Sin categorizar

Caso Kárate. Torres Baena tilda de «falsos» los delitos sexuales a menores que se le imputan

ACN PRESS.-La Sección VI de la Audiencia Provincia de Las Palmas ha vivido hoy una de sus sesiones más mediáticas con la lectura de las conclusiones provisionales y cuestiones previas del conocido como Caso Kárate, cuyo juicio, formalmente, comenzará el 15 de mayo a las 9:30 horas y se extenderá hasta el 13 de diciembre. El principal imputado de la trama de presuntos abusos sexuales, Fernando Torres Baena, respondió «son falsos» a la pregunta del Tribunal de si eran ciertos los hechos leídos por la secretaria judicial.

En los mismos términos se pronunciaron los otros tres imputados, María José González, Ivonne Reyes y Juan Luis Benítez.

La vista previa comenzó la exposición de motivos de cada una de las partes, acusación, Fiscalía y defensa, sobre si los testimonios de los procesados y los denunciantes debía ser «público, parcialmente público y a puerta cerrada». Todas las partes, incluídas las defensa de tres de los imputados, se manifestaron a favor de que se celebren a puerta cerrada todos los testimonios. La defensa de Torres Baena, mantuvo la idoneidad de que se celebren todas las sesiones a puerta abierta, porque, entre otros motivos, «no tenemos nada que ocultar», y porque «se contribuye a victimizar más a la víctima y a culpabilizar más a mi cliente».

El Tribunal explicó que esta cuestión se dilucidaría tras un período de deliberaciones, pero sí avanzó que la sesión previa de este jueves, así como los testimonios de los cuatro imputados, serán en audiencia pública.

La vista de hoy se inició con un alegato del presidente del Tribunal, acerca de las normas impuestas a los medios de comunicación que cubrirán el considerado como mayor proceso penal por abusos a menores instruido en España. El magistrado Emilio Moya manifestó que “los acusados tienen derecho a que el juicio se celebre en esta sala, y no en todo el país”. Para evitar “juicios paralelos”, se impide a la prensa utilizar “móviles y portátiles” en el interior de la sala. Moya advirtió que en el caso de que “se toque un móvil, serán expulsados con cariño”. Además se limitará la entrada y salida de la sala durante la vista.

El Ministerio Fiscal, representado por Pedro Jimeno, se mostró partidario también de que las sesiones se celebren “a puerta cerrada” para “preservar la identidad de los menores” y para que “los testimonios guarden espontaneidad”. En los mismos términos se manifestaron los abogados de las víctimas. Uno de ellos, José María Palomino, destacó la importancia de guardar el secreto de la identidad de los denunciantes, ya que los hechos que se juzgarán en muchos casos “no son conocidos por el entorno” personal, íntimo y profesional de las víctimas. Palomino pidió también que los testimonios de las víctimas se produzca “sin confrontación visual” con los imputados.

La defensa de Torres Baena, ejercida por el letrado Juan Luis Colange, fue la única parte que justificó que todas las sesiones y testimonios fueran en vista pública. Para ello se basó en tres razones, su cliente “no tiene nada que ocultar”, el estar convencido de que “la puerta cerrada no evitará filtraciones”, y el que se “contribuye a victimizar más a la víctima y a culpabilizar más a mi cliente”.

El Tribunal decidió que los testimonios de los imputados sí serán a puerta abierta, mientras que deliverará sobre el resto de cuestiones y su resolución “se conocerá mediante sentencia”. Moya sí dejó claro, en una intervención del abogado defensor de Torres Baena, que en el momento de citar a las víctimas “sin apellidos, y punto”, le recriminó tajante a Colange.

Trama
La Secretaria del Tribunal leyó el escrito de los hechos que se juzgarán. En él se insistía en cuestiones ya publicadas como que la trama formada, presuntamente, por los cuatro imputados, actuó durante unos 15 años. En este tiempo tejió “una tela de araña” de captación de menores que participaban en “auténticas orgías”.

En esta trama “Torres Baena era considerado un héroe, un dios para todo el colectivo”, relató, quien presentaba las prácticas sexuales como “un método de evolución” para los menores.

En este escrito se citan 38 víctimas, que en el momento de mantener las relaciones sexuales con los imputados, eran todos menores de edad, que en su relato ante el juez instructor detallaron como fueron captados, invitados al chalet de la Playa de Vargas, donde el ex karateca los concentraba los fines de semana, y las prácticas sexuales que llevaban a cabo.

Los procesados se enfrentan a peticiones de penas que suman 620 años entre los cuatro. Para Torres Baena se piden 302 años de cárcel, a María José 154, Yvonne, 146 y para Juan Luis Benítez, 18.  Sus defensas piden la libre absolución.

El magistrado Emilio Moya preside el Tribunal de la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Las Palmas encargado del juicio contra Fernando Torres Baena, María José González Peña, Ivonne González Herrera y Juan Luis Benítez Cárdenes por la presunta comisión de 99 delitos sexuales y otros. La Fiscalía pide para ellos un total de 621 años de cárcel. Casi la mitad de ellos, 303, son sólo para Torres Baena, el presunto creador de la denominada ‘secta del Kárate’.

Pruebas
El juicio ya ha comenzado, aunque minutos antes los numerosos medios gráficos locales y nacionales, pudieron grabar y fotografiar varias cajas con pruebas que aporta la Fiscalía dirigida por Pedro Gimeno. Se trata de material informático, una katana y un buen número de cintas de video.

El abogado de la acusación particular del ‘caso Kárate’, José María Palomino, ha afirmado hoy que «somos muy respetuosos con el derecho a la presunción de inocencia de los acusados pero más con los de los no acusados».

En la breve intervención ante los medios congregados en la sede judicial de Las Palmas de Gran Canaria, Palomino ha pedido respeto para los que han presentado las denuncias y ha afirmado que a partir de hoy «se sabrá qué ocurría en el gimnasio de Torres Baena en los últimos 30 años» y también en la residencia del propio Baena en la playa de Vargas, en el municipio grancanario de Agüimes. Durante la instrucción fueron unas 60 las presuntas víctimas que declararon pero sólo en 38 casos quedó acreditado que hubiesen sufrido los supuestos abusos sexuales sin que el delito hubiese prescrito.

Palomino, que compareció acompañado de un portavoz de las familias que mantienen la acusación particular, exhortó a los medios de comunicación a que durante el juicio acúen con la libertad propia de las democracias pero «preservando la intimidad de los que vienen a testificar porque muchos son todavía menores». El portavoz de las familias recordó que «en este caso no se juzga a las víctimas» y rogó a los periodistas que «no hagan un seguimiento personal de ninguna de ellas».

El juicio continuará el próximo día 15 y se prolongará hasta el mes de diciembre.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario