Sin categorizar

¡Basta ya! Por Eduardo García Rojas

Santa Cruz de Tenerife es una capital de provincias que no se cansa de mirarse en el ombligo para creerse que es otra cosa… Basta sin embargo pasear por sus calles solitarias cuando llega la noche para darse cuenta que continúa siendo una capital de provincias que solo se suelta la melena cuando llega el Carnaval. El resto del año es un desierto que tritura los sueños de su pasado con el único fin de ser una ciudad pequeña idónea para los muertos vivientes en que nos hemos convertidos sus vecinos.

No recuerdo, sin embargo, peor etapa en la gestión de sus responsabilidades municipales que la que lleva desarrollando el actual equipo de gobierno de su Ayuntamiento. Casi parece como si esta entrañable y caótica ciudad se las trajera floja.

Así que no contentos con terminar con la cultura que podía estimular su Ayuntamiento, Ayuntamiento que debería de posar su mirada en la gestión que sí está desarrollando el de La Laguna donde día sí, día no, se abren locales de todo tipo enriqueciendo la que antaño fue ciudad de los Adelantados, en Santa Cruz de Tenerife se prefiere por castrar a un puñado de independientes que aún se atreven a apostar por la cultura.

Escribo todo esto porque me acabo de enterar que la Gerencia de Urbanismo entregó el pasado miércoles, 24 de octubre, una resolución a la Asociación Cultural equipo PARA –cuyo local se encuentra en la calle Clavel de la capital tinerfeña– en la que se amenaza con una multa de 15.001 euros y la clausura del local por ejercer actividad pública como Bar-musical.

La sorpresa es que, por lo que sé, el equipo PARA no funciona como Bar-musical porque es una asociación cultural. Y el espacio que ocupa en la calle Clavel una sede en la que organizan una atractiva programación cultural que va desde sesiones cinematográficas, actuaciones musicales y lecturas varias, así como debates que para muchos habituales ha terminado por convertirse en algo así como una especie de oasis cultural en una ciudad tan necesitada de oasis culturales como es Santa Cruz de Tenerife.

El local está situado, además, en una calle en la que se encuentran pubs y restaurantes. Lo que anima por las noches la vía, lo que ha provocado al parecer la queja de algunos vecinos de la zona.

Olvida el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife que el espacio PARA no vive sin embargo de poner copas sino de las cuotas que pagan sus socios. Es, reitero, una Asociación Cultural que nació para que la ciudad que lo acoge no perdiera el norte.

No contaban los miembros de la asociación que con el actual y rejuvenecido equipo de gobierno en el Ayuntamiento se ha perdido el norte desde hace mucho tiempo. Tanto, que suele recurrir a la amenaza cuando oye hablar de cultura.

El eco…

Esta amenaza se materializa hoy en una multa de 15.001 euros y la clausura del local por ejercer una actividad pública como Bar-musical que…

En fin…

Cerca de la calle Clavel se encuentra la calle La Noria.

La única zona de ocio de una ciudad en la que solo quieren que vivan muertos vivientes.

Acabar con una ciudad de muertos vivientes fue uno de los objetivos del hoy alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez, cuando hizo campaña durante las elecciones.

No voy a escribir sobre la forma en cómo llegó a ser alcalde de esta cada día más patética capital de provincias, pero sí quiero manifestar mi sorpresa cuando se actúa contra un asociación cultural que lo único que ha hecho es convertirse en un oasis cultural en una ciudad tan necesitada de oasis culturales.

Mientras tanto, un Ayuntamiento despistadísimo pretende estimular la vida de la capital organizando exposaldos y expoartes en horario para todos los públicos.

No critico estas experiencias en contra de lo que algunos puedan pensar, pero sí me cansa que se ataque siempre al mal débil, el que no se enriquece porque no es su voluntad la de enriquecerse haciendo el golfo cuando el provinciano Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife quiere imponer su orden.

Un orden viejo y roñoso.

Tan roñoso como el que ha terminado por arrugar el corazón de una capital de provincias que alguna vez llevó con la cabeza bien alta esto de ser una capital de provincias.

Me entero de la noticia de la multa y amenaza de cerrar el local del equipo PARA saliendo de Tenerife Espacio de las Artes TEA.

Ese edificio mastodóntico y de nuevo rico que hace orilla con la zona de La Noria.

Acabo de ver el documental Las alas verdes del dragón. Drake en el mar de Canarias, que ha dirigido Miguel G. Morales

Mientras subo la solitaria cuesta que me lleva a casa mastico las palabras que Morales pronunció durante la presentación de este trabajo que espero comentar mañana…

Dice Morales que los piratas no han muerto. Que están entre nosotros, solo que visten traje y corbata.

Él prefiere a Francis Drake.

Yo tampoco.

Pero mucho menos, mucho menos, a los que actualmente gestionan la política municipal del Ayuntamiento de la ciudad en la que nací y todavía vivo.

Concluyo…

Y no, no soy socio de PARA.

Pero sí que exclamo ¡Viva el equipo PARA!

Saludos, basta ya, desde este lado del ordenador.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario