Sin categorizar

Aviso a navegantes (II). Por Eduardo García Rojas

* Roca Editorial estudia publicar la primera entrega de la trilogía de misterio y suspense que el escritor Mariano Gambín inició hace dos años con Ira Dei y continuó en 2012 con El círculo platónico y espera finalizar en 2013 con una nueva entrega en la que aún se encuentra trabajando y cuyo título está por determinar. La literatura de Mariano Gambín, que se mueve muy bien en el thriller, se caracteriza por una  notable capacidad de crear atmósferas y por dotar a sus historias de sólidas tramas de suspense que en la dos primeras novelas de la serie transcurrían en La Laguna. El escritor e historiador, reciente premio Rumeu de Armas por su trabajo de investigación histórica sobre la torre de Santa Cruz de la Mar Pequeña, supo componer además en sus dos primeras experiencias literarias una galería de personajes que se han convertido en protagonistas reconocidos entre todos sus lectores.

* El Ayuntamiento de El Rosario, en Fuerteventura, ha hecho público el nombre de los ganadores de su concurso de cuentos. El primer premio ha recaído en el relato El payaso de Salvador, de Robles Hernández; el segundo y tercer galardón en Cajonera City, de Javier Hernández Velásquez, y Sonrisa canalla, de Juan Manuel Ruiz Suárez.

* La revista Ezra: an online journal of translation publica en su número de primavera la traducción al inglés de la obra de teatro Medea, del escritor tinerfeño Roberto García de Mesa, realizada por Mario Domínguez Parra.

* En estos tiempos donde cuesta tanto reírnos todavía existen editores que ponen toda la carne en el asador para regalarnos auténticas obras maestras de la literatura del humor escrita en España. Doy así noticia a la aparición de dos volúmenes imprescindibles para que usted se olvide de la puta crisis: Diez minutos antes de la medianoche (Rey Lear Editores, 2012), de su majestad Enrique Jardiel Poncela, y relato que inspiraría más tarde una de sus obras de teatro más celebradas: Los ladrones son gente honrada; así como La niña de la calle del Arenal (Reino de Cordelia), de su también majestad Edgar Neville. Un aristócrata, un gran escritor y un estupendo cineasta. Ambos dos, dos señores de derechas, of course.

Saludos, hay que reír para tomarse las cosas en serio, desde este lado del ordenador.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario