FIRMAS Juan Velarde

España no puede caer en el amaño. Por Juan Velarde

La Selección Española de Baloncesto se ha metido en un buen cacao, y además por partida doble, tras la derrota sufrida frente a Rusia. Y es que los de Scariolo no sólo han perdido la primera plaza del grupo, sino que además en semifinales tendrían que medirse a Estados Unidos, a día de hoy un combinado prácticamente intocable. Pero es que además se ha originado un debate que va cobrando cada vez más fuerza, la de la posibilidad de que España se ‘dejase’ perder ante Brasil para así ser tercera de grupo y evitar a los americanos hasta la finalísima. Cualquiera de las opciones es mala, pero entre la primera y la segunda, aun pecando de tonto, me quedo con la primera, es decir, la de intentar ser segundos de grupo y que luego sea lo que Dios quiera.

20120805155734-espana-rusia-baloncesto-juegos-644x362.jpg

En primer lugar, por respeto al espíritu olímpico de deportividad, no podemos afrontar un partido pensando en que hay que perderlo para así tener unas ‘semis’ más plácidas. España es campeona de Europa, del Mundo y subcampeona olímpica por méritos propios, midiéndose a los mejores equipos del planeta. ¿Le sale rentable echar por tierra ese prestigio? Lo dudo, pero lo peor de todo es que nadie de la delegación española ha salido a poner el grito en el cielo. A lo sumo, se limitan a guardar silencio y ya se sabe que quien calla, otorga.

Luego, subrayo y resalto, habrá que tener en cuenta que el rival que te toque en cuartos, bien Francia, Lituania o Argentina, puede dejarte fuera y quedarte con cara de pasmado. En buena lid, siempre será más favorable el cruce en cuartos siendo segunda de tu grupo que tercera, aunque luego tengas al ‘coco’ de los Estados Unidos en semifinales. Pero bueno, los estadounidenses, tras los paseos ante Túnez, Nigeria y antes Francia ya lo pasaron mal frente a Lituania, donde no tuvieron descanso hasta el minuto 40. ¿Por qué no podrían ser victimas de un mal día en cuartos o en ‘semis’?

Insisto, España no debe entrar en esa espiral de especulaciones varias sobre su futuro deportivo. Debe salir ante Brasil y demostrar que no le tememos a nadie. Otra cosa es que el rival te gane en la cancha, pero no podemos mostrar ante el mundo entero que antes que honrados deportistas somos unos fenicios de tomo y lomo. Quiero confiar y confío en esta España de los Gasol, Navarro, Rudy, Rodríguez, Reyes, San Emeterio, Vázquez, Sada, Calderón, Claver e Ibaka. Y estos doce hombres jamás se prestarían a amaños de tal calibre.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario