FIRMAS Salvador García

De todas maneras sigue. Por Salvador García

Todo da a entender que la tan cacareada Reforma laboral acabará en el Tribunal Constitucional. Porque en el Senado, no hay que engañarse, tampoco deben operarse cambios sustanciales.

Una sola novedad en el trámite del Congreso: el contrato de emprendedores -ese del que quiso presumir hace algún tiempo la ministra de Trabajo y nunca más se supo- que legaliza despedir gratis y sin ningún derecho, tras el primer año de empleo, no se podrá usar cuando la tase de paro baje del 15%. O sea, venga a aligerar, pero sin hacerse ilusiones, ¡eh!, que el horizonte para aplicarlo, según las propias previsiones del Gobierno, queda algo lejos.

Sólo hay que remitirse al denominado Programa de Estabilidad 2012-15, enviado por el Gobierno de España a los órganos de la Unión Europea (UE) en el que sus previsiones no pueden ser más desalentadoras: a finales del año 2015, la tasa de desempleo en España será del 22,3%. Eso significa, si se toma al pie de la letra, el reconocimiento de que en nuestro país no sólo no se va a crear un solo empleo neto en toda la legislatura sino que aumentará el paro.

Lasa conclusiones son claras: la Reforma laboral, por lo que se ha visto, ha quitado derechos a los trabajadores reconocidos en la Constitución; ha abaratado el despido de todos los trabajadores; ha permitido despedir sin causa justificada; ha roto el modelo de relaciones laborales… En fin, los propios miembros del Gobierno que auguraban una aplicación complicada y de dudosa efectividad han comprobado un resultado calamitoso: trescientos sesenta mil parados más, según la Encuesta de Población Activa referida al primer trimestre del presente año.

Pero la Reforma sigue, de todas maneras sigue…

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario