Sin categorizar

El Atlético de Madrid reconquista la Liga Europea

AGENCIAS.- El Atlético de Madrid se ha adjudicado su segunda Europa League en dos años tras haberse impuesto con una autoridad incontestable (3-0) al Athletic Club en un encuentro tremendamente desigualado donde los bilbaínos pagaron cara su bisoñez ante un conjunto colchonero muy maduro, que tuvieron en Falcao y los dos goles que firmó al elemento diferencial.

La final ‘fratricida’ entre dos clubes españoles, la decantó un colombiano. Radamel Falcao, que firmó dos soberbias obras de arte encarnadas en goles para su equipo. El ‘Tigre’ demostró que aumenta su rendimiento en las grandes citas, tras el título de Europa League que otorgó al Oporto el curso pasado anotando el único gol de la final. Además, con los dos tantos, se proclamó en solitario máximo goleador de la competición por segundo año consecutivo.

Pronto se abrió la veda. En el minuto 7, Falcao recibió un inocente balón en el pico derecho del área de Iraizoz. Tras controlar el esférico y otear el horizonte en busca de ayuda, el ‘Tigre’ aprovechó su soledad y la permisividad de los zagueros bilbaínos para caracolear, perfilarse y sacarse de la ‘chistera’ un zurdazo que se convirtió en gol tras atravesar la mismísima escuadra y en flecha para clavarse en los corazones de los más de 13.000 vascos que acudieron a Bucarest.

Antes y después de la estocada deportiva y moral del colombiano, el Athletic no se encontró cómodo en ningún momento sobre el césped, con un campo de minas ideado por Simeone para neutralizar el trato de balón vertiginoso al que acostumbra el equipo de Bielsa. Al contraataque, los colchoneros salían con mucho peligro comandados por los exquisitos Diego y Arda Turan.

Según se iba consumiendo el encuentro, Falcao mutó de gigante a islote, dentro de un Atlético de Madrid más preocupado de enfriar el fútbol que intentaba cocinar el equipo vasco y que garapiñó con un disparo de media distancia de Muniain y con un centro al corazón del área de Courtois que Llorente no supo conectar, víctima de la aceleración, el ansia y el acoso de Miranda.

Cuando el duelo se doraba en el horno, tomando el color verde de la casaca del Athletic, de nuevo emergió el ‘9’ atlético. Una pelota sin peligro cayó en los pies de Amorebieta que, contrario a los postulados de todo central, se entretuvo en cabriolas sin sentido que dieron con Arda habilitando a Falcao. El colombiano se retorció en del área, pisando el balón para cambiar de dirección y tumbar a Aurtenetxe y al propio Amorebieta que fútilmente intentó enmendar su error, y por segunda vez con la zocata soltar un violento mandoble para anotar con autoridad.

Esta vez sí, la acción de Falcao domó a los ‘leones’, y aún más, los minimizó al nivel de un felino doméstico. No obstante, el conjunto de Simeone, con el oficio por bandera, no se volvió loco y pese a oler ‘sangre’ no descuidó la retaguardia, sabedor de que en cualquier momento los bilbaínos podían volver a rugir y soltar un zarpazo. Con la ventaja de dos goles (2-0) concluyó un primer acto donde brilló un único equipo, liderado por un colosal y certero Falcao.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario