las grietas que arrojaban fuego, gases y piedra fundida, aún en la finca llana y arenosa sembrada con viñas donde se originó. Sin embargo, se reconoce el peligro en las proximidades de la gran grieta de la que surgían gases, escorias y fuego…, en varias direcciones en aquellos momentos

Fue este un volcán de menos categoría que el de San Juan (sólo duró activo 22 días). Los medios de comunicación del momento, tanto Prensa, Radio como TV, informaron puntualmente sobre todas y cada una de las incidencias habidas.

Se añade que salvo algunos daños materiales, en parte resarcidos oficialmente, (y 3 personas muertas por imprudencia personal de las mismas), aquellas dos erupciones no alarmaron excesivamente a los palmeros de entonces. Desde otra perspectiva por muy de lo mismo, añadir que el pasado año, 23 de octubre, durante la conmemoración de otro evento de la erupción de este nuestro último volcán palmero, que patrocinó y emitió RNE, PLANETA VIVO RADIO (http://www.planetavivoradio.es), el alcalde de Fuencaliente, ante micrófonos de esta emisora oficial, alertó de la escalada desordenada hasta la cumbre de la montaña creada muy visitada por turistas y no turistas; si bien, que se recuerde no advirtió de la estrechez de una parte de la senda creada para tal fin, junto a precipicios por ambos lados, situada a unos cien metros antes de la cúpula, y que es azotada por fuertes vientos encontrados desde ambas direcciones con el peligro que implica para los visitantes, muchos, como aprecia cualquiera que quiera. Carece de vallas protectoras, y posiblemente ocurrirá algún accidente grave (si no ha ocurrido ya) por la profundidad del peligroso desnivel, casi vertical, en el tramo de unos diez-quince metros del único camino.

Apreciamos que los visitantes más atrevidos atraviesan esa peligrosa zona, agachados y con excesivo temor (incluso perros, y no es broma). Es para considerar que se suprima o se pongan vallas…, o se declare bien público. Por último, al hilo de lo mismo, a modo anecdótico o como ejemplo a no seguir si hubiera otra erupción similar, añadir que a los cinco meses del cese de la actividad del mismo Teneguía, Benedicto Neri Leal, verseador y pariente, subió hasta la cúpula de la montaña que surgió al efecto (que perdura hoy), trepando por una vereda hecha por otros atrevidos, y llegó hasta la cúspide, pero, al regreso, en lugar de bajar por esta senda improvisada lo hizo directamente corriendo a lo largo de la falda del volcán por la parte que da al norte. Apreciamos que corría demasiado y con dificultades…

Efectivamente, cuando llegó al punto de encuentro tenía las piernas quemadas y, lo más significativo, los calcetines también y aún humeantes… Queda claro que el edificio granuloso de escorias (granzón) se hallaba poco sólido, flojo, y muy caliente aún. Este hombre, muy conocido en Fuencaliente, pretende recordar estos eventos (y otros muchos más) a través de un proyecto a editar en un libro titulado “Décimas palmeras al modo cubano” con asesoramiento de otro verseador cubano. Resulta obvio desearle éxito en esta otra faceta cultural de estas Islas, y como otro aporte añadido para nuestros turistas, que buena falta nos hace.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario