Casa Real INTERNACIONAL NACIONAL SOCIEDAD

La revista Vanity Fair lleva a su portada a Corinna, la amiga del Rey, y los detalles del polémico safari

AGENCIAS.- La revista Vanity Fair tiene en su portada del mes de junio una imagen de Corinna zu Sayn-Wittgenstein, bajo el titular “La misteriosa amiga del Rey”. El reportaje pretende desvelar detalles de la princesa alemana, que acompañó al Rey durante su viaje a Botsuana.

“Era un viaje de familia y amigos. El empresario sirio Mohamed Eyad Kayali, un hombre muy generoso, nos invitó a todos, incluido el Rey”, revela Philip Adkins, primer marido de Corinna.

Adkins también afirma que su ex esposa está «asustada» por la gran cantidad de periodistas y fotógrafos que siguen sus pasos desde que su amistad con el Rey trascendió a los medios. Además, la revista promete detalles de lo que sucedió la noche que le Rey se fracturó la cadera durante un safari.

A través de una serie de entrevistas a familiares, amigos y detractores, la publicación intenta conocer aspectos de la vida de «la amiga del Rey».

Según la publicación, Corinna viajó a la famosa cacería de Botswana con su exmarido y su hijo «Era, sobre todo, el viaje de dos personas mayores que querían estar en la selva juntos, probablemente por última vez en su vida, hablando frente al fuego. Yo estaba allí porque conozco muy bien África y porque Corinna había querido llevar a su hijo pequeño. Tengo una excelente relación con el niño, era la primera vez que él iba a un safari y ella se sentía más segura si yo estaba allí», afirma el ex marido de Corinna, Philip Atkins.

Pero no sólo él revela detalles de la cacería a Botswana. Uno de los cazadores que acompañó a Don Juan Carlos, a Corinna, y al exmarido y al hijo de ésta – fruto de su segundo matrimonio con Casimir zu Sayn-Wittgenstein- asegura en la misma publicación que la alemana siempre «se ocupaba de todo, de la A a la Z. El rey no explicaba quién era. Simplemente ella estaba a su lado todo el tiempo. Podría ser la asistente, la organizadora, la mánager estratégica…». Al parecer, Corinna se dedicaba a organizar safaris de lujo para clientes de alto standing.

El círculo cercano a su segundo marido, Casimir zu Sayn-Wittgenstein, habla de la ‘ambición’ de Corinna. Amigos y familiares de éste aseguran que se casó con él «para obtener un título y un pequeño principito», algo que desmienten sus abogados londinenses.

Los amigos de Corinna hablan de ella como ‘mujer brillante’. «Es muy inteligente. Es una mujer brillante. Trabaja para altos cargos y diplomáticos, pero no hablamos de ello porque su trabajo es altamente confidencial», asegura la diseñadora Bonnie Young, amiga de la acompañante del rey en Botsuana, al tiempo que desvela un importante dato: «Lleva viajando con el rey desde hace ya bastantes años. Es una especie de asesora».

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario