Espectáculos SANTA CRUZ SOCIEDAD

El trío Los Panchos envolverá a ritmo de bolero el teatro Guimerá

Elblogoferoz.- A las 20.00 horas del próximo miércoles, día 25 de julio, el legendario trío mexicano Los Panchos interpretará en el Teatro Guimerá los boleros románticos más tradicionales de los que han disfrutado varias generaciones.

El actual grupo de Los Panchos, heredero legítimo del trío original, está formado por Gabriel Vargas (director, requintista y tercera voz), Jaime Islas (primera voz) y Taurino Vargas (segunda voz). El trío está realizando una gira por toda España que le llevará a Madrid, Gijón, Bilbao, Valencia y Vigo entre otras ciudades. A pesar de que el grupo original fue fundado en 1944, el estilo de “Los Panchos” no ha perdido vigencia con el paso de los años. La actuación forma parte de la programación del Organismo Autónomo de Cultura (OAC) del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, que preside la concejal Clara Segura

Desde que a mediados del siglo XX  se fundó el trío Los Panchos en la ciudad de Nueva York, (mayo de 1944), el bolero encontró un nuevo e innovador estilo. Pasó de copla de cantina a trío polifónico propio de serenatas y tomó aliento internacional. Con la perfecta conjunción de voces, su música llegó a los cinco continentes.

A medida que fueron desapareciendo los miembros que lo fundaron (Alfredo Bojalil, Jesús Navarro y Herminio Avilés) fueron siendo sustituidos por nuevas voces sin que el trío se resintiera por ello. Hasta siete primeras voces se han alternado a lo largo del tiempo, produciendo películas, grabaciones en radio o una amplia discografía y ofreciendo conciertos en los mejores escenarios de todo el mundo.

El grupo que actúa el próximo miércoles en el Teatro Guimerá es la única formación autorizada a utilizar el nombre de Los Panchos, después de muchas vicisitudes, incluso judiciales. Así se acredita en el registro de marcas de Ciudad de México. Trascendencia, antigüedad y discografía avalan la trayectoria del actual trío, tras su convenio con el maestro Gil. Son los actuales componentes del grupo quienes han emprendido de nuevo rumbo internacional, (desde USA a Japón y ahora en Europa) para que la magia del bolero siga sonando en todos los continentes.

Música popular

El trío Los Panchos pasó a tener notoriedad internacional tras su actuación en la ciudad de Nueva York en 1944. Su modo de interpretar las baladas y los boleros originales del Caribe reafirmó en todo el mundo estas músicas populares a las que perfeccionó y dotó de una cadencia de interpretación singular. Su fundador y primer director fue Alfredo Gil, quien ejerció de director artístico, hasta que pasó el relevo a Gabriel Vargas (Gabi Vargas), en el año 1977. Junto a él completaron el trío original Chucho Navarro y Hernando Avilés.

Alfredo inicialmente utilizaba su guitarra para el punteo en la introducción de las canciones, pero no muy satisfecho con los resultados, ideó un instrumento más pequeño que la guitarra, para agilizar su ejecución y obtener notas más agudas. Utilizó un “tráiler” colombiano que mandó acondicionar a un prestigioso luthier español, acortando el diapasón y dando como resultado el “requinto”. Este instrumento sería, desde entonces, la base del sonido de Los Panchos y su ejecutante asumiría siempre la dirección musical del grupo.

La configuración del trío ha sido idéntica en todo momento: Un “requintista·, ejerciendo además como director artístico, (solo existieron dos), una primera voz (asumida sucesivamente hasta por siete intérpretes) y una segunda voz. Los integrantes de las dos voces utilizan sendas guitarras.

El grupo actual, con residencia en México, ha continuado actuando en el país azteca y diversos países de todo el mundo. A lo largo de los años han ido sucediéndose diversos intérpretes para las voces primera y segunda del trío, pero siempre bajo la dirección del “requintista” propietario del nombre.

El género ´”bolero”´ es de origen cubano. Se da como aceptado que el primer bolero es el titulado “Tristeza”´, compuesto por el cubano José (Pepe) Sánchez, en 1886.  Una música armónica, de inconfundible aire bailable, en el compás de cuatro tiempos, y cuyas letras de un romanticismo temperado cantan sobre todo al amor. En sus variantes de deseo, esperanza, requiebro, celos, dudas u olvidos recorren los registros del sentimiento humano.

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario