FIRMAS

¿Antes de la Revolución o durante la Revolución? Por Yoani Sánchez

El cartel es pequeño y asoma, con cierta timidez, por sobre el muro del balcón a varios metros de suelo. Un simple “Se vende” que no llamaría la atención sino fuera porque en el apartamento de al lado también se puede leer la misma frase pintada en una ventana. Más arriba, los vecinos del piso seis han sido más creativos y han colocado un trozo de acrílico donde incluso se anuncia los metros cuadrados que ofertan para motivar a los posibles compradores. Pero los vendedores no la tienen nada fácil. El edificio es feo, gris, de aquellos construidos en los años ochenta bajo el sistema de “microbrigadas”. Muchos que leen sus clasificados en sitios web -como Revolico.com y Cubisima.com– al llegar al lugar ni siquiera tocan a la puerta, pues comprueban que se trata de uno de esos mastodontes de concreto y pésimo gusto arquitectónico que se construyeron durante los años del subsidio soviético.

Foto de Roberto Segre - Tomada de vitruvius.com.brFoto de Roberto Segre – Tomada de vitruvius.com.br

La variedad y cantidad de casas en venta parece superar las reales posibilidades de los bolsillos cubanos en este momento. Muchas casas han entrado de golpe a un mercado inmobiliario que estuvo ilegalizado por décadas y, a pesar de las necesidades habitacionales, falta lo principal: el dinero para adquirirlas. Resulta alucinante ver propiedades que se comercializan por un cuarto o medio millón de pesos convertibles, en un país donde el salario medio no supera los 20 CUC al mes. De ahí que el mayor movimiento de compra-venta se está dando en las viviendas más baratas, que son las de menor tamaño, peor ubicación o más deteriorado estado. Mientras en el sector de las lujosas residencias todo va más lento, abajo, a nivel de un cuarto en un solar o de un apartamentico sin ventanas, la movida se nota bastante,  principalmente por todas esas personas del interior del país que están aprovechando la oportunidad para hacerse de un domicilio, aunque sea de pocos metros, en La Habana.

Lo interesante también es la evaluación descarnada y pragmática que se hace de cada inmueble en oferta. Los anuncios se vuelven sofisticados, acompañados por fotos y descripciones favorables sobre la “buena entrada de agua” que tiene la casa, su magnífica localización en un barrio tranquilo o las posibilidades de ampliarla y construir en la azotea. Pero hay un calificativo que nadie deja de decir si su vivienda lo amerita y es el de “construcción capitalista” si fue edificada antes de 1959. Un parte aguas claro e implacable divide a lo fabricado con anterioridad a la Revolución y a lo que surgió durante ésta. Si el edificio donde está el apartamento es de la década del 40 o el 50, su precio se dispara, mientras que aquellos apartamentos de los microbrigadistas, que levantaron sus torres prefabricadas durante los años de la sovietización, se ven relegados a un nivel inferior en las ofertas. El mercado inmobiliario hace aflorar –con toda su dureza- una escala de valores que dista mucho del discurso oficial y que reasigna a cada cosa una nueva cuantía, una objetiva vara para medir su calidad.

1 Comentario

Clic aquí para publicar un comentario

  • A medida que los cubanos exijan derechos, las cosas se irán estabilizando, los negocios es una necesidad, son parte de la vida. Es cierto que el cubano promedio no puede comprar una casa, pero el futuro no tiene por que ser así. Los negocios y las libertades ayudarán. Ya surgen todos los días sitios como thecubanhouses con ofertas de casas y alquileres. A medida que los cubanos hagan negocios y aprendan a hacerlos, más independientes serán y más derechos pedirán, sin temor a ser reprimidos porque son independientes, no necesitan del visto bueno del estado para mantener su negocio, ser eficientes y llevar la comida a la boca.

    Tiempo al tiempo Yoani…

    Onia desde Cuba