FIRMAS Marisol Ayala

Falsa carta de despedida de la ex mujer de Hugo Chávez “a propósito de tu (previsible) muerte”. Por Marisol Ayala

Una carta escrita por el periodista venezolado Saúl Godoy y atribuída a la ex-mujer de Hugo Chávez no ha hecho más que corroborar que nadie tiene la vida comprada. Impresionante y profundo texto de Saúl que algunos ha utilizado (en Interet) para otorgar su autoría a Nancy Iriarte Díaz, ex-de Chaves y la cual ha causado un movidón en las redes.  La misiva ha sido publicada en uno de los periódicos venezolanos de mayor circulación “El Universal”. Estrategia de difusión curiosa y eficaz.

“Algunas consideraciones sobre tu muerte”

No es de Nancy Iriarte Díaz ex- de Chávez . Su autor es el periodista venezolado Saúl Godoy.

No quiero que te marches de esta vida sin antes despedirnos, porque has hecho un mal inmenso a mucha gente, has arruinado a familias enteras, has obligado a legiones de compatriotas a emigrar a otras tierras, has vestido de luto a incontables hogares, a los que creías tus enemigos los perseguiste sin cuartel, los encerraste en ergástulas que no lo merece ni un animal, los insultaste, los humillaste, te burlaste de ellos, no solo porque te creías poderoso, sino inmortal… porque el fin de los tiempos no era contigo. Pero llegó tu turno, los plazos se acaban, el término de tu contrato llega su fin, tu “ciclo vital” se apaga poco a poco y no de la mejor manera; probablemente morirás en una cama, rodeado de tu familia, asustada, porque va a tener que rendir cuentas una vez que des tu último aliento, te vas de esta vida lleno de angustia y de miedo, allí van a estar los curas a quienes perseguiste e insultaste, los representantes de esa Iglesia que ultrajaste a placer, claro que te van a dar la extremaunción y los santos óleos, no una, sino muchas veces, pero tú y ellos saben que no servirá de nada, es solo para calmar el pánico que hace presa a tu alma ante el momento que todo lo define.

Mueres enfermo, padeciendo el desahucio, las complicaciones inmunológicas, los terribles efectos secundarios de las curas que prometieron alargar tu vida, tus órganos se van apagando uno a uno, tus facultades van perdiendo el brillo que las caracterizaba, tus líquidos y efluvios son colectados en bolsas plásticas con ese hedor a muerte que tanto te repugna. Dime si en este momento, antes de que te apliquen una nueva inyección para calmar los dolores insoportables que padeces, vale la pena que me digas que no te pueden quitar lo bailado, ¡ah! los viajes por el mundo, los maravillosos palacios que te recibieron, las paradas militares en tu honor, las limousines, los títulos honorarios, los pisos de los hoteles cinco estrellas, las fastuosas cenas de Estado… dime ahora que vomitas la papilla de auyama que te tratan de dar las enfermeras, si era de eso de lo que se trataba la vida, pues ese brillo y el oropel ya no están entre los monitores y máquinas de resucitamiento que te rodean, esas marchas y aplausos ahora son tonos y alarmas de sensores que regulan tus signos vitales que se hacen más débiles. ¿Puedes escuchar al pueblo de tu país afuera de tu cuarto?… debe ser tu imaginación o los efectos de la morfina, no estás en tu patria, estas en otro lado, muy lejos, entre gente que no conoces… sí, estás muriendo en tu propio exilio, entre una banda de pilluelos a quienes les has tratado de entregar tu propio país, tus últimos momentos los pasarás entre chulos y estafadores, entre tu corte de aduladores que solo te muestran afecto porque les dabas dinero y poder, todos te miran preocupados y con rabia ,nunca dejaste que ninguno de ellos pudiera tener la oportunidad de sucederte, ahora los dejas al descampado y tu país al borde de una guerra. ¿Era eso lo que querías? ¿Fue esa tu misión en esta vida?.

Olvídate del cuento de los pobres, ahora hay más pobres que cuando llegaste al poder, olvídate de justicia e igualdad cuando prácticamente le entregaste el país a una fuerza extranjera que ahora tendremos de desalojar a la fuerza y a costa de más vidas. Tengo la leve impresión que ahora sabes que te equivocaste, creíste en un cuento de camino y te creíste revolucionario, y por ser revolucionario…inmortal, convocaste a tu lado a los muertos, a tus héroes, a esos fantasmas que también creíste con vida, a Bolívar, al Che, a Fidel, al Marx que nunca conociste y que recomendabas su lectura… el andar con muertos te llevó a la magia y a los babalaos, te metiste a jurungar tumbas, y a ofrendarle a una corte de demonios y malos espíritus que ahora te acompañan… ¿Sientes su presencia en el cuarto?. Vienen a cobrar, a recoger lo único que tenía valor en tu vida y que tan malamente apostaste por la oscuridad y el mal, tu alma. Bueno, me despido, solo quería que supieras que pasarás a la historia como un traidor y un cobarde, que no rectificaste cuando pudiste, te dejaste llevar por tu soberbia, por tus ideales, por tu ideología renunciando a los más preciado, a tu libertad y a la libertad de los otros, y la libertad nos hace humanos. El Socialismo solo funciona en dos lugares: en el Cielo, donde no lo necesitan, y en el Infierno donde ya lo tienen.

1 Comentario

Clic aquí para publicar un comentario

  • El texto rezuma odio de clase y de ninguna manera podría ser la carta de una mujer emfurecida en contra de su ex marido, demuestra más bien que todo elemento propagandístico es aprovechado por los enemigos de un régimen qu ha puedto muchas cosas en su lugar, sobre todo aquello que se relaciona con un reparto equitativo de la riqueza, de la riqueza nacional que pertenece al pueblo venezolano, y no sólo a alguna camarilla que se apoderó de cuanto pudo y tanto como se lo permitieron regímenes que los tenían por cómplices.
    Uno de estos fue el de Carlos André Pérez a quien el haora Presidente Hgo Chávez intentó defenestrar a principios de la década del 90. del reciente siglo pasado.
    Si la ultraerecha tiene el humor macabro de hacer mofa de la enfermedad del Prsidente Chávez, esto los muestra de cuerpo entero. Lo mismo quienes pagaron por la redacción de esta supuesta carta de la ex mujer del Presidente Chávez, como su redactor y quienes la publicaron. Tienen la msma mala sangre del jefe de la propaganda azi, Joseph Goebbels, pero al ighual queaquellos nazis serán rechazados por el pueblo venezolano y la gente pensante de América Latina.