Sin categorizar

El rescate del Gobierno a Bankia desata la polémica

AGENCIAS.-  El presidente de Bankia, Rodrigo Rato, ha querido lanzar un mensaje «muy tranquilizador» a los 10 millones de clientes de la entidad después de anunciar su dimisión y su sustitución por el ex consejero delegado de BBVA, José Ignacio Goirigolzarri, y ante un inminente plan de saneamiento de Bankia.

«Bankia es una entidad con un nivel de solvencia muy alto, además con una muy robusta situación de liquidez y con una plantilla de profesionales espléndida que sirve a 10 millones de clientes y a los 400.000 accionistas», ha declarado Rato, quien renunciará oficialmente a su cargo el próximo viernes.

No obstante,  después de que fuentes financieras y del Ministerio de Economía informaran de que el Gobierno y el Banco de España están ultimando un plan de saneamiento para Bankia, las críticas han aflorado desde varios partidos políticos. Entre ellos se encuentra el PSOE, que a través de su secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha rechazado rescatar a Bankia con dinero público «a fondo perdido» a la vez que ha reprochado al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que no le informe de sus planes para sanear esta entidad. Los sindicatos tampoco han visto con buenos ojos la medida, pues esperan que la reestructuración de la banca no finalice con los impuestos que pagan los ciudadanos.

El presidente de Bankia y BFA, Rodrigo Rato, ha anunciado este lunes su intención de dimitir de sus cargos en ambas entidades justo después de que se conociera que Bankia recibirá respaldo público por entre 7.000 y 10.000 millones de euros a través del Fondo de Reestructuración ordenada Bancaria (FROB), organismo dependiente del Banco de España.

Precisamente ayer, lunes, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se ha mostrado partidario de inyectar dinero público en algunas entidades financieras para sanearlas, «pero solo si fuera necesario y en última instancia», al tiempo que ha anunciado que el Consejo de Ministros de este viernes aprobará nuevas medidas sobre el sector financiero.

Ante estos acontecimientos, el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha advertido que rechazará que se rescate a Bankia o cualquier otra entidad financiera con dinero público «a fondo perdido» y ha reclamado que «al final de ese proceso» a los ciudadanos «no les cueste un solo euro de sus impuestos».

«Ningún pensionista entendería que le cobren por sus medicinas y a continuación haya dinero público para pagar a un banco», ha dicho en rueda de prensa en la sede del PSOE. «Nadie entendería que haya dinero para los bancos y no lo haya para los hospitales y las escuelas», ha añadido, ni que se «regale dinero» a los bancos.

Rubalcaba, en contra

De este modo, Rubalcaba no ha valorado en concreto la opción que maneja el Ejecutivo en este caso -bonos convertibles en acciones-, argumentando que el Gobierno no le ha informado de sus planes de sanear a Bankia. El líder del PSOE tampoco ha querido hacer valoración de la dimisión de Rato hasta confirmar la noticia.

Para su compañero de partido y presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, la situación de Bankia viene a demostrar que «hay que resolver el problema financiero y sanear ya al sector», por lo que, según insistió en declaraciones a los periodistas, «hay que resolver de una vez por todas el problema financiero».

Mientras, la portavoz parlamentaria socialista, Soraya Rodríguez, ha ironizado con la marcha de Rato de Bankia recordando su salida «un tanto inexplicable» del Fondo Monetario Internacional (FMI). «Parece que vaya siendo un poco margen del personaje», ha manifestado en declaraciones a TVE24h.

Los sindicatos, atentos

Los sindicatos, por otro lado, han deseado que la reestructuración de la banca no finalice con los impuestos que pagan los ciudadanos. Así lo han señalado el secretario general de CC.OO., Ignacio Fernández Toxo, y su homólogo en UGT, Cándido Méndez, tras mantener una reunión con los representantes de ICV en el Congreso.

De este modo, Toxo ha subrayado que el sistema financiero español necesita una reforma «sustancial» y ha señalado que Bankia «no es el único problema» que tiene, «aunque ahora se le haya puesto en el foco».

Para el dirigente sindical, si los bancos españoles no se desprenden de los activos tóxicos que atesoraron durante la anterior época de crecimiento económico, «el crédito seguirá siendo uno de los lastres principales para que España salga de la crisis».

En opinión de Toxo, la ciudadanía no debería resolver la situación de la banca con sus impuestos, «sino que la solución debe venir con una reforma financiera impulsada desde Europa».

Por su parte, el secretario general de UGT, Cándido Méndez, ha recordado que, «aunque desde que comenzó la crisis se ha dicho que la reforma financiera era lo más urgente, tres años después aún no ha concluido, mientras que en menos de dos meses el actual Gobierno ha aprobado una reforma laboral que no era necesaria».

Al igual que Toxo, Méndez también ha confiado en que la reestructuración de la banca no finalice con el dinero de los ciudadanos y ha pedido al Ejecutivo que lo haga «de forma clara y transparente sin atribuir a los contribuyentes errores que no son suyos».

En cuanto a la dimisión de Rato como presidente de Bankia, Toxo ha asegurado que «era un rumor que circulaba desde hace tiempo». «Supongo que es un pacto entre el Gobierno y Rato», ha afirmado en declaraciones a los medios de comunicación antes de reunirse con la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal. En cualquier caso, el líder de CC.OO. ha insistido en que «no se sabe las motivaciones últimas ni qué hay detrás» de esta decisión.

Sobre esta dimisión, Méndez ha asegurado no tener la información suficiente: «No tengo ninguna información y no alcanzó a saber el porqué de esta decisión». Sin embargo, no ha dudado en pedir la comparecencia del presidente del Gobierno no solo por esta cuestión, sino también para explicar el posible saneamiento del sector público con dinero de los contribuyentes y, en último término, «por todo».

Según ha dicho, es «muy discutible» que el jefe del Ejecutivo haya asegurado que saneará la banca con dinero público si fuera necesario, a lo que ha añadido que «debería rendir cuentas de todo esto». «En España se toman decisiones a velocidad de vértigo y nadie da explicaciones. Debería haber una comparecencia, no solo por lo de Bankia», apostilló.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario