FIRMAS Juan Velarde

Ridículo ‘toledano’. Por Juan Velarde

Pobre Willy Toledo. Su carrera como actor está más estancada que una charca en pleno desierto del Gobi y ello le ha llevado a desarrollar otra serie de papeles por los que tampoco conseguirá, precisamente, ni el Goya ni el Oscar a la representación más patética o dramática. El problema para este artista es que ha interpretado en los últimos años tantos roles que ya ha perdido el oremus, el contacto con la realidad y lo único que está haciendo es completar el más absoluto de los ridículos. Se ha metido con los propios, con los extraños, con los amigos, con los enemigos y con quien se ponga por delante a cambio de tener esos minutos de gloria que a él tanto le gustan. Así va Guillermito por la vida.

20120819162444-willy-toledo-gordillo.jpg

El caso es que nuestro actor, después de ser zejatero, prosaharaui, indignado a tiempo parcial o sindicalista de UGT-CCOO, ahora se suma a la lucha obrera del clan Sánchez-Gordillo, ese alcalde de Marinaleda, diputado de IU y miembro del sindicato SAT cuya manera de arreglar las cosas es asaltando supermercados u ocupando fincas y propiedades que, a su juicio, son fruto del malévolo capitalismo. El señor Toledo, aburrido que debía de estar, se unió al grupete del caballero del pañuelo palestino y sin que nadie le dijera nada, allá que se puso a la cabeza de la pancarta. Eso sí, la vocación le durará justo el mismo tiempo que los organizadores de estas marchas le hagan de menos o directamente le pongan en el AVE rumbo a Madrid.

No sé si Toledo busca que Pedro Almodóvar le reclute o le rescate del anonimato para hacer una adaptación de Mujeres al borde de un ataque de nervios, pero en versión masculina, donde podría perfectamente compartir escenario con Javier Bardem o Juan Diego, otros expertos ‘analistas’ de la realidad española a pie de calle y doctores honoris causa tras su tesis ‘La pancarta, el pañuelo palestino y mis subvenciones…ni tocarlas’. Pero lo que está claro es que alguien tiene que decirle claramente a este actor que debe dejar de hacer el ridículo, más que nada por su propio (aunque escaso) prestigio. Y es que el miembro de Animalario y actor estelar en ‘El otro lado de la cama’ ha pasado a interpretar ‘En lo profundo del fango’, una ópera bufa que pretende ser transgresora, pero que no provoca más que la hilaridad entre los asistentes.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario