Sin categorizar

El Gobierno de Canarias aplaza la convocatoria Septenio 2012, Año del suelo. Por Eduardo García Rojas

SEPTENIO.- Y al suelo, precisamente, o compuesto y sin novia es como se han quedado los que presentaron sus propuestas, más de un centenar según algunas fuentes consultadas, en respuesta a la convocatoria que Canarias Cultura en Red publicó el pasado 11 de agosto de 2011 de las bases para el Programa Septenio 2012, Año del suelo.

Es decir, que ha tenido que pasar catorce meses, y con apenas dos para que finalice el año, para que el Ejecutivo regional anuncie por correo a los participantes que se aplaza Septenio 2012.

El departamento que dirige Inés Rojas confía en un escrito remitido a los afectados “en poder retomar esta convocatoria en próximos ejercicios”, lo que hace pensar que lo más correcto debería ser cantar un réquiem por Septenio.

Un “Septenio is dead”. O el dramático punto y final a un programa que nació bichado desde sus inicios, y en el que depositó la mayor parte de sus ¿energías? en cuanto a políticas culturales se refiere el gobierno que preside en la actualidad Paulino Rivero.

El motivo que alega la Consejería para aplazar las bases es, fundamentalmente,  presupuestario, si bien espera “en poder retomar esta convocatoria en próximos ejercicios” (la cursiva es nuestra).

Más adelante, explica que esperan contar “con tus ideas y proyectos para contribuir a que el sector cultural en las Islas, pese a los recortes que ha sufrido, siga creciendo gracias a la creatividad y profesionalidad de quienes lo integran.”

Nos llama poderosamente la atención el tuteo del escrito –“con tus ideas y proyectos”–  ya que casi parece como si quien lo redactó, y quien lo rubrica, no quisiera perder la confianza y el compadreo con los que integran los diferentes clanes culturetas.

La idea viene a ser: como Consejería ya no servimos para nada pero cuenta con nosotros aunque poco o nada vas a rascar de este bolsillo.

En fin, la existencia de un departamento cuya existencia radica, precisamente, en que ya nadie cree en su existencia.

Un absurdo.

Como absurdo es el anuncio de la creación de un Consejo Canario de las Artes Culturales que se transformará tras los tres primeros meses de 2013 en un  Observatorio Canario de la Cultura cuya misión será la de registrar –no reflexionar, no estudiar, no analizar– las actividades que desarrollará un sector al que ya se le ha advertido por activa y por pasiva algo así como “por parte nuestra, se acabó lo que se daba.”

Creo que el tuteo de la escueta misiva quiere desdramatizar el papeleo y el esfuerzo realizado por los que se preocuparon en buscar patrocinios y presentarse a un concurso cuyo reloj, mucho me temo, sí que ha dejado de dar la hora.

Puestas así las cosas: ¿responderá alguien de las partidas presupuestarias que estaban inicialmente comprometidas?

El empleo del tuteo, y de la confianza que implica ese tuteo, me hace pensar que no.

CINE.- La situación se complica si fijamos nuestra mirada en la situación de los proyectos de coproducción audiovisual agraciados el año pasado por Canarias Cultura en Red. Más si tenemos en cuenta que a punto de entrar en el 2013 todo hace sospechar que debido a la difícil coyuntura económica que atravesamos y a dos meses de que finalice 2012, este año que termina no saldrá convocatoria alguna.

La razón, me informan, se debe a que no se firmó la convocatoria por la baja de enfermedad que presentó en su día Alberto Delgado como viceconsejero de Cultura.

La cuestión ahora es ¿pero existe algún dinero para satisfacer los pagos de los contratos de coproducción firmados en 2011?

Por lo que vuelvo a la reflexión anterior: Mucho me temo que no.

Algo me hace pensar que la Consejería acabará por redactar unas líneas en términos similares a las que se envío a los que concurrieron a un Septenio que desaparece en el negro mar del infinito.

Y en la que empleando ese mismo tuteo, se les vendrá a decir simple y llanamente: “queridos amigos/as, apáñensela como puedan.”

Saludos, adiós a todo eso, desde este lado del ordenador.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario