FIRMAS Marisol Ayala

Aparecen los cuerpos sin vida de los jóvenes desaparecidos. Por Marisol Ayala

Los cuerpos de los jóvenes desaparecidos fueron hallados en el fondo del barranco

Fuentes familiares señalan que uno de ellos sufría una enfermedad mental y el otro era su apoyo. No se les conocía como habituales senderistas.

El descubrimiento en el fondo del barranco de Tirma (Cumbre) de los cadáveres de los jóvenes desaparecidos será investigado para saber la causa de la muerte. El hallazgo de ambos en el fondo del barranco, al que acceder es muy complicado y por lo tanto se precisa destreza y conocimiento de la zona no descarta, incluso, la posibilidad de que ambos jóvenes hayan resbalado mientras jugaban en lo alto de una manera inocente. Uno de los chicos sufría una enfermedad mental y como tal tenía comportamientos inesperados. Su amigo era muy importante para él con quien mantenía una amistad que en los últimos meses se había estrechado mucho más, sin duda en un intento por ayudar al chico. La familia de ambos ha sido informada de que el rescate de los cuerpos tardará unas cuatro horas dada la complejidad del terreno y la dificultad que presenta.

Edgar Bethencourt y Alejandro de Yrisarri tenían de 30 años ambos y eran vecinos de 7 Palmas; fueron vistos con vida por última vez por la travesía de la zona de la Degollada de Becerra. Fuentes cercanas a la familia explicaron hace una hora que Edgar y Alejandro eran dos jóvenes amantes de la naturaleza que en alguna ocasión, pero sin disciplina, tenían la costumbre de hacer caminatas fuera del circuito de los senderistas. Alejandro estaba especialmente ilusionado con una pequeña empresa que estaba montando. A ninguno se les conocía como pertenecientes a grupos senderistas uno de los cuales fue quien halló los cadáveres en la mañana de hoy. Edgar Bethencourt y Alejandro de Yrisarri salieron el lunes de travesía por la zona de la Degollada de Becerra y así se lo comunicaron a su familia, aunque sin concretar donde pararían. Quedaron en regresar ese mismo día de manera que desde el mismo lunes un dispositivo de efectivos humanos y medios técnicos de seguridad y salvamento ha recorrido esa zona de la Isla en su búsqueda de los desaparecidos.

Fuentes cercanas a la tragedia, amigos personales de los jóvenes, aseguran que el mismo lunes en una tienda de la zona los chicos compraron refrescos y luego cogieron un taxi para que les llevara exactamente al lugar donde querían iniciar su caminata. Llama la atención en este sentido que, siempre según esas fuentes, lo que pagaron por el recorrido fuera la misma cantidad que le dejaron al taxista a modo de propina.

A las labores de búsqueda se sumaron un helicóptero del Grupo de Emergencias y Salvamento (GES) del Gobierno de Canarias, apoyado por el Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad (Cecoes) 112 y la Policía Canaria. También están ayudando en esta tarea efectivos de Medio Ambiente del Cabildo, la Policía Nacional, policía local y el Grupo de Intervención Operativo de Rescate y Salvamento (Giors).

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario