Sin categorizar

La Audiencia Nacional archiva definitivamente la causa del accidente del Yak-42

AGENCIAS.- La Audiencia Nacional ha archivado definitivamente la causa en la que se investigaban las presuntas irregularidades en las que se pudo incurrir al contratar el Yak-42 que se estrelló el 26 de mayo de 2003 en Trazbon (Turquía), costando la vida a 62 militares españoles. Se rechazan  todos los argumentos esgrimidos por la defensa y la Fiscalía en la vista celebrada  el pasado 8 de mayo para justificar una reapertura del cierre inicial de las investigaciones por Fernando Grande-Marlaska.

La resolución de la Sección Cuarta de lo Penal de la Audiencia Nacional, de la que ha sido ponente la magistrado Carmen Paloma González, rechaza entre otros argumentos el referido a la responsabilidad del exjefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), almirante general Antonio Moreno Barberá y el jefe del Estado Mayor Conjunto (JEMACON), general de División Juan Luis Ibarreta, en el «incremento del riesgo» al que se sometió a los militares españoles.

En la vista celebrada para revisar el archivo acordado por el nuevo presidente de la Sala de lo Penal cuando era titular del Juzgado Central de Instrucción número 3,  el fiscal Fernando Burgos solicitó que se revocara el sobreseimiento para estos dos mandos militares, que en su opinión deberían volver a ser imputados porque su actuación aumentó el riesgo «preexistente» en el que se encontraban sus subordinados.

A este respecto, la Sala señala que el tipo penal de imprudencia grave que se les imputaba no concurre «puesto que no han creado el riesgo, entendiendo por tal la gestión realizada a los efectos de dar cumplimiento de las obligaciones internacionales asumidas por España en el marco de la OTAN».

Tampoco considera que Moreno e ibarreña agravaran el «riesgo preexistente», ya que de la instrucción se deduce que se limitaron a cumplir «con la misión encomendada acudiendo a los mecanismos legales de índole comercial arbitrados por la OTAN.

Además, la Sala de lo Penal recuerda que con anterioridad de lo sucedido en Turquía, se llevaron a cabo otras 43 operaciones de índole similar, «con similares aviones y con idéntica forma de proceder a la adjudicación en las compañías aéreas, sin que, por lo demás, se haya acreditado a instancia de ninguna de las partes recurrente ni otra causa del accidente distinta a la descrita en el auto» de archivo de Grande-Marlaska.

En resumen, considera la Sala que los imputados no llevaron a cabo «ninguna acción generadora de un riesgo no permitido, ni ostentaban ni asumían la condición de garantes de que el resultado no se produjera, de forma tal que el desgraciado resultado no hubiera podido ser evitado mediante una hipotética acción omitida».

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario