Sin categorizar

Un juzgado de Las Palmas investiga a una pareja rusa, clave de los negocios de Obiang en Canarias

Elblogoferoz.-Un matrimonio ruso afincado en Las Palmas y en Madrid es pieza clave en la trama de blanqueo de capitales que supuestamente lidera Teodoro Obiang, presidente de Guinea Ecuatorial. Según publicó este domingo el periódico El País, la pareja formada por Vladimir Kokorev y Julia Kokoreva recibió cantidades millonarias de Obiang y su familia. Ese matrimonio ruso residió en la provincia de Las Palmas.

El País se hace eco de los datos recogidos en un informe policial que obra a su vez en poder de la Fiscalía Anticorrupción y del Juzgado de Instrucción número 5 de Las Palmas, que sigue en la capital grancanaria el rastro de los negocios de los Obiang.

“Vladimir Kokorev, de 57 años, profesor de historia, y Julia Kokoreva, de 59, periodista, son titulares de cuentas corrientes en bancos españoles donde desde 1998 se han movido alrededor de 30 millones, y administran o apoderan diez sociedades constituidas en paraísos fiscales”, señala el citado rotativo.

“Un complejo entramado que, a juicio del Servicio de Prevención de Blanqueo de Capitales (SEPBLAC) del Banco de España y de la Policía Judicial, emplean para blanquear dinero sucio de políticos guineanos del clan Mongomo, representado por el dictador Obiang, sus familiares y adláteres”.

En esas pesquisas se ha detectado que una sociedad llamada Kalunga Company SA, formada por los Kokorev, recibió entre 2000 y 2003 en una cuenta del Banco Santander en Las Palmas 13 transferencias por 26, 4 millones de dólares (19,9 millones de euros) de la cuenta de Petróleo de Guinea Ecuatorial abierta en el banco Riggs de Nueva York.

“Una cuenta que recibió 700 millones de dólares (528 millones de euros) entregados por las petroleras americanas Marathon y Exxon Mobil y que tenía como firmantes al presidente Obiang, a su hijo Gabriel y a Melchor Esono Edjo, ex secretario de Estado de Hacienda guineano. Sin la firma del dictador no se podía mover un dólar”, prosigue el periódico.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario