FIRMAS Marisol Ayala

Gran Hermano y Milá trituran a Noemí. Por Marisol Ayala

“Este año he sido el conejillo de indias de Gran Hermano. Tuve enfrentamientos con María y me la metieron en la casa; no estaba bien con Paolo y le hicieron entrar; pasó eso con Fael y también metieron a Fael y luego, por si esto fuese poco, a María y a Cristian les permitieron estar todo el día chichándome con lo de Brasil…”.

Son palabras de Nomeí, la joven canaria que por arte de magia se ha convertido en la estrella de la presente edición de Gran Hermano y en una víctima rentable Telecinco, que la maltrata y ofende en todos sus programas, desde Ana Rosa a Sálvame, con la histérica de Milá de abanderada de no se sabe qué. Comentarios ofensivos, despectivos…

El otro día alguien comentaba que antes de empezar la gala del lunes, algunos concursantes llevaban lazos amarillos en las solapas “por el maltrato psicológico” y por Noe, dijeron. ¡Uf. ¿Es que nadie ha reparado en lo que quieren decir esos mensajes y en la gravedad de los mismos…?. Es evidente que a Tele 5 sólo le importa la audiencia y que los daños colaterales se los traen al pairo visto ya que Noemí ha tenido que ser ingresada en varias ocasiones con crisis de ansiedad. Cualquiera soporta ese acoso…

Veo estos programas con distancia, apenas los sigo salvo que tropiece con ellos en el duermevela. Y justo eso me ha ocurrido estos días y especialmente ayer y hoy. No entiendo qué tornillo se le ha aflojado a Mercedes Milá para atacar sin piedad a una joven que no ha cometido más pecado que participar ilusionada en un programa de gran audiencia, mentir e inventar, es verdad, pero que se sepa ni ha matado ni ha violado a nadie. Me parece tal el ataque que ha recibido esta chica de Lanzarote que no entiendo por qué los colectivos tan sensibles con el atropello a mujeres no han salido a defenderla. ¿Miedo a T-5?. Puede. No es justo ese silencio y si salgo en su defensa lo hago porque para mi sorpresa no leo el ningún medio de las islas un línea en ese sentido.

Lo cierto es que Noemí se ha convertido en el pim, pam, púm de un reality que vende escándalo, falsos amoríos y lo que les venga bien para obtener audiencia, pero creo que en esta ocasión están dañando la imagen, y probablemente la estabilidad emocional, de una joven de Lanzarote a la cual un viaje a la fama le ha cambiado la vida. Para mal.

Me parece injusto lo que Telecinco -con el retrete de Sálvame como apoyo- hace llamando incluso loca a la conejera. Hace nada la han calificado de bipolar (alteración mental descrita) y se han quedado tan frescos. La tele, lo sabemos, no tiene piedad y de ahí los duros contratos que GH suscribe con los concursantes para que éstos, en ningún caso, salvo pagando millonarias multas, abandonen el reality. Se trata de que la presa no huya y si huye y tiene que ingresar en un centro para estabilidad su ansiedad, mejor. Más carnaza.

Noemí, una chica muy guapa.

Milá, a la que desde hace unas semanas blogueros le dedican durísimos comentarios como el siguiente párrafo, le debe parecer divertida su machaque. A nosotros, no: “Y aunque a los concursantes les pierden las malas formas“, dice un texto “y, por contra, Mercedes es muy ducha en esto, los que se quejaron (del trato) llevaban más razón que un santo. Hay muchas deferencias en el modo en el que ‘La Milá’ recibe a unos y a otros; se lo llevan diciendo desde hace muchos, pero nadie va a conseguir que se baje del burro. Pero lo que sí han consiguido es que a veces hayan tenido más relevancia los reproches que el concurso. Y seguro que a Mercedes eso no le gusta nada”.

A la presentadora la han llamado inquisidora en varios blogs a cuenta del trato que ha dispensado a Noemí y algo le debe haberle molestado porque la periodista catalana, más arisca que nunca, arremetió hasta contra la hermana de la concursante que sólo trató de defender a la chica. La encerrona de patio de colegio que le hicieron a la joven lanzaroteña cuando salió del concurso italiano fue una vergüenza, con la Milá introduciendo comentarios cuando los chicos hablaban entre ellos y la muchacha intentaba justificar su historia con otro concursante. Parece estar en lo cierto quienes dicen que a los chicos de Paolo Vasile les patina la cabeza. Acabo este comentario tal como lo como empezó la concursante: “He sido el conejillo de indias de GH”.

De juzgado de guardia y un abuso, señora Milá.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario