Canarias Consumo ECONOMÍA E INDUSTRIA Empleo POLÍTICA Política Económica

Canarias hará pagar hasta 96.000 euros a las grandes superficies para recaudar dinero y el sector alerta con cierres

AGENCIAS.-La consejera de Empleo del Gobierno de Canarias, Margarita Ramos, ha justificado este miércoles el tributo que se prevé imponer a las grandes superficies en la necesidad de mantener la sanidad y la educación pública.

Y es que el tributo que el Ejecutivo autónomo espera sacar adelante para recaudar más dinero, implicaría que los comercios de hasta 3.000 metros cuadrados aporten una cuota de 9.000 euros, elevándose esta hasta los 31.000 euros para los que tienen 5.000 metros cuadrados, mientras quienes alcancen los 10.000 metros cuadrados estaría en los 96.000 euros.

Ramos ha indicado, en declaraciones a los medios, que si el Gobierno de Canarias ha tomado la decisión de crear nuevas figuras impositivas o de aumentar el porcentaje de tributación a través del Impuesto General Indirecto Canario (IGIC) «ha sido por esta situación que vive» España y que ha implicado que el Gobierno central practique un «recorte de la financiación pública que para Canarias representaría poner en situación de riesgo la prestación de servicios esenciales, como son la sanidad y la educación pública».

Por ello, añadió, en «esa tesitura, antes de sacrificar la sanidad y las políticas sociales para atender a las personas que están sin empleo o en riesgo de exclusión social, para poder atender políticas de empleo que atiendan a desempleados y generen empleo», se ha tenido que utilizar «el sacrificio de los impuestos para aumentar ciertos niveles de recaudación».

De todos modos, afirmó que el Gobierno regional se encuentra en fase de interlocución con los representantes empresariales, particularmente, con el sector del comercio, y tras varias reuniones se está tratando, «hasta el último momento, de poder efectuar los ajustes oportunos que permiten equilibrar los legítimos intereses del sector comercial, en este caso de grandes superficies, y los intereses del Gobierno de Canarias».

Los empresarios, en contra

Por su parte, el secretario general de la Asociación de medianas, grandes empresas de distribución, Asodiscan, Álvaro Rojas, ha advertido este miércoles de que el nuevo impuesto que prevé sacar adelante el Gobierno canario para grandes superficies podría hacer desaparecer centros en Canarias.

Ante las cantidades fijadas por el Gobierno, Rojas aseguraba que la cifra de personal que pueden perder sus puestos de trabajos podría superar los 1.000 empleos, ya que al ser cuestionado si se alcanzaría este dato, indicó que lo mismo se quedan corto.

«Igual nos quedamos hasta corto porque hay determinados establecimientos que con el tipo de gravamen sobre el metro cuadrado, pueden que algunos centros no sean viables», apuntilló en declaraciones a los medios.

Y es que, agregó, el sector del comercio está siendo «uno de los más lastrado» en la crisis actual y aunque «hasta ahora se ha mantenido la estabilidad» en el empleo remarcó que, «sin duda alguna, lo desproporcionado del impuesto que tiene previsto aplicar el Gobierno de Canarias hace pensar que determinados establecimientos ven peligrar su viabilidad».

A este respecto, agregó, que cuando se analiza la cuenta de resultado de cualquier empresa o establecimiento «si tu resultados no son los que prevés hay que ajustar y una de las partidas más importantes en cualquier empresa es la de personal y evidentemente esta se van a ver afectada si el impuesto continúa con el tipo tan elevado» que prevé aplicar el Ejecutivo autónomo.

Por ello, a fin de evitar despidos, Rojas reconoció que los servicios jurídicos de las empresas que se verán afectadas trabajan para interponer recursos con el objetivo de que, al menos, se paralice la aplicación del impuesto, si éste finalmente se aprueba.

Finalmente, reconoció que hay otras comunidades autónomas donde también hay proyectos como el de dicho impuesto y «están recurridas pero llevan cinco o seis años» en los tribunales.

1 Comentario

Clic aquí para publicar un comentario

  • Al final esto lo vamos a pagar los españolitos de a pié. Los centros comerciales cobrarán el aumento a los locales y estos a su vez aumentarán la mercancia para poder cubrir el incremento del alquiles. Seremos los toletes de siempre los que terminaremos pagando, pero como estamos mal, compraremos menos, los negocios tendrán que cerrar por falta de ventas, local cerrado no paga al centro comercial y al final, más paro y más desgracias. Un círculo vicioso. Un cuero seco que cuando lo alisas por un lado se te empina por el otro. Políticos de pacotilla que todo lo quieren resolver subiendo impuestos, o sea pan para hoy y hambre para mañana.