FIRMAS Marisol Ayala

Cosas mías (21). Por Marisol Ayala

Me encanta escribir de cosas que no tienen importancia para nadie salvo para mí y que yo comparto con ustedes sin obligación de leer tamaño tochazo, ojo. Tener un blog personal sirve para estas cosas; para dar la vara y que encima a la gente le parezca novelero (cuando servidora sabe bien que no es más que un vómito literario que cada poco tiempo me sirve de desahogo).

Empecemos por el cine. Estos días he visto dos películas que recomiendo, “Salvaje” de John Travolta y Benicio del Toro bajo la dirección de Oliver Stones. Muy agresiva, muy eso, salvaje, pero ¿saben qué?, con las salvajadas que vemos cada día en la vida misma cada vez me impresionan menos escenas y tramas agresivas. Lo digo seriamente.

John Travolta y Richard Gere

Debe ser que me he hecho una incrédula, cosa que no descarto. También hace dos días me senté más a gusto y solita, que placer, a ver al guapo de Richard Gere cuyos ojos, sus gestos, su caminar y su forma de mirar me encantan. Como la misma Susan Sharandon, actriz a la que es fácil adorar. “El Fraude” se llama la película. Muy recomendable a quienes les guste la intriga, los negocios, y las malas artes para triunfar en una vida de mentiras y donde todo vale.

Y ya que estoy en el área de entrenamiento recomiendo un par de libros, el de Dueñas, “Misión Olvido” que llevo avanzado y que me gusta tanto como al primero; que bueno vender lo que ella ha vendido de su “Vida entre costuras” que le ha servido para dedicarse exclusivamente a la literatura. Que maravilla. El sueño de muchos. Y otro libro que recomiendo es del de Ángeles Caso “Donde se alzan los tronos”. Siempre me gustan las cosas de Caso aunque a veces, es verdad, ha pasado etapas de mala elección de los temas que desarrolla.

Portada del Libro

Pero esta vez, si, me gusta y lo recomiendo. Les sitúo en la trama: Cuando Carlos II, El hechizado, muere sin descendencia, afloran infinidad de pretendientes al trono de España. Tras una serie de conspiraciones e intrigas palaciegas, se impone como nuevo rey el duque de Anjou, nieto del rey Sol, que llevará el nombre de Felipe V. Comienza así una época convulsa y apasionante en la que una mujer, la princesa de los Ursinos, será la poseedora de todas las claves para alzarse con el poder. Ángeles Caso nos envuelve con una magnífica historia de vanidad, de ambición, de codazos en la corte, alianzas, conspiraciones y sexo, cargada de fina ironía y gran semejanza con la actualidad. Qué rico llevárselo a una playa, a un parque y leerlo de arriba abajo. Ese es mi plan.

Estos dos meses han sido mesas de mucho, mucho, mucho trabajo del que ni debo ni puedo adelantar nada. Ya se enterarán. Hay un proyecto muy bonito en el que estamos trabajando dos o tres personas y que, sinceramente, por su dureza ha habido momentos de tener la necesidad de apartarlo, dejarlo unos días. Ya hablarenos de eso.

Otra cosa; he recuperado a dos amigas de las que nada sabía desde hacía unos meses y que desde que me enteré que su mala salud era la causa de ese alejamiento, me ha faltado tiempo para ir a verlas. Están mucho mejor y recuperándose de sus malas rachas. Han sido mujeres muy trabajadoras, luchadoras, que merecen que ni el viento les roce.
Y si hablamos de mi trabajo, de mi actividad profesional, ya saben cómo está el periodismo donde la crisis se ha quedado a vivir. Muchos periodistas válidos en el paro pero en todos los casos con ganas de salir adelante con proyectos. La publicidad no llega, Internet se come por las patas a la prensa de papel y las radios se tambalean. Un tsunami ha llegado a la profesión.

Cantando en el Cuasquías

Un grupo de amigos -ya saben que tengo tres grupos bien diferenciados a los que no me gusta mezclar- ha organizado estas semanas más de un tenderete en sus casas o en el mismo Cuasquías (Final de Triana, subida de San Pedro). Por cierto que en ese local nos estamos empezando a reunir viejos y nuevos amigos de la noche, de esos que nos gusta cantar, tocar la guitarra, contar, etc., y con los que compartimos afición a la alegría. Lo digo porque se me ocurre como un lugar ideal para ir a encontrarnos todos. Es un local enorme que hay que sacarle rendimiento y Toñín Barrera, su dueño, merece que le echemos una mano. Los sábados por la noche, nueve y media más o menos, estamos yendo Chachón, Elda, Carmen, el Patillas, Sol, Blas, Isabel, Sira, etc, es decir gente con ganas de echarse unos vinos y como resulta que la guitarra siempre está a mano, el cuadro está pintado.

Como en estas cosas mías no me gusta nada contar cosas chungas solo diré que hace dos semanas vivimos mis hermanos y yo un día mal encarados que superamos bien. Sigo los miércoles con María Doménech en la Radio Autonómica, La Alpispa, a quien, por cierto Carmelo Rivero le ha hecho una entrevista en su programa de la Televisión Canaria “30 minutos” que estoy deseando ver y escuchar. Espero que me pasen el link para disfrutarla. María es una profesional querida y reconocida lo que no es poca cosa. Cada miércoles entre las dos hablamos un rato de la actualidad, de mis personajes, de vivencias. Hace poco hablamos de “casa Serafín” el primer restaurante que hubo en la Playa de Meloneras, a orilla del mar. Tan a la orilla que cuando se abrió, hace 50 años, según cuentan sus dueños, estaba tan cerca de mar que el agua a veces llegaba al restaurante y los turistas perdían las chanclas.

De trabajo poca cosa novedosa salvo que el lunes 15, ya mismo, estaré en El Espejo Canario, en la nueva etapa del programa de Chavanel para hacerme una entrevista, parece. El espejo cumple 15 años. Allí estaré a las 11.30 más o menos para hablar de periodismo por lo que me han dicho. De lo que sea, vamos. Invitados están a escuchar la charla con el amigo. Sinceramente están las cosas tan mal que cuando un profesional abre una ventana para dar información, lo apoyo. Cada vez se cierran más y cada vez las puertas en las que tocar para denunciar atropellos, son menos.

No quiero terminar hoy sin dedicar unas palabras a Juan Gil, muchos años compañero de La Provincia que falleció hace unos días y a quien muchos recordamos en la redacción como alguien bueno, noble y guapo. A su hermana, Salud Gil y a sus hijos, mi cariño y mi recuerdo. Seguro que amigos de La Provincia se unen a ese afecto. Ay..!!, olvidé decirles que estoy enganchada de Spotify; sin la música no se vivir y me maravilla y acompaña. Me coloco los auriculares y que se pare el mundo. Ni me entero.

Vaya rollos les meto…¿no?.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario