Sin categorizar

Las gafas pesadas y mal adaptadas puede deformar el párpado y provocar irritación ocular

Quiero compartirlo en redes

Elblogoferoz.- La utilización continua y prolongada de gafas especialmente pesadas pueden provocar, sobre todo en las personas mayores, cierta deformación en los párpados que, a su vez, generan lagrimeo e irritación ocular. Así lo defiende el oftalmólogo del Hospital USP Costa Adeje José Miguel Pérez-Dieste en el artículo “Ectropión palpebral por gafas. Síndrome del centurión mecánico”, que firma junto con la Dra.  Castroviejo-Bolívar de la Clínica Oftalmológica de Santiago de Compostela. Este artículo científico ha sido publicado en la web de la revista Archivos de la Sociedad Española de Oftalmología y saldrá en el próximo número de su edición en papel.

En este documento los especialistas analizan el caso de una mujer de 73 años que sufre lagrimeo e irritación ocular que no remite a pesar del tratamiento médico y sin que fuese evidente una obstrucción de las vías lagrimales. Por eso, optaron por examinarla con su gafa y así fue como pudieron determinar que ambos párpados inferiores presentaban ectropión de tercio interno, es decir, una deformación del párpado que hace que éste se pliegue hacia fuera.

“Esta paciente mejoró considerablemente tras pasar varios días sin utilizar unas gafas que llevaba desde hacía siete años”, subraya el doctor Pérez-Dieste, quién asegura que “llegar al diagnóstico correcto puede ser más complejo en casos en el que el factor precipitante es la gafa ya que, normalmente, la exploración del paciente se realiza sin que éste lleve la gafa puesta”.

Precisa que el ectropión palpebral es una causa frecuente de consulta en los despachos de Oftalmología. El oftalmólogo de USP Costa Adeje explica además que el lagrimeo y la irritación ocular que produce hace que el paciente se limpie y frote contantemente el ojo, lo que empeora su situación.

Patología

En los casos en que la gafa es el principal desencadenante de esta patología, ésta se produce porque el apoyo de la misma sobre la mejilla presiona el párpado inferior hasta que provoca la formación de un pliegue; por ello cuanto más pesada y menos anatómica es la gafa, peor. “El peso de la gafa (33gramos) tracciona anterior y caudalmente el tejido, forma un pliegue epicanto llamativo y un ligero ectropión de tercio medial, similar al denominado síndrome del centurión”, precisa el especialista.

Se conoce como Síndrome del Centurión a la patología que provoca lagrimeo e irritación ocular en personas con una alteración del tendón cantal interno del ojo de forma que el tercio interno del párpado pierda el contacto normal con el globo ocular. Generalmente se produce en personas con una nariz grande que recuerda a la de los centuriones romanos.

Según apunta el doctor Pérez-Dieste, en el caso de la paciente objeto de este estudio pudieron determinar que el peso de la gafa modificaba la estructuras anejas del ojo formando este pliegue epicanto y el ectropión. “De ahí el nombre de Síndrome de centurión mecánico, por la importancia del factor mecánico”, recalca.

“Gracias al uso de materiales más ligeros y mejores diseños en la construcción de las gafas, estos casos son cada vez menos frecuentes en la práctica clínica”, concluyó el doctor José Miguel Pérez-Dieste.

Publicidad

Consejería Bienestar Social

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

La Gente del Medio

Publicidad

Página Web Corporativa

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Objetivo La Luna (Programa Radio)

Publicidad

EBFNoticias en:

EBFNoticias en:

EBFNoticias en:

Compras

El Mundo que conocimos (Radio)

Donaccion (Programa de Televisión)

Sentir Canario Radio

Webserie Laguneros (Youtube)

Webserie Laguneros Emprendedores

Prensa Digital

Publicidad

Homenaje al Grupo XDC

Publicidad