FIRMAS

Diga 33 (XI): “Pensamientos en búsqueda y captura”. Por José Alberto Díaz-Estébanez León

1. Lo difícil no está en superar a los mediocres, sino en sobrevivir a su mezquindad.

2. Si no permites que borren la sonrisa de tu cara, no conseguirán robar el optimismo de tu vida.

3. Déjate seducir por la magia de las palabras… será el mejor pasaje para el viaje de tus sueños.

4. Si te has despertado esta mañana sin un objetivo por conseguir, sin una tarea que terminar, sin una ilusión que cumplir, sin un amor que conquistar… no te permitas a ti mismo irte a dormir esta noche sin todo eso que soñar.

5. Por una vez que el viento sopla a favor… ¡no seas temeroso y despliega las velas!

6. Las reacciones desproporcionadas suelen ser señal de mala conciencia… o de falta de escrúpulos.

7. Espléndido día para levantar la vista, contemplar que poco a poco se va despejando cualquier sombra de bruma y mirar con optimismo el horizonte.

8. “A este no hay por dónde cogerle”, dijo con cierto desdén de mí alguien que apenas me conoce y para el que debo resultar un obstáculo en sus propios intereses… “¡No hay por dónde cogerle! -pensé- igual es eso lo que le molesta… que a otros sí tiene por dónde cogerles, y a mí no”.

9. En lo profesional, en lo familiar, en lo personal… nunca dejes que desaparezca del todo esa sensación de “cosquillas en el estómago” que te da la ilusión.

10. El día que renunciemos a correr riesgos en la vida… estaremos muertos por dentro.

11. No pongas cara de susto, no pongas cara de sorpresa, no pongas cara de pena… aunque te asuste, te sorprenda o te apene, pon cara de poker (ya llegará tu momento, si sabes aprovecharlo).

12. A veces se nos olvida que en el Paraíso también existen días grises de lluvia.

13. Las cosas casi nunca ocurren exactamente como quisiéramos, pero es que solemos ser demasiado exigentes incluso con nuestros propios deseos.

14. Las ganas de que llegue mañana no hacen la noche más corta.

15. La lealtad tiene su premio. La traición, a veces, también… Pero cuando juegas demasiado a ese juego a dos bandas, tarde o temprano te acabas cayendo (…o te acaban tirando).

16. Hay quien sólo ve en las cabezas de sus hoy amigos los escalones sobre los que subir y sobrevivir cuando las aguas vienen turbias y crecidas.

17. Cuántas veces te morderías la lengua hasta hacerte daño por no decir con un tono entre condescendiente y cínico… “¡Ya te lo advertí!”

18. Dejarte carcomer por el rencor es condenarte a tu propia amargura… pero olvidar el pasado sin más es condenarte a repetir el motivo de tu rencor.

19. Saber rodearse de un buen equipo garantiza el 90% de tu propio éxito (… y viceversa).

20. Una luz se está apagando… un auténtico faro -potente y luminoso- capaz de alumbrar y dar calor a todo aquel que tuvo la suerte de pasar a su lado… un inmenso corazón -cansado, con mil cicatrices de cuerpo y alma- sigue latiendo gracias al aliento vital del cariño inmenso de los suyos… Sí, es verdad, esa luz se está apagando: y yo tendré la oportunidad de decir que también iluminó un trocito de mi vida.

21. A veces -sólo algunas veces- hay que poner cara de tonto, simplemente para no tener que decirle a la cara a alguien lo absolutamente estúpido o mezquino que es.

22. No esperes que la gente te escuche cuando denuncias una injusticia, si esa misma gente sabe que tú la cometiste antes… o permitiste que otros la cometiesen.

23. A veces, la fiebre del fin de semana no es precisamente la Fiebre del Sábado Noche… ¡ay, Santa Couldina Bendita! ¡ay, San Frenadol del Buen Camino!

24. No te conformes con ser el mejor entre los mediocres… pero nunca dejes que los mediocres impongan su ley.

25. Dibuja una sonrisa en el espejo, por muy desdibujado que veas tu propio rostro, para plantarle cara como es debido a esta mañana soleada… ¡Feliz domingo!

26. ¿Que si me equivoco? Pues claro, todos los días… ¡Pero al menos yo me atrevo a pensar!

27. Las decisiones que te afectan solo a ti, puedes tomarlas con el corazón… las que afectan a los que de ti dependen, debes tomarlas con la cabeza.

28. Aunque no lo creas, siempre hay rincones en tu casa, en tu vida y en tu mente aún por descubrir…

29. Minusvalorar los logros de los demás simplemente porque los hayan conseguido de “los demás”, nos priva de la posibilidad de beneficiarnos de ellos… y, con frecuencia, perjudicamos nuestros intereses y los ajenos.

30. No te sorprendas cuando veas que personas de gran inteligencia cometen grandes torpezas.

31. Últimamente escuchamos a menudo el término “el chocolate del loro” para justificar determinados gastos… ¡en tiempos difíciles, el loro no puede comer chocolate, y, si me apuras, hasta nos comemos el loro!

32. No te dejes vencer por la sensación de que el tiempo pasa tan deprisa que te sobrepasan los acontecimientos: frena, respira, piensa, sonríe… ¡y sigue disparando!

33. El mayor riesgo de premiar a los mediocres es que utilicen ese premio para impedir el ascenso de los que son mejores que ellos.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario