Canarias Moda SOCIEDAD

MODA. Fátima Marrero, una lección de estilo. Por Mónica Ledesma

Quiero compartirlo en redes

Elblogoferoz/Mónica Ledesma.-Cuando tenía siete años hacía ropa para las muñecas de sus vecinas y mientras las otras niñas jugaban a las casitas ella disfrutaba rodeada de hilos, telas y agujas. Esta innata pasión por la moda fue poco a poco colándose, como brisa fresca, en su vida y cubriendo de fantasía, lujo y sensualidad a las mujeres que, años más tarde, vestiría con sus diseños.

Así es como Fátima Marrero decidió que su vida era la moda y por ello decidió estudiar y formarse en este campo. Hoy, 25 años después, esta diseñadora tinerfeña ha revolucionado el concepto de la creación, no solo innovado con nuevos materiales sino compartiendo sus conocimientos con sus alumnos. Clases de estilo que son la sabia que alimenta sus sueños.

Fátima Marrero, perteneciente al colectivo de diseñadores de Tenerife Moda del Cabildo Insular de Tenerife, explica que “mientras estudiaba diseño en Santa Cruz y La Laguna decidí montar a la par mi primera tienda y taller de costura en el municipio sureño de El Médano, donde resido, pero también tuve la necesidad de compartir lo que había aprendido y comencé a dar clases”.

“Siempre he llevado vinculada la moda a la formación, pues para mí era muy importante contar con personas a mi lado que entendiesen lo mismo que yo aplicaba a los diseños y que, además, que compartieran que  la moda es una forma de vida”, señala. Una necesidad de formar a formadores que se vio acrecentada cuando Fátima fue contratada como diseñadora de la cadena de hoteles Iberostar y que la llevó a montar una industria en el polígono Las Chafiras para poder dar respuesta a tal elevada demanda de confección. Una iniciativa que, además, le supuso el reconocimiento de la Unión Europea, que le concedió el primer premio a la Mujer Emprendedora.

La diseñadora tinerfeña, Fátima Marrero.

 

Fátima Marrero, perteneciente al colectivo Tenerife Moda, lleva más de 25 años dedicada a la moda y a la formación de formadores en este sector

No obstante, este respaldo no llevó consigo el éxito, pues la diseñadora se encontró con el grave problema de que “no había personal cualificado en Canarias para trabajar en su fábrica ni mentalidad de industria en Canarias”, apunta. Por ello, “me vi en la necesidad de contratar a personal de la Península, que al final lo único que hicieron fue sacarme dinero y no me quedó más remedio que cerrar a los seis años de haber abierto. Pude comprarme un chalet en El Médano y en el bajo de la casa cree a pequeña la empresa, ya que seguí trabajando para Iberostar y organizando muchas más cosas”, destaca la creadora.

Fátima Marrero recuerda estos años con mucha tristeza, pues “fueron momentos muy duros cuando después de montar con toda la ilusión del mundo esta gran fábrica, de un día para otro me quedé sin nada. Fue una situación muy compleja, me sentí totalmente desubicada y sin saber qué hacer, sobre todo cuando me dí cuenta de que estaba rodeada de una gran farsa. Pero saqué fuerzas y resurgí, como el ave Fénix, de mis cenizas”.

Tras esta amarga experiencia, Fátima continuó luchando por su pasión y en 2010 presentó a la Cámara de Comercio de la provincia tinerfeña un proyecto formativo en moda para África, el cual, y gracias al apoyo que recibió, llevó a la diseñadora a viajar al continente vecino, donde estuvo seis meses enseñando a trabajar a la población con la idea de montar sus fábricas allí. “En mi taller en Tenerife estoy elaborando mis diseños y dando cobertura a terceros, pero necesito expansión ante la demanda y de ahí mi idea de montar en África mi empresa”, subraya la emprendedora.

La diseñadora prepara nuevas colecciones de Alta Costura que presentará, junto a los alumnos de su academia de moda, en Nueva York

Varias modelos lucen los ecodiseños de la firma de Fátima Marrero.

Asimismo, otra de las líneas en las que está centrada Fátima es en la de organizar sus propios desfiles y colecciones de moda para venderlas al exterior. Para ello, el pasado mes de enero puso en marcha una academia, con el apoyo del Ayuntamiento de Granadilla y el Servicio Canario de Empleo, para comenzar a formar a personas en el sector de la moda. “Quiero que mi centro de estudios sea el mejor dotado de medios y materiales que haya en Canarias para poder ofertar una buena formación en moda de la que se carece en las Islas. Ahora mismo cuento con once alumnos, a quienes estoy formando y que me acompañarán en mi trayectoria futura”, anuncia.

En cuanto a sus planes inmediatos, Fátima Marrero indica que “retomar mis diseños y organizar desfiles con mis creaciones es lo más inmediato. Cuando comencé a trabajar como diseñadora para los hoteles y, luego, cuando me fui a África tuve que dejar de lado esta parte de mi trabajo y perdí a mi clientela. Ahora quiero centrarme de nuevo en esta faceta, junto con la de dar clase en mi academia”.

Para ello, está preparando nuevas colecciones con su particular manera de ver el diseño desde otra óptica, renovando e innovando bajo otro concepto diferente a lo hoy en día inunda las tiendas o las pasarelas. “Este es el camino por el que tengo que ir”, apunta la diseñadora.

Una senda diferente de glamour que la llevará el próximo mes a la feria de moda de París Femme Vision, donde tiene el propósito de buscar nuevas tendencias y nuevos tejidos y materiales para sus diseños. “Aunque me encanta trabajar con sedas, quiero retomar el trabajo innovando con otras telas, ya que mi próxima colección la centraré en Alta Costura para poder venderla a otros países”.

Al respecto, añade la creadora, “otro de mis retos a corto plazo está en ir a los Emiratos Árabes para abrir puntos de venta allí, así como el próximo año ir a Nueva York, donde ya estoy haciendo contactos para realizar desfiles con mis propuestas”.

Fátima Marrero ha puesto en marcha, en colaboración con el Ayuntamiento de Granadilla, una academia en El Médano para formar a futuros diseñadores en su particular estilo

Una de las piezas de la creadora confeccionada a base de materiales reciclados.

Asimismo, otra de las grandes apuestas de esta diseñadora tinerfeña, y que tampoco quiere dejar de lado, se centra en el ecodiseño. Recientemente, realizó un exitoso desfile en una pasarela instalada a pie de la playa de El Médano, donde piezas originales ideadas por ella y confeccionadas por los alumnos de su academia, fueron el centro de atención. Vistosas creaciones creadas con materiales de desecho, como botellas, latas de refrescos, neumáticos, radiografías, telas de saco o bombillas, con las que quiso demostró la frescura creativa que acompaña a su firma.

“La idea de este desfile fue demostrar a mis alumnas que en un corto período de tiempo y, además sin recursos, se pueden hacer grandes cosas. De ahí nació la idea de este desfile que ha sido un trampolín hacia otros más para el futuro. Quiero mostrar al mundo una forma distinta de hacer moda”, subraya Marrero.

Sobre qué quiere transmitir con sus creaciones para la mujer, la diseñadora es clara. “Visto a una persona segura de sí misma, a la que no le importe lo que digan o piensen los demás por lo que lleva puesto. Una mujer que sea la protagonista de su vida y a la que nadie le imponga lo que tiene que cubrir su piel. Una mujer libre, transgresora y desvinculada de estereotipos. Esa es mi finalidad”.

Futuro en plena crisis

Pese a que Fátima tiene las ideas muy claras sobre su futuro, no obstante sus sueños han de tomar forma en plena crisis económica. Cuestionada sobre si este hecho no la ha hecho replantearse sus proyectos, la creadora matiza que “la crisis es una mentira que se han inventado para desviar la atención. En cierta manera es un proceso de selección, donde los que tengan capacidad de aguante y de reacción seguirán para adelante y los que no se quedarán por el camino. Creo que si te dejas influenciar por las derrotas entonces no conseguirás nada en la vida”.

Una filosofía que defiende Fátima Marrero influenciada en lo más profundo de su ser cuando al llegar de África vio como le habían robado todos sus bienes materiales y no le quedó más remedio que empezar a vivir sin nada y a empezar de cero. “Al llegar de esta experiencia en África me encontré que me habían sustraído un BMW recién comprado y mi furgoneta de trabajo, que nunca recuperé, más otras cosas personales. Fue un momento muy duro, donde caí pero me volví a levantar y que como diseñadora me ha ayudado a saber valorar el crear desde cero. Ahora puedo decir que el mundo que me rodea es positivo y que lo material es secundario en la vida. Son lecciones de vida que me han ayudado a saber lo que quiero hacer”, resalta.

Fátima Marrero es como un ave Fénix que ha resurgido de sus cenizas, pero con más fuerza y energía. Apuesta y lucha por una nueva fórmula en moda donde diseño, confección y formación sean los cimientos de sus creaciones. El camino comienza a abrirse ante sus pies y ella no va a dejar pasar esta oportunidad. La pasarela la espera.

El desfile de sus ecodiseños en El Médano fue todo un éxito.

 

Publicidad

Publicidad

Página Web Corporativa

Publicidad

La Gente del Medio

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Programa de radio

Objetivo La Luna (Programa Radio)

Publicidad

Publicidad

EBFNoticias en:

EBFNoticias en:

EBFNoticias en:

Compras

El Mundo que conocimos (Radio)

Donaccion (Programa de Televisión)

Sentir Canario Radio

Webserie Laguneros (Youtube)

Webserie Laguneros Emprendedores

Prensa Digital

Publicidad

Homenaje al Grupo XDC

Publicidad