FIRMAS Salvador García

Informe de la ONU. Por Salvador García Llanos

Ha pasado prácticamente inadvertido pero el informe, en algunos de sus pasajes, es demoledor. Las medidas del Gobierno “aumentan el paro y perjudican a los desfavorecidos”. Lo dice el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (CDESC) de la Organización de Naciones Unidas (ONU) en un estudio que, aún siendo anterior al penúltimo bloque de determinaciones aprobado por el Gobierno (entre las que se encontraban la reducción de ayudas a la dependencia, de las prestaciones de desempleo y la subida del IVA), pone de relieve lo que todo el mundo palpa: clase media, desempleados, los menos pudientes son quienes están sufriendo más directamente las consecuencias de políticas reformistas que desmantelaron el Estado del bienestar, que han debilitado el sector público, que acaban con todo.

Con el pesimismo contagiado y los emisores económico-financieros relajados por el período estival, esta vez parece que ni las efímeras glorias deportivas aliviarán el estado de ánimo. La preocupación es creciente. Y si se lee en detalle este informe de la ONU, mucho más. Señala, entre otras cosas, que el salario mínimo interprofesional, que está congelado desde el pasado año, tiene ahora un valor “que no permite un nivel de vida digno”. Y lo mismo señala respecto a las pensiones: “El Comité constata que las pensiones son, en muchos casos, inferiores al nivel de subsistencia mínimo, lo que pone a sus beneficiarios en riesgo de pobreza”. Por cierto, el documento denuncia particularmente la coyuntura de “las mujeres que reciben las pensiones de viudedad más bajas”.

El incremento del índice de personas en riesgo de pobreza en nuestro país, de modo que casi el 22% de la población vive ya por debajo de ese umbral, revela que empeoran las condiciones de vida. Serrat tenía razón: “Bienaventurados los que están en el fondo del pozo, porque de ahí en adelante, sólo cabe ir mejorando”.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario