Sin categorizar

Guerra vaticina que el concurso de licencias de radio será anulado por la Justicia como el de la TDT

Elblogoferoz.- El sociólogo Miguel Guerra, miembro del Consejo de Administración de RTVC, reflexionó en Radio San Borondón sobre el nefasto concurso de frecuencias de radio y las consecuencias negativas para el sector radiofónico de las islas tras la concesión del 50% de frecuencias a dos empresarios de la construcción ligados a CC y una cadena de radio fórmula musical que no está radicada en Canarias.

Guerra explica que para que la ciudadanía entienda no solamente en manos de quienes estamos, sino que no existe interés en gobernar por el interés general, es preciso denunciar la chapuza que nuevamente se ha cometido desde el ejecutivo canario en torno a un concurso público que tiene que ver con los medios de comunicación, como lo fue en su momento la de TDT.Desde su punto de vista, «no es casual que tres concursos públicos que tienen que ver con medios de comunicación, como la adjudicación de las licencias de TDT, queden anulados porque sentencia tras sentencia (y van siete) han ido diciendo al Gobierno de Paulino Rivero que se equivocó pues es claro que se cocinaron las adjudicaciones».

Tras señalar que las mesas de contratación son un instrumento de carácter administrativo que tienen que regir su decisión en base a las normas, aunque pueden auxiliarse con informes de carácter técnico, indica que en sus contundentes sentencias, los tribunales de Justicia le han dicho al ejecutivo canario sobre las adjudicaciones de TDT que la empresa Doxa Consulting, que casualmente es la que hizo el informe técnico del concurso de informativos de la TelevisiónCanaria recientemente anulado, no tiene competencias para sustituir las funciones de la administración, suplantarla y establecer sus criterios con un carácter subjetivo y con unos errores de bulto tan espectaculares como han reconocido los tribunales.Afirma que por el mismo camino y la misma estela van las adjudicaciones de las frecuencias de radio, por lo que insiste en que no es casual que el Gobierno se equivoque tanto cuando de controlar los medios de comunicación se trata, por lo que considera intolerable que quienes nos gobiernan se permitan el lujo de cometer tantas chapuzas que influyen de forma negativa posteriormente en el erario público, puesto que no estamos ante un simple error porque es una cuestión reiterativa.

Para el sociólogo, esta forma de actuar del Gobierno posiblemente tenga que ver con una estrategia de silenciar a aquellos medios de comunicación de las islas que no sean de la “pandilla”, es decir, «tratar de acabar con las voces discrepantes y críticas, e insiste en que lo peor de todo es que a pesar de las reiteradas sentencias en contra de las adjudicaciones el Gobierno canario ha dado sobradas muestras de que no tiene deseos de enmendar la situación, por lo que estas sentencias contra las licencias de TDT las veremos igualmente contra las adjudicaciones de radio, lo que conllevará grandes indemnizaciones con dinero público que el Ejecutivo deberá pagar a las empresas perjudicadas».

Miguel Guerra, tras advertir que «las chapuzas del Gobierno canario en las adjudicaciones de licencias de medios de comunicación costarán muy caras a los ciudadanos, dijo que la estrategia seguida no es otra que acabar con las emisoras de radio críticas, llenar de acólitos las que obtienen permisos para emitir para difundir sus mensajes, asestando por tanto un terrible golpe a la democracia y a la pluralidad que merece toda sociedad».

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario