Sin categorizar

Un sindicalista del Ayuntamiento afirma haber sido amenazado de muerte por un «sicario» debido al ‘caso Mena’

Elblogoferoz.-Álvaro Felipe, miembro del sindicato de empleados públicos de Canarias (SEPCA) y delegado de prevención en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, desveló hoy en el programa Canarias día a día de Radio San Borondón que él es el representante sindical que se vio obligado a presentar una denuncia por las amenazas de muerte que recibió recientemente por parte de un “sicario” en relación con el caso de acoso laboral sufrido por una funcionaria del Centro de Atención a la Mujer, sito en el Palacete de Coviella y en el que está implicada la concejala del consistorio capitalino y, además esposa del presidente del Gobierno de Canarias, Ángela Mena.

Álvaro Felipe explicó que tuvo conocimiento del caso de acoso a la funcionaria cuando era secretario de las Junta de Personal del ayuntamiento al recibir sentencia judicial que daba razón a esta mujer en el contencioso en cuanto se daba por nula una comisión de servicio forzosa por la que era enviada a un puesto de trabajo para el que no había sido contratada.

Desde su punto de vista, esa vergonzosa sentencia ponía de manifiesto no sólo un claro caso de mobbing a una trabajadora sino que al mismo tiempo transparentaba un caso muy discriminatorio, siendo este otro de los elementos clave que conforman el acoso laboral.

Dijo que como delegado de personal, decidió junto a un compañero entrevistarse con esta mujer que había sido objeto del acoso laboral en el área de la Mujer del ayuntamiento de Santa Cruz, dirigida por Ángela Mena, quien les dijo “a puerta cerrada” que la habían trasladado de su puesto de trabajo ganado a través de un concurso oposición para favorecer a otra funcionaria, en este caso interina, pero que además en su nueva ubicación no le daban tareas, al mismo tiempo que colocan a otra persona en el Palacete con funciones “clonadas”, con lo que llevada años sin trabajo efectivo, conforme a la categoría y al puesto que había obtenido por concurso.

Formas kafkianas

Denuncia además las formas kafkianas en las que se dirigían a ella para indicarle los trabajos residuales que podía hacer, como es el hecho de que una empresa externa como Innova le ordenara lo que debía hacer, empresa que cabe recordar es clave en el caso que también afecta a la mujer del presidente del Gobierno canario por contrataciones al margen de la legalidad.

Ante este presunto acoso laboral de “libro” que iba camino de los cinco años, pidió a Sepca que se interpusiera denuncia ante la Justicia para que este problema no quedara impune, para lo cual realizó un acopio de abundante documentación al respecto, descubriendo que el abogado José Pérez Ventura (Justicia y Sociedad) llevó el caso a la Justicia, adelantándose al sindicato, de manera que la única participación suya y de la central sindical fue la actuación como testigos.

Álvaro Felipe recuerda que había presentado denuncia ante la misma Fiscalía relacionando información aparecida en la prensa sobre el caso Innova con el inicio del acoso laboral contra la funcionaria que hizo el informe Técnico para una Mesa de Contratación, procedimiento que quedó “suspendido” al presuntamente negarse la funcionaria acosada a “reconsiderar” su informe. La denuncia presentada por el representante sindical vinculando el caso INNOVA con la situación de acoso laboral de una funcionaria.

Además, señala que las amenazas de muerte se produjeron por parte de un sicario, de tez morena, complexión fuerte, pelo rapado, con un tatuaje en el brazo izquierdo y acento posiblemente cubano, quien le gritó «sé lo que estas haciendo, como sigas por ahí vas a tener otro accidente de moto, y de esta no te escapas, ya no te vamos avisar más». Se da la circunstancia de que con anterioridad ya había sufrido una accidente de moto, aparentemente fortuito, el pasado 13 de octubre, mientras se desplazaba a la salida de su centro de trabajo en Ofra hasta su domicilio, por el que estuvo un mes de baja hasta la curación de sus lesiones. Al coincidir con la salida de su trabajo, el accidente fue visto y conocido por muchos compañeros y fue considerado accidente laboral “in itínere”.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario