Casa Real SOCIEDAD

Doña Letizia derrocha elegancia en la boda del príncipe de Luxemburgo

AGENCIAS.-Este sábado el pequeño país de Luxemburgo se han convertido en epicentro mundial de la monarquía reuniendo en sus escasos 2.586 kilómetros cuadrados a multitud de representantes de todas las casas reales europeas, entre otras personalidades del mundo de la política y la cultura.

La ocasión no podía ser más especial, y es que hoy ha tenido lugar la boda del último príncipe heredero de Europa que permanecía soltero, por este motivo la alfombra roja colocada para el evento no ha podido estar más repleta de miembros de la realeza que han desfilado por ella mostrando sus mejores galas y dejándonos imágenes y looks para el recuerdo que a continuación vamos a repasar.

Como no podía ser de otra manera, uno de los primeros que vamos a comentar va a ser el de la Princesa de Asturias, quien una vez más ha sabido hacerse con la combinación ganadora y convertirse en una de las invitadas más elegantes del enlace. Doña Letizia ha optado por un diseño de dos colores compuesto por un vestido malva y un abrigo rosa palo con adornos florales y pedrería, al que le ha añadido una pamela y una cartera de mano también en rosa.

Por su parte, el príncipe Felipe ha seguido la tónica de muchos otros representantes masculinos de la realeza y se ha enfundado en un uniforme militar.

Carolina de Mónaco, quien fue una de las más elegantes en la cena de gala celebrada el pasado viernes, ha apostado por el color nude en un diseño de Chanel con incrustaciones joya. En la casa Sueca, su reina Silvia ha apostado por el morado mientras que su hija Victoria ha seguido el estilo de Carolina de Mónaco y ha optado por un vestido nude cubierto por un abrigo en tono gris ceniza.

El gris también ha sido el color elegido por Marta Luisa de Noruega, quien ha recorrido la alfombra roja acompañada por Carlos Felipe de Suecia.

Mary de Dinamarca ha presumido de figura con un diseño dos piezas muy ceñido en tono burdeos que ha combinado con un sombrero de color gris. YMáxima de Holanda ha sido una de las que ha puesto el toque de color a esta boda con una blusa en verde oliva que combinaba con su espectacular tocado de plumas.

Boda Real

Todo un derroche de glamour en Luxemburgo que ha engalanado sus calles para celebrar el enlace entre Guillermo de Luxemburgo y Stéphanie de Lannoy. La ocasión no podía ser más especial, y es queGuillermo de Luxemburgo era el último príncipe heredero de Europa que tenía pendiente el pasar por el altar. Hoy, ha cumplido con su misión.

La ceremonia religiosa ha tenido lugar a las once de la mañana en un marco incomparable: la catedral de Nuestra Señora de Luxemburgo. Como manda la tradición, el primero en llegar ha sido el novio, Guillermo de Luxemburgo acompañado por su madre la duquesaMaría Teresa que ha elegido un vestido en color salmón con un tocado del mismo tono.

Por su parte, la novia ha hecho su aparición cinco minutos más tarde en un precioso automóvil Daimler DS 420 de color azul que fue comprado por la Familia Gran Ducal en 1988. Y tras salir de esta joya de la carretera, ha llegado uno de los grandes momentos del día: descubrir cómo era su vestido de novia.

El resultado no ha podido ser mejor, y es que la nueva heredera al trono ha sabido potenciar su belleza con un diseño de Elie Saab confeccionado a base de encaje color marfil y bordado con hilo plateado. En el pelo, la princesa ha optado por un velo de tul de seda del mismo tono que el vestido pero esta vez bordado con hilo de oro. Sin duda, una gran elección.

Una vez concluida la ceremonia religiosa, los príncipes se han dirigido al Palacio Gran Ducal para asomarse al balcón y hacer las delicias de las miles de personas que se habían congregado en el lugar para poder disfrutar de los primeros momentos de Guillermo de Luxemburgo y Stéphanie de Lannoy como marido y mujer.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario