Sin categorizar

CONCAP: “Si las instituciones no toman cartas en el asunto, de aquí a diciembre sobrevivirán muy pocas empresas constructoras”

Elblogoferoz.-José Luis Delgado, consejero con delegación especial en Carreteras y Paisaje del Cabildo de Tenerife, y los representantes del sector de la construcción de la Confederación Canaria de Asociaciones Profesionales (CONCAP) sostuvieron recientemente una reunión en la que el consejero insular mostró a los empresarios las perspectivas del Cabildo para los próximos meses, al tiempo que los empresarios insistieron ante el representante insular en que “si las instituciones canarias, todas, no toman la decisión de invertir en obras y en infraestructuras en diciembre quedarán muy pocas empresas y, por lo que respecta a la Concap, estamos hablando de poner en la calle alrededor de 15.000 y 18.000 personas”.

Los representantes empresariales reclamaron al Cabildo realismo. “La falta de obras está acabando con dos de las riquezas esenciales de cualquier territorio: se está acabando con el tejido empresarial y se están dejando las carreteras en estado de ruina. Si siguen así… cuando quieran reparar las carreteras ya será técnicamente imposible, habrá que construirlas de nuevo y no habrá empresas canarias que puedan hacerlo porque las pocas que logren sobrevivir no tendrán las clasificaciones adecuadas. Tendrán entonces que contar con empresas foráneas y el IRPF que genere Canarias volverá a volar lejos de estas Islas para enriquecer y sufragar los servicios que se presten en otras comunidades autónomas”.

Delgado explicó a los representantes del empresariado canario, las modificaciones que va a haber en la licitación del mantenimiento de los cuatro lotes de vías de interés regional que podrían ser cinco si se finaliza el anillo insular, unas modificaciones acogidas positivamente por los empresarios si bien puntualizaron que “es imprescindible que dichos lotes se subdividan con el fin de dar trabajo al mayor número de empresas posible, que exista transparencia en el proceso concursal y que se eviten situaciones de nepotismo del pasado que han llevado a las empresas tinerfeñas a una situación radicalmente diferente a la que tienen las empresas grancanarias en cuanto a su capacidad para aguantar las dificultades económicas actuales y la responsabilidad de esa situación, todos lo sabemos, ha estado en el Cabildo de Tenerife”.

La segunda propuesta planteada a los empresarios se refiere a las carreteras insulares, una red en pésimo estado. El propio consejero reconoció que no hay fondos económicos para hacer frente a su conservación y reparación por lo que se está estudiando la financiación público/privada mediante la entrada de una entidad financiera. Los empresarios objetan a esta posibilidad dos cuestiones muy importantes: que Aragón ya lo intentó, pero la UE obliga a que dicho “préstamo” figure como deuda de la institución pública y entonces se sobrepasa el déficit permitido y la duda de que haya instituciones financieras nacionales o internacionales dispuestas a asumir esa inversión”.

Por lo que respecta a las vías terciarias, los empresarios hicieron ver al consejero el malestar que se ha creado en el sector al conocerse que el Cabildo tiene intención de comprar maquinaria de construcción para sus cuadrillas “con la cantidad de máquinas paradas que hay en la Isla”. Para los empresarios está claro que el Cabildo tiene que abandonar sus ínfulas empresariales, “deshacerse de todas aquellas empresas que son rémoras presupuestarias y dedicar esos fondos, que ahora mismo se están malgastando, a invertir en aquellos sectores que pueden crear puestos de trabajo, revertir fondos a las administraciones públicas vía tributaria, contribuir a mantener servicios, estimular el consumo y sacar a esta tierra de la inmensa apatía que la devora”.

La Concap insiste en que este mensaje no es nuevo. “Lo venimos repitiendo desde 2006, cuando se nos tachaba de alarmistas. Las más de 70 empresas en las que de una u otra forma participa el Cabildo convierten a la institución insular en la segunda a nivel nacional, sólo superada por la  Diputación de Barcelona en número de empresas. El problema es que más de la mitad son deficitarias y las hay también que jamás han llegado a funcionar… pero sí a gastar. En total, una cuarta parte del presupuesto del Cabildo (alrededor de 140 millones de euros) ha venido desapareciendo en ese delirante despilfarro sólo para cubrir los gastos estructurales de estas pseudo empresas en las que tanto da si son rentables o no, si realizan o no competencia desleal en su sector y si acumulan una deuda financiera de casi 300 millones de euros».

«Pues bien, la Concap quiere recordar que con esos 140 millones de euros que cuestan las empresas del Cabildo, se garantizarían los puestos de trabajo que ahora mismo penden de un hilo, se repararía la red insular de carreteras y se incentivaría la economía insular. Ese es el realismo que los constructores piden a la institución insular«, finaliza en comunicado.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario