FIRMAS

Margen escaso, máximo compromiso. Por Paulino Rivero

Los últimos datos relativos al desempleo confirman, lamentablemente, que la reforma del mercado laboral decretada por el Gobierno del Partido Popular iba a provocar –ya está provocando– que miles de canarios pierdan su puesto de trabajo.

Apunté meses atrás que, dado el enorme peso que el sector servicios tiene en nuestra economía, la reforma laboral iba a ser especialmente perjudicial para Canarias. Por desgracia, se han cumplido las previsiones más pesimistas y el desempleo ha vuelto a crecer en nuestras islas.

Así las cosas, cabe hacer algunas consideraciones. Es necesario un análisis que solo puede hacerse compartiendo la enorme preocupación de miles de personas –y familias– que en España y en las Islas se ven fuera del mercado laboral.

La primera consideración es que las administraciones, especialmente las administraciones autonómicas, tenemos una capacidad de maniobra limitada en este ámbito. El trabajo lo crean los empresarios. Los gobiernos debemos promover e impulsar las condiciones adecuadas para que el mercado laboral funcione con fluidez y eficacia; en definitiva, para ponérselo fácil a quienes pueden –y deben– generar empleo.

Es de sobra conocido que en el caso de las comunidades autónomas el margen es tremendamente estrecho. Si a esa limitación sumamos que los Presupuestos Generales no atienden las necesidades de Canarias en esta materia –y además le añadimos que el Estado ha eliminado medidas que estaban ayudando a crear empleo–, esta combinación de elementos colocan al Gobierno canario –a los canarios– en una situación tremendamente difícil y con escaso margen de maniobra en políticas empleo.

Este año tenemos en Canarias 170 millones de euros menos para políticas de empleo, lo que implica que tendremos que hacer más esfuerzos con menos.

A pesar de esos condicionantes, estamos actuando para mitigar el impacto de la reforma laboral, de unos malos Presupuestos Generales y de la eliminación de medidas –tasas aéreas, por ejemplo– que estaban ayudando a generar empleo.

En este sentido, en breve se pondrá en marcha el Plan Anual de Empleo, que permitirá la contratación directa en el mes de junio de 5.000 parados a través de los ayuntamientos, tal y como se fijó en el Plan de Choque aprobado el pasado mes de febrero.

Este plan, a pesar de ver reducido su presupuesto, mantiene los objetivos y las acciones fijadas, que se centran en la contratación en sectores verdes –relacionados con el medio ambiente y el desarrollo sostenible– y blancos –en atención sociosanitaria–.

Está previsto, igualmente, mantener las políticas de apoyo a los agentes de desarrollo local de los cabildos, los talleres de empleo y las escuela taller. De la misma manera, se trabaja en el diseño del plan contra el desempleo juvenil, dado que la tasa de paro de los menores de 25 años, según la Encuesta de Población Activa correspondiente al primer trimestre de 2012, alcanza el 54 por ciento. Este plan contará con dos ámbitos de actuación: los jóvenes sin cualificación y los cualificados. En materia de formación, se dará continuidad al plan de choque para los desocupados, dotado con 17 millones de euros, y para los jóvenes menores de 30 años sin estudios se ha desarrollado un nuevo sistema formativo a través de Internet.

Son solo algunos ejemplos de las acciones que emprendemos desde Canarias, mutiplicándonos con escasos recursos pero con el máximo compromiso.

Por lo demás, cabe destacar una importante particularidad que se ha manifestado claramente en la última Encuesta de Población Activa: el elevado número de nuevos activos en Canarias. El incremento del desempleo en 20.400 personas y el crecimiento de la población activa en 17.000 personas son datos que merecen toda la atención –cabe recalcar que en términos interanuales el incremento de la población activa en Canarias duplica a la media del resto del Estado–.

Esta circunstancia nos debe hacer reflexionar seriamente sobre la capacidad de Canarias para asumir de manera indefinida nuevos activos laborales, factor que merece una reflexión responsable.

No vamos a bajar los brazos. Vamos a seguir haciendo todo lo que esté en nuestras manos para que el impacto de la reforma laboral y de otros factores no acelere la destrucción de empleo en las Islas. Nuestro margen de maniobra es limitado y los Presupuestos Generales del Estado nos lo ha limitado aún más. Ahora bien, el empleo ha estado, está y estará en lo más alto de la agenda del Gobierno canario.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario