FIRMAS Juan Velarde

El Gobierno trincón. Por Juan Velarde

Afine usted, señor apostante de las loterías y de la ONCE, que el Gobierno viene con la rebaja, concretamente con la del 20% que Hacienda recaudaría a partir de una cantidad que no es precisamente gran cosa. El Ejecutivo español está más consumido que el puro con el que Mariano Rajoy se deleitaba en plena Sexta Avenida de Nueva York y busca desesperadamente nuevos nichos de recaudación. Ya ha tocado el IRPF, el IVA, los impuestos ecológicos y ahora se ha fijado en el juego para sacar manteca antes y después, porque no hay que olvidar que se trata de Loterías y Apuestas del Estado. Aquí se hace carne la máxima de que siempre gana la banca.

20120928180754-14598311.jpg

Lo que realmente preocupa es lo mal que debe estar el Estado para tener que recurrir a dar una mordida tan fuerte empezando desde premios tan pequeños como 2.500 euros. Sí, ya sé que alguien podrá alegar que 2.500 no es una cantidad modesta, precisamente, que en muchos casos serán tres sueldos, pero hablando de premios que uno gana en la lotería no es una cifra con la cual te puedas regalar un retiro dorado. Pues bien, ya desde esos 2.500 euros de vellón, papá Estado reclamará posteriormente un 20%, es decir 500 euros. Así que ya me veo a muchos rezando para que su boleto, en el caso de no alcanzar el premio gordo, pero que roce los 2.500 €, que sólo esté premiado con 2.400 o 2.499 euros para así tener que ahorrarse luego la ’receta’ del ministerio de Montoro.

Eso sí, esta medida recaudatoria es un nuevo salvoconducto para esos especialistas en buscar resguardos de loterías que estén premiados. Si a partir de 2013 un décimo o un papelito de Lotería Primitiva ha sido agraciado con 2.500 euros o más, ¿quién va a ser el guapo defraudador que no tendrá la tentación de ir a la busca y captura de alguien que haya ganado esa cantidad y que le ofrezca cambiarle el décimo por la cantidad íntegra a cambio de que el poseedor del billetito no tenga que pagar a Hacienda y que el otro pueda blanquear legalmente una cantidad de dinero de sospechosa procedencia?

Al final va a tener más razón Juan Roig, presidente de Mercadona, con eso de que la mejor noticia de 2011 es que iba a ser menos malo que 2012…y mucho me temo que el año al que le queda un trimestre para expirar será mejor que el venidero, 2013. Pero ustedes no se preocupen, que esto lo arregla Mariano Rajoy dándole un par de caladitas a un habano…y si es en la Sexta Avenida, muchisimo mejor.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario