Sin categorizar

Un incidente con Marruecos en la Feria de Artesanía abre la guerra entre el Cabildo y la Delegación de Gobierno

AGENCIAS.- El vicepresidente segundo y consejero de Economía, Competitividad, Movilidad y Turismo del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso (CC), ha acusado a la Delegación del Gobierno en Canarias y directamente a su delegada, María del Carmen Hernández Bento (PP), de «boicotear iniciativas» que está intentando desarrollar la Institución cabildicia para la mejora de la situación económica de la isla.

Para Alonso, Hernández Bento ha estado «interviniendo directamente» hasta conseguir que al ministro marroquí de Artesanía, en visita a Tenerife en colaboración con el Cabildo por la Feria internacional, se le impidiera el uso de la zona de autoridades «5 minutos antes» de ir a usarla, contradiciendo la «aprobación» anterior dada por el propio Ministerio de Asuntos Exteriores y solicitada por Marruecos.

«La delegación ha intentando humillar al Cabildo de Tenerife, que está intentando trabajar con éxito en la Feria de Artesanía y que lleva haciéndolo meses para traer artesanos de varios continentes con Marruecos como invitado especial. El ministro marroquí estuvo y tuvo una colaboración plena con el Cabildo. El propio consulado de Marruecos en Canarias pidió el uso de la zona y de buenas a primeras y creo que por celos infantiles ha sucedido esto, que ha intentado manchar el trabajo realizado», ha lamentado el vicepresidente tinerfeño en una entrevista en Radio Club Tenerife, recogida por Europa Press.

Alonso considera que la delegación del Gobierno «no está para entorpecer ni para humillar» a nadie, sino para «favorecer iniciativas que tenemos los demás y ayudar a que se genere empleo».

BENTO, «LA MADRASTRA DE LA CENICIENTA»

Según la narración del Cabildo de Tenerife, Marruecos «solicitó formalmente la zona para el ministro a través de la Embajada de Marruecos en España, da el beneplácito el ministro, se coordina el protocolo y 5 minutos antes se da una contra orden por instrucciones de la Delegación y en AENA [el gestor aeroportuario] dan marcha atrás». «No es normal ésto con un ministro que viene a la isla con un gran esfuerzo –fletaron 2 aviones para traer los artesanos– y que por este incidente la situación llegue a este nivel. Me recuerda al cuento de la Cenicienta, que las dos hermanastras no quería que la guapa llegará al príncipe», comparó.

El vicepresidente tinerfeño ha asegurado que «la madrastra vive en Gran Canaria», señalando a la delegada del Gobierno de estar «interviniendo directamente». Y es que considera que la institución a la que representa sólo reciben «cortapisas y obstáculos» desde la Delegación.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario