FIRMAS Salvador García

Fractura. Por Salvador garcía Llanos

La fractura social es un hecho tan evidente como el desmantelamiento del Estado del bienestar. Y la gente, cada vez más, abomina de la política. Quienes días pasados han querido expresar su rechazo y su desacuerdo en los alrededores del Congreso de los Diputados y de otras instituciones donde reside la representación democrática, están hartos: equiparan los males, reparten culpas por igual, discrepan abiertamente del modelo, de políticas que no resuelven, que engañan masivamente, que no ofrecen alternativas, que hacen recaer sobre los mismos de siempre, los más vulnerables, toda su batería de reajustes y rigidices… Políticas que, en definitiva, basadas en la austeridad y en las restricciones, empobrecen y confunden. Lo peor es que no solucionan, como se ha comprobado, aquí y en otras latitudes.

Y esa fractura, claro, empieza a ser un clamor en todo el país. Mientras una parte del debate deriva hacia las formas y actuaciones policiales, la cuestión de fondo es la desafección creciente que amplios sectores de la ciudadanía están desahogando. En concentraciones o protestas populares y en sondeos demoscópicos. En nulas respuestas ante ciertas causas y en una insensibilidad manifiesta cuando huele que puede haber componentes o influjos politizados. Eso se contrasta ya en grandes urbes ya en los pueblos, en algunos de los cuales, por cierto, se ha pasado de respirar un ambiente envolvente de lo público a otro de desinterés e indolencia.

Esa desafección hacia la política y los políticos, hacia los partidos, hacia el sindicalismo, acentúa la crisis de institucionalidad a la que ya nos hemos referido. Ese clima no es bueno, hay que decirlo con rotundidad. Favorece la desestabilización y fomenta comportamientos de impredecibles consecuencias, máxime en espacios donde la cultura democrática sigue siendo muy limitada. No querer reconocer el caldo del desapego hacia la política -el que pretenden los antisistema, los radicales, los inadaptados y los neofascistas- es un error, de ahí que hurtar debates fundamentales en el Parlamento y en otros foros o actuar a base de imposiciones amparándose en mayorías que empiezan a ser absolutistas, sólo abonen o cultiven una preocupante percepción social que, además, no favorece en nada a la democracia. La que hay que preservar.

El caso es que los partidos y sus dirigentes deben concentrarse en la búsqueda de discursos y respuestas para hacer frente a este desentendimiento galopante. No basta con reivindicar la política, como tímidamente expresan algunas voces, sino que es necesario configurar otras determinaciones que propicien la recuperación efectiva y convincente de la credibilidad políticamente disminuida. Porque las fracturas hay que soldarlas.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario