FIRMAS

Naviera Armas regresa a El Hierro. Por Juan Carlos Díaz Lorenzo

Naviera Armas volverá a la línea de El Hierro a partir del próximo martes, con las mismas frecuencias y horarios que hasta ahora. Lo hará una semana después de la sonada protesta, protagonizada por los políticos herreños, acompañados de empresarios y transportistas, en la que, después de bloquear la salida del garaje durante dos horas en el puerto de La Estaca, de manera ilegal subieron a bordo y viajaron a La Gomera y Los Cristianos como polizones institucionales, donde volvieron a bloquear la salida del barco hasta que depusieron su actitud.

Naviera Armas reaccionó diciendo que abandonaba la línea de El Hierro, en la que la rentabilidad es mínima o inexistente. Sin embargo, algo se ha movido para que cambie de actitud. Aunque no ha trascendido, suponemos que la mediación del Gobierno de Canarias ha sido determinante para que retorne al servicio, a la espera de que la pasmosa maquinaria de la Consejería de Obras Públicas y Transportes saque adelante el decreto de Obligaciones de Servicio Público y le sea adjudicado a la naviera que acepte el pliego de condiciones y la cuantía establecida.

Naviera Armas vuelve a El Hierro. A ver qué sucede

Sin embargo, la noticia no entusiasma. El presidente del Cabildo de El Hierro dice se trata de un parche y en la edición digital del periódico El Día de hoy leemos que el empresario Enrique Acosta, gerente de los supermercados Terencio y vicepresidente de Asuican, se queja de que sea lo mismo que tenían hasta hace una semana.

Parte del problema es que el barco cuando viaja a El Hierro hace escala en La Gomera a la ida y a la vuelta. Lo mismo sucede con La Palma, aunque esta isla tiene más frecuencias, incluidos dos servicios semanales desde Santa Cruz de Tenerife. Por ello, la capacidad del garaje está limitada, desconocemos en qué porcentaje, de modo que los transportistas herreños se ven condicionados en sus necesidades. El último episodio es bien conocido. Quedaron 12 planchas sobre el puerto de Los Cristianos y se armó.  El resto ya lo conocen nuestros lectores.

Maldita gracia que nos hace a los palmeros la salida de Naviera Armas entre semana a las cuatro de la madrugada, pues la rotación del barco está supeditada a los intereses de la compañía en La Gomera. Pero es lo que hay. En las circunstancias actuales no parece ético exigir a la compañía que el servicio con La Palma sea diferente, porque es lo que la naviera ofrece –posiblemente, podría hacerlo mejor- y lo que el Gobierno de Canarias le permite.

Nos escribe uno de los muchos lectores que tenemos de nuestra página web -112.468 visitas en mayo- y nos pregunta por qué Naviera Armas no pone un barco más grande. La respuesta es sencilla. No cabe en el atraque que tiene en el puerto de Los Cristianos. Podría operar sin problemas en La Gomera, La Palma o El Hierro, pero en Los Cristianos no. Por esa razón el buque “Volcán de Taburiente” tiene esas dimensiones. Además, caso de que ello fuera posible, ¿lo justifica la situación actual del transporte marítimo?. Creemos que no.

Del mismo modo que nos mostramos solidarios con el pueblo herreño, también hemos de hacer una advertencia sobre la situación en la que se encuentran las navieras que prestan el servicio, Naviera Armas y Fred. Olsen. El Gobierno de Canarias es mal pagador y les debe mucho dinero. El propio consejero, abrumado y desbordado por los acontecimientos, lo reconoció el primer día de la protesta de los políticos herreños. ¿Qué ha sucedido para llegar hasta aquí?. No lo sabemos.

De Domingo Berriel, a quien conocemos hace tiempo, tenemos una impresión muy favorable en todos los aspectos, por lo que nos parece una salida de tono la petición de los nacionalistas herreños de pedir su dimisión. ¿Habrá, acaso, que remontarse algo más atrás, cuando Juan Ramón Hernández Gómez era consejero? Quizás él pueda dar algunas explicaciones sobre por qué se ha llegado a esta situación.

El músculo financiero de estas dos empresas privadas tiene un límite. Deberían saberlo los políticos responsables del asunto. Ello no exime a El Hierro de tener el transporte marítimo que necesita y le corresponde como canarios que son. Sucede que el combustible está muy caro, tanto el fuel que consume Naviera Armas como el diesel que refinería prepara para los barcos de Fred. Olsen. Por la crisis que padecemos, los coeficientes de ocupación han bajado considerablemente, con lo cual hay menos ingresos. Pero los gastos, combustible aparte, son como mínimo los mismos. Los números no cuadran. En estas circunstancias, las tarifas no pueden ser otras y, en todo caso, son insuficientes.

Es un panorama complicado. Toca recortar, soportar sacrificios y esperar a que vengan tiempos mejores. Si hay dinero público de por medio es posible que se pueda mantener la estructura de servicios pretendida, pero si no fuera así, no puede ser. Hay que ceder de parte y parte. Es preferible, a nuestro entender, menos servicios que garanticen las necesidades reales del transporte marítimo, que vivir en la incertidumbre de qué pasará mañana.

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario