FIRMAS

Funcionarios que suplen a jueces y las movidas que se avecinan en Justicia. Por Belén de Vil

Se aproximan movidas en varios ámbitos, entre ellos, el de la Justicia, aunque la Justicia siempre está movida. Esta vez es porque los funcionarios de Santa Cruz de Tenerife, después de varios meses de protestas durante las horas del desayuno, han optado por cumplir estrictamente con sus funciones, y no hacer apaños fuera de sus competencias.

Bueno, no solo son los de Santa Cruz de Tenerife, sino que, sepa mi guante,  en varios partidos judiciales y en Las Palmas de Gran Canaria, también se preparan actos de protesta y trabajo a reglamento, que no es lo mismo que una huelga de celo, como publicó hace poco El Día.

Los funcionarios de Justicia protestan por lo que protestan todos los funcionarios, que son recortes del 10 por ciento, no del 5 por ciento, de sus sueldos base, recortes en complementos y una acción social que ha quedado en nada. Los de Justicia, como los de otras administraciones, tienen sus peculiaridades, por ejemplo, que hicieron una huelga para conseguir un complemento (complemento específico transitorio), a cargo de la Comunidad Autónoma de Canarias, que deberían haber empezado a cobrar hace tres años, pero la crisis lo pospuso hasta 2011, es decir, que se han quedado sin el complemento y con los recortes.

Un trabajador lo explicaba clarito a mi guante hace unas semanas: “Voy a cobrar lo mismo que cobraba en 1999″. En total, asegura la Junta de Personal, en dos años se han quedado sin un 30 por ciento de sus retribuciones íntegras.

Ese complemento se debía a ese frustrado intento de modernización de la oficina judicial, que ha quedado en nada. Lo único que se modificaron fueron las categorías de los funcionarios judiciales, y se les metió en un programa de mejora del servicio, con unos objetivos por los que acordaron ese plus en la nómina.

Lo más fuerte, agárranse, es que gracias a un escrito que remitieron al presidente de la Audiencia Provincial, José Ramón Navarro Miranda; a la fiscal jefe de la misma Audiencia, Carmen Almendral, y a varios magistrados más, hemos conocido parte del funcionamiento parcheado del aparato judicial, con carencias que más que carencias, son socavones.

Mi guante les aconseja que se pongan el cinturón de seguridad, que mi Bic viene volado. Resulta que los funcionarios de gestión procesal y los de tramitación administrativa se ocupan de comparecencias, vistas, actas sin la presencia del juez ni del secretario judicial. Reciben declaraciones de imputados y testigos, reclamantes y reclamados, actas de pruebas, de incidentes, de conciliación, e incluso vistas cuando hay suspensión del juicio o se llega a conformidad en la condena, que pasan de la sala del juicio a la oficina judicial…sin la intervención del/de la juez.

Pero lo que ha dejado en shock a mi Bic es esa parte del escrito que dice que se ocupan de la adopción de medidas que limitan los derechos, como son las medidas cautelares, que hacen proposiciones de pruebas, que deciden en cuestiones de competencias o admisibilidad, y todo eso, tooooodo eso, sin la dirección de un juez/a o secretario/a judicial.

Después de leer el escrito tuve que tomarme ración doble de valeriana. Estén capacitados o no, ¿porqué se prestaron a semejante juego?

Claro, de esos polvos, estos lodos.

¿Lo flipan? Yo también.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario