Cultura SOCIEDAD

Encuentran restos de la antigua civilización romana en la isla de Lobos

ACN PRESS.-El Cabildo de Fuerteventura ha informado del hallazgo casual de unos restos de cerámica y fauna marina, que ha permitido identificar indicios de la posible existencia de un asentamiento romano estacional en Isla de Lobos, situada a tres kilómetros al noreste de la Isla majorera.

La Administración insular indica en un comunicado que en la excavación ya se ha realizado un primer sondeo, después de que se localizaran restos que, a priori, presentaban “un potencial muy importante”.

La investigación se lleva a cabo gracias a la colaboración que mantienen el Cabildo de Fuerteventura desde su Departamento de Patrimonio Histórico y el Organismo Autónomo de Museos y Centros (Oamc) del Cabildo de Tenerife -en el marco de un convenio que funciona desde hace 12 años-, y a través del trabajo de un equipo científico dirigido por la catedrática de Prehistoria de la Universidad de La Laguna (ULL), Carmen del Arco, e integrado por las arqueólogas Candelaria del Rosario, Mercedes del Arco y Carmen Benito, del Museo Arqueológico de Tenerife, integrado en el propio Oamc.

Ayer se acercaron a conocer de cerca el hallazgo el presidente del Cabildo majorero, Mario Cabrera, y el consejero de Recursos Humanos, Educación, Cultura y Patrimonio Histórico de la institución, Juan Jiménez, que departieron sobre la naturaleza de este descubrimiento con los miembros del equipo investigador.

Cabrera dijo atender a las primeras hipótesis al señalar que “nos encontramos ante un hallazgo ilusionante que ahora habrá que confirmar con estudios más detallados”. Asimismo, indicó que la intención de la Administración majorera se centra en consensuar con el Gobierno de Canarias la posibilidad de plantear una excavación “más sistemática y en profundidad, puesto que significaría avanzar en una nueva clave interpretativa en la historia de Canarias».

Jiménez manifestó que los trabajos arqueológicos que se llevan a cabo en Isla de Lobos a raíz del descubrimiento de determinados vestigios que apuntan a la época del alto imperio romano “en este momento son meros test”.

Asimismo, explicó que en virtud de la presencia de los procesos de extracto de púrpura procedente de determinados moluscos, se puede especular con la posibilidad de que “estemos ante un asentamiento posiblemente estacional de población o destacamentos romanos”. “En todo caso, sí estaríamos ante la perspectiva de una línea de investigación que se lleva esperando desde hace muchos años en Canarias y que podría situar en Lobos el gran asentamiento romano que se esperaba en Canarias», apostilló.

Como responsable de la investigación, del Arco insistió en que «por ahora son todo meras valoraciones”, aunque añadió que si se confirman con análisis mas detallados “estaríamos ante un hito importante para el mejor conocimiento de los poblamientos en Canarias, dado que hasta el momento no existen referencias de yacimientos con este tipo de actividad relacionada con la obtención de la púrpura al sur de Lixus» (noroeste de Marruecos).

Sobre los trabajos llevados a cabo hasta ahora, del Arco indicó que se han realizado estudios a modo de sondeos o catas para evaluar, primero, si existía el yacimiento, y segundo, para corroborar la importancia del mismo y que “efectivamente esta primera aproximación ha confirmado que se trata de un descubrimiento importante».

También explicó que diversos investigadores como Pablo Atoche ya habían referenciado de la presencia de restos romanos en otros puntos de Canarias, pero destacó que este caso es “especialmente llamativo” por la diversidad de la cerámica hallada y por la actividad a la que estaría asociada, la extracción de la púrpura para su posterior comercialización en el Mediterráneo.

Entre el material hallado en los sondeos previos se encuentran distintos tipos de cerámica -no sólo la utilizada para el transporte de materiales, sino también vajilla (terra sigilatta) de uso cotidiano-, fragmentos metálicos, restos de fogones, restos de cabras, un conchero de gran tamaño, restos de lapas, entre otros.

A la falta de un análisis más detallado, las primeras hipótesis indican la posibilidad de que los restos de cerámica encontrados en la Isla de Lobos sean de torno y, los concheros, de thais (un crustáceo del que se la púrpura, un tinte muy apreciado), de manera que su procedencia podría asociarse a un asentamiento de la época imperial Romana, concluyó.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario