Canarias Moda SOCIEDAD

MODA. Betsabé Borcha, el frescor de la libertad. Por Mónica Ledesma

Elblogoferoz/Mónica Ledesma.- Sus grandes ojos color miel expresan sin palabras lo que siente. Sus manos no dejan de moverse y de jugar con los rizos de su larga melena castaña, que mecida por la brisa se enreda juguetona en el único pendiente, color rosa, que adorna su rostro. Betsabé Borcha es pura energía, sonrisa e inocencia. Esta tinerfeña, de tan sólo 26 años, ganó el pasado mes de enero el IV Concurso de Jóvenes Diseñadores a nivel nacional convocado por el Cabildo Insular. Siete meses después de este premio, su vida ha dado un giro completo. Segura de lo que quiere y de lo que es su pasión, la moda, Betsabé comienza a caminar, con paso firme pero seguro, sobre la pasarela de un sueño que ha empezado a hacerse realidad.

De entre un total de 65 finalistas, ella logró quedar entre las tres primeras con su colección Siente los 20, donde el glamour fue de la mano con una atrevida sensualidad que cautivó tanto al jurado como al público asistente a la gala final. “No pensé que ganaría porque competía con otras diseñadoras de la Península muy preparadas, pero cuando me llamó el director de Tenerife Moda, José E. Sánchez, para decirme que había quedado entre las tres finalistas, junto a Paula de Andrés y Carmen Sillero, para mí ese ya fue el premio”, indica la creadora.

Recuerda esa noche como si la hubiese vivido el día anterior y, sobre todo, aún no puede creer como sus diseños se escaparon del boceto para cobrar vida y desfilar sobre una pasarela de lujo dirigida por los diseñadores Marco Marrero y María Díaz ante más de 700 personas. Creaciones salpicadas de coquetería, de insinuación, con largos escotes que dejan al descubierto la belleza de la espalda. Un guiño sexys, pícaro y chic que cubre el cuerpo de toda aquella mujer sensual y transgresora.

Uno de los diseños de la colección ‘Siente los 20’ de Betsabé Borcha.

Betsabé Borchá ganó el pasado mes de enero el IV Concurso de Jóvenes Diseñadores organizado por el Cabildo de Tenerife con su colección ‘Siente los 20’

“Era la primera vez que elaboraba un proyecto para un concurso de moda, pero tenía las ideas muy claras de lo que quería presentar”, apunta Betsabé Borcha. Estuvo casi tres meses, día y noche, trabajando en sus diseños, desde el boceto al patronaje y posterior confección. “Monté toda la colección en el taller de diseño de El Sauzal, del que soy socia junto a otros creadores, para poder usar las máquinas que tienen allí”, explica. “Tenía la necesidad de hacer algo diferente y quise que mi primera marca fuese tal cual es Betsabé, para que la gente viera la línea por la que apuesto. Por eso arriesgué presentando una colección muy sensual y atrevida donde las transparencias eran la clave de lo que quería transmitir”, añade la diseñadora.

Mujer libre

Diseños donde la seda, los encajes, los flecos y el tul juegan a marcar siluetas con un aire fresco pero a la vez decadente y vintage. Sobre el por qué de inspirarse en los años 20, Betsabé señala que “me encanta esa época. Después de la I Guerra Mundial la mujer se libera, sale del corsé y es más sensual. Si las mujeres de hoy somos libres es gracias a todo lo que tuvieron que pasar nuestras antecesoras. Defiendo a la mujer libre y quiero que se sienta así con mis diseños. Era lo que quería demostrar, que podemos ir vestidas como queramos, atrevidas, románticas o coquetas. Quise reivindicar la libertad y la belleza del cuerpo de la mujer”, subraya la diseñadora.

Un tutú rosa da ese toque chic a otra de las propuestas de la creadora.

Betsabé Borcha quería ser profesora de Filología Hispánica, pero desde muy pequeña siempre estuvo vinculada a la moda, ya que su abuela era costurera. “Nací entre telas y rodeada de diseños. Iba con mi abuela a comprar y ella era la que hacía toda mi ropa. De ahí creo que viene mi pasión”, recalca. Fue por este motivo que cuando acabó el instituto decidió matricularse en la Escuela Superior de Moda de Dámaso Guardí de Tenerife, ya desaparecida. Estudios que continuó posteriormente en Granada para finalizarlos, este año, en la Escuela Superior de Arte Fernando Estévez de la capital tinerfeña.

Afirma que ganar el concurso, aparte de darle autoestima y confirmar que puede dedicarse a este mundo, le ha abierto puertas. “Mi vida ha cambiado muchísimo –matiza- y estoy feliz. He sido portada de varias revistas con mis diseños para Showroom y Canarias Gráfica, con una creación sobre el racionalismo arquitectónico, y además he participado en varios desfiles como el de Santa Cruz de Moda, el llevado a cabo para la inauguración del Distrito de las Artes de la capital tinerfeña, o el más reciente para el calendario de Peroni en la calle de La Noria”, explica.

Actualmente, Betsabé se encuentra inmersa en preparar su segunda colección, de la cual no quiere desvelar muchas cosas. “Espero acabarla en septiembre para poder hacer un desfile y mostrarla al público. Va a ser una línea muy barroca, inspirada en el siglo XVI, pero muy sensual. No tiene nada que ver, ni en diseño ni en colores, a la primera”, anuncia.

Firma propia

En la línea de fiesta es donde Betsabé Borcha da rienda suelta a la imaginación.

Respecto a si planea abrir su propia firma, la joven diseñadora es clara. “Me encantaría tener mi propio negocio, pero ahora con la crisis es muy difícil. Veo más factible poder trabajar para una empresa como creativa, aunque aparte de que  pueda trabajar para otros intentaré seguir haciendo mi propia línea, centrada más en fiesta y en moda casual, aunque también me gustaría hacer ropa interior y calzado”, comenta.

Con el dinero ganado por este premio, 5.000 euros, dice que lo ha destinado a comprar maquinaria y a costear su primera y ahora segunda colección. «Intento ir poco a poco teniendo mis herramientas para poder crear un taller, aunque en mi casa ya tengo uno pero es muy pequeño y en el que realizo algunos encargos personales a clientas».

Amante incondicional de diseñadores de la talla de Balenciaga, John Galliano o Alexander Mcqueen, entre otros, Betsabé tiene claro que «no hay que copiar a otros, aunque es lógico que sus tendencias siempre se cuelen en tus diseños porque están ahí. Pero creo que cada uno debe de tener su propio estilo».

Sobre si piensa dedicar sus creaciones sólo a la mujer, la diseñadora puntualiza que “me gusta todo lo que es crear en base a un cuerpo, ya sea de mujer o de hombre, aunque me he decantado más por el diseño femenino porque la mujer es más lucida y da más juego a la imaginación por la cantidad de prendas que puedes crear. Pero no me importaría hacer diseños masculinos, aunque eso sí para chicos muy atrevidos”.

Entre los planes futuros en la mente de Betsabé ronda la idea de poner rumbo a Londres. “Quiero ir a perfeccionarme y a hacer prácticas en casas de moda, sobre todo para coger experiencia y luego ya poder meterme de lleno en este mundo. Tengo claro lo que quiero y además en Canarias ya hay muchos diseñadores. Por eso opto por irme fuera aunque siempre con un pie en mi tierra”, destaca.

La liberación de la mujer centra la primera colección de la diseñadora tinerfeña.

La diseñadora, que planea irse a Londres para perfeccionar su trabajo y hacer prácticas en casas de moda, ya prepara su nueva colección «muy barroca»

Asimismo, otra inquietud de esta joven radica en la investigación. “Estudiar nuevos tejidos me apasiona y creo que es el futuro de la moda. Por ello me gustaría poder empezar a investigar en esta línea. Quiero hacer cosas nuevas, ser diferente. La moda es cíclica y para romper con lo que hay hasta ahora se necesitan nuevos materiales. Además, para hacer lo mismo que los demás no me dedicaría a esto”.

Las transparencias son otra de las armas sensuales con las que juega Betsabé.

En cuanto a sus tejidos preferidos, Betsabé lo tiene más que claro: el tul. “Lo adoro, es fantástico en todas sus variantes. Puede dar volumen, más caída, romanticismo y atrevimiento, como el tutú rosa que presenté en mi primera colección. Mis creaciones siempre llevan algo de tul. Soy muy radical en mis propuestas y, sobre todo, me encantan los contrastes, por eso utilizo mucho este material”, resalta.

Propuestas «alocadas», como ella las define, pero en las que el glamour es el rey de una fantasía sin barreras. Sensualidad que se ciñe al cuerpo de la mujer para alcanzar el éxtasis de la elegancia, transparencias que dejan volar la imaginación y sedas que se dejan acariciar por la piel. Esa es la apuesta de Betsabé Borcha. Una diseñadora que trae aire nuevo a la moda y que poco meses antes de ganar el IV Concurso de Jóvenes Diseñadores perdió a su gran inspiración, su abuela, quien supo dejar en ella, aparte de su máquina de coser, el gran amor por la costura.

 

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario

Comentarios recientes