Sin categorizar

Denuncian la muerte de un hombre en una chabola próxima al Mencey

ACN PRESS.-La Plataforma por la Dignidad de las personas sin hogar de Tenerife ha denunciado hoy la muerte de un hombre de 37 años sin hogar «abandonado por todos» en una chabola de la zona de la Meseta Alta – Los Lavaderos, un barrio marginal de Santa Cruz localizado detrás del hotel Mencey.

Según la Plataforma, falleció de muerte natural «con la sola compañía de su pareja Carmen», una consecuencia del «abandono más absoluto en el que viven las familias de aquella zona de la ciudad».

«No supimos de su muerte hasta hace unos días. No lo hemos sabido porque nadie nos avisó y tampoco nadie lo hizo público desde el Ayuntamiento o desde los facultativos médicos que certificaron la muerte» porque, a juicio de dicha organización, «no interesa que se sepa que después de todas las muertes de personas sin hogar que se han ido produciendo en la ciudad, con Comisiones de Trabajo para las personas sin techo, con plenos extraordinarios sobre Asuntos Sociales y con mociones institucionales donde se aprueban cosas importantes, aún sigue todo como estaba antes o peor en los Servicios Sociales de Santa Cruz de Tenerife».

El fallecimiento se produjo a finales de marzo y «con unos meses de retraso queremos denunciar su muerte, una más que sumar a la ya larga lista de personas que fallecen en el más absoluto abandono institucional en nuestras calles». La Plataforma contabiliza hasta 11 en los últimos 18 meses y recuerda que en la Meseta Alta – Los Lavaderos «viven otras familias tanto o más precarias» que la referida.

«Por allí por supuesto no van nunca los de la Unidad Móvil de Acercamiento del Ayuntamiento, la UMA, un servicio que presta la empresa Arasti Barca para el Consistorio desde hace ya bastantes años y que también lleva la gestión del Albergue Municipal, una empresa que en la última licitación se llevó del Ayuntamiento 1.503.229,75 euros, según consta en la propia web municipal»., se lamenta la Plataforma en un comunicado.

«Nos cuentan que con los nuevos horarios la UMA ya no sale a asistir a la gente en la calle más allá de las diez de la noche. Tampoco entran en las edificaciones y cuevas donde vive gente, algo que al parecer tienen prohibido por seguridad propia. Es curioso porque nosotros en la Plataforma sí que entramos en estos lugares donde vive tanta gente y no nos ha ocurrido nunca nada», denuncian.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario