FIRMAS Juan Velarde

Los ‘argumentos’ de El Comidista con Mercadona. Juan Velarde

España es la nación por antonomasia donde más envidiosos y destructores del que triunfa hay por metro cuadrado. Descubro, por mera casualidad, un artículo de un señor que se hace llamar El Comidista y que bajo la etiqueta de presentarse como una especie de crítico gastronómico ’a la remangillé’ al final cumple con esa máxima de darle hasta en el DNI a personas que no comulgan con la ideología del progresismo, esa que tiene por norma que todo debiera ser gratis y que si un empresario es capaz de hacerse rico con su empresa es que algo debe estar haciendo ilegal. Aclaro para los no iniciados, la progresía cree que las empresas son ONG, no ámbitos para ganar dinero.

20120606202005-timthumb.php.jpg

El caso es que el llamado El Comidista se mete en esta ocasión con el presidente de Mercadona porque, por ejemplo, tiene la tienda llena de productos Hacendado. A ver, cada cual en su casa hace lo que considera más conveniente para tener el mejor balance contable. Si Juan Roig ha decidido apostar mayoritariamente por la marca blanca será porque sus productos son buenos, su precio es competitivo y, además, viendo la situación que hay de crisis en este santo país, ¿para qué vas a llenar los lineales con primeras marcas que se van a quedar ahí por los siglos de los siglos hasta que se caduquen?

Luego le fastidia a este crítico que Mercadona nos obligue a comprar ciertos productos en pacos. A ver, esta es una práctica que llevan todos los supermercados a cabo, no se trata tampoco de empaquetados exagerados, no da tiempo, salvo olvido del consumidor, a que se nos pudran en la nevera y, consecuentemente, a tenerlos que tirar a la basura. Además, dentro de una economía de libre mercado puedo decidir comprar en Mercadona, Supercor, Hiperdino, Carrefour, Alcampo, Lild o Ahorra Más, por poner unos ejemplos.

Y lo de la crítica por no tener productos ecológicos o de comercio justo ya es de traca, sinceramente. No creo que por ley haya que tener esos productos que, dicho sea de paso, son bastante caros para los bolsillos de muchos consumidores. Sí, todos queremos comer sano, pero no menos cierto es que los productos de toda la vida no son veneno y que, afortunadamente, Mercadona es uno de los establecimientos que más y mejores controles fitosanitarios pasa a lo largo del año.

En fin, Mercadona no es santo de la devoción de El Comidista, lo cual respeto perfectamente, al igual que yo no soy cliente habitual de Sánchez Romero, pero no porque me caiga mal el empresario, que parece el leiv motiv del artículo del columnista de El País sobre Juan Roig, sino porque me parece que es un supermercado con precios desorbitados en todo lo que se refiere a productos frescos. Sobre la excelsa calidad de Sánchez Romero, desde luego, nada que decir ni que rebatir, igual que tampoco se puede negar el sacrificio continuo del señor Roig para sacar adelante su empresa y este país llamado España.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario