FIRMAS Marisol Ayala

Los tres de Canarias. Por Marisol Ayala

Carta del cantante canario Braulio sobre las eleccones en la SGAE difundida hoy y cuyo contenido es especialmente crítico con Teddy Bautista y Caco Senante. Si al tiempo que leen el texto desean escuchar uno de los temas míticos del cantante guiense pinchar aquí (Mándese a mudar):

Hace unas semanas, en una reunión que sostuvimos algunos de los socios de la SGAE, residentes en Estados Unidos, uno de los asistentes se refirió al triunvirato formado por Teddy, Caco y Juanjo como «los tres de Canarias» y yo no puede por menos que sonreír al encontrar ciertas coincidencias, al menos estéticas, entre los mencionados y un veterano conjunto musical de mi tierra que se llama precisamente así, Los tres de Canarias.
En un momento dado, cuando, haciendo uso de toda la fantasía de la que soy capaz, me imaginé a los tres paisanos relacionados con el escandalazo de nuestra Sociedad, cantando aquello de Gran Canaria soberana –uno de lo hits del incombustible grupo musical isleño– tuve que hacer un gran esfuerzo para controlar una carcajada, que hubiera interrumpido la brillante exposición de un compañero que vino desde Madrid a pedirnos el voto para una de las candidaturas, de cara a las disputadas elecciones del día 26 de abril. (Esta semana)

Teddy no es Jagger

Los verdaderos componentes de ese famoso trío isleño, desde hace varias décadas, con una perseverancia digna del mayor encomio, se patean media Europa llevando bajo el brazo un amplio repertorio de canciones pegadizas en las que se canta a nuestras playas, a nuestro sol y a la belleza proverbial de nuestras mujeres. No hace mucho que los vi en un programa estelar de la Televisión Canaria y comprobé, con bastante envidia, que los años vividos –que a mí, por ejemplo, me han regalado algunas arruguitas y adiposidades varias en todo el cuerpo– pareciera que por ellos no han pasado, pues lucen esbeltas figuras y bronceados perpetuos en sus atezados rostros. Así que, si exceptuamos el pequeño detalle de las alopecias que sufren dos de los tres componentes –resueltas con un par de bien cardados bisoñés– se podría decir que los sureños lucen igual que siempre, que no han envejecido los muy jodidos.
Pues bien, con esa misma tenacidad con que Los tres de Canarias se han dedicado a su profesión, Teddy, Juanjo y Caco (dos canariones calvorotas y un chicharrero de poblada y nívea cabellera), también desde hace décadas, han estado dando el cante, aferrados a las faldas (por no decir a las ubres) de la Madre SGAE y, lo que es peor, pretenden seguir haciéndolo per secula seculorum.
Para ello han creado una candidatura continuista formada por Caco Senante, Teo Carralda y Álex de la Nuez, que se llama No estábamos tan mal (NETAMA) desde donde, sin ningún tipo de sonrojo, abogan por el regreso a la situación anterior a la intervención judicial del pasado verano. El resto de los acólitos de Teddy, en una estrategia seguramente pergeñada por él y apostando por las posibilidades que les podría dar la tan discutida ley D’Hont, se presentará individualmente, como líberos, para, inmediatamente después de ser elegidos, reagruparse y forzar el regreso al teddysmo.
Caco asegura que NETAMA viene a «cerrar heridas», pero los que conocemos al trío que se balancea en la cuerda floja, sabemos que vendría a decapitar a los desafectos, a los que nos hemos atrevido a considerar que una operación policial de aquella envergadura, que ha resultado en la imputación judicial a parte de la cúpula de la SGAE y SDAE, es motivo más que suficiente como para mantener a toda esa gente implicada, y a sus satélites, lejos de la dirección de nuestra entidad, por lo menos hasta que se deslinden responsabilidades. ¿Cómo puede Senante abogar por un regreso al pasado sin que se le caiga la cara de vergüenza? Por ahí anda un tal Neri –de momento libre, tras pagar una fianza de 300.000 euros– y su mujer –en libertad con cargos– y la oprobiosa certidumbre de esa trama societaria que no solo parasitaba de nuestros derechos de autor, sino que, además, invitaba al festín a hermanas, cuñadas y amiguetes. Es el mismo Neri que vacacionó en Cuba con todo el familión, también a nuestra costa…

¿Y qué me dice Caco de Pedro Farré (Jefe del Gabinete del presidente de la SGAE) quien admitió, ante el juez, haber usado la tarjeta de nuestra entidad (o sea, nuestro dinero, en un monto cercano a 18.000 euros) para pagar botellas de champán y no sé que otros servicios en los mejores puticlubs del país?, ¿y de Elena Vázquez, amiguita de los Neri, quien según la prensa gastó más de 150.000 Euros en viajes, ropa y calzados? Etcétera, etc, etc.… Y todo esto ocurría mientras Teddy era presidente del Consejo de Dirección y Caco y buena parte de los que ahora se postulan en NETAMA, o van por libres, camuflados en las listas, eran consejeros…
El interés de Senante en desembarcar en la Delegación canaria de la Sociedad es, cuando menos, mosqueante. Su evidente frustración ante la paralización de las obras de la nueva sede –que lleva su amigo Casariego– lo es más aún. Los emolumentos percibidos por su gestión ante las autoridades del Archipiélago; su involucración en el asunto del catering; su recientísima dimisión de la presidencia de ROAIM –¿será cierto que esta entidad percibe fondos del Gobierno de Canarias?–, todas estas circunstancias, conociendo al personaje, como lo conozco durante más de cuarenta años, me tienen más que preocupado.
¿Y qué me dicen de la atrocidad de Red Arteria, en la que se ha empleando un dinero, que hubiéramos podido destinar a ayudas asistenciales a los autores más necesitados, para comprar viejos teatros y edificios de apartamentos por medio mundo?… Caco se niega a venderla y la sigue considerando un buen negocio, cuando en los medios, en la calle y en los propios pasillos de la SGAE, se habla de jugosas comisiones a la hora de comprar y rehabilitar los edificios adquiridos… Espero que sólo sean rumores sin fundamento alguno.
También me gustaría que alguien me explicara por qué se abre una delegación en Cuba (ahora bajo investigación del propio gobierno cubano), si todos sabemos que ese país no paga derechos de autor… ¿Acaso se hizo para que el gobierno de la isla pudiera cobrar más fácilmente lo que producen sus autores en España?, ¿por eso condecoraron a Teddy Bautista en La Habana?
Uno, en su ignorancia, como simple socio de a pie, se pregunta: ¿por qué tanto empeño en pertenecer a la Junta Directiva?, ¿qué tiene de bueno el repantigarse en uno de esos 36 sillones de consejero?, ¿la dieta que se otorga a los luego elegidos de entre esos 36 para el Consejo de Dirección? ¡No me lo creo!
Voy a hacer público mi voto y ojalá que sirva para que quien lo va a recibir, Luis Cobo, alias Manglis –por favor, no confundir con el Luis Cobos que dirige, desde hace una eternidad, AIE– el autor de a pie que inició las denuncias contra la gestión que se hacía de nuestros derechos en la SGAE de Teddy, pueda seguir fiscalizando todo lo que se haga en nuestra entidad.
Me parecen muy respetables las otras opciones (salvo la de Caco, obviamente), pero mi lado desconfiado y guerrillero me pide que apueste por alguien que no haya tenido involucración jamás con Teddy y su forma despótica y nebulosa de llevar a la Sociedad.
Una última pregunta dirigida a todos los autores que piensan votar en las próximas elecciones: ¿Pondría usted a un caco a administrar su dinero? Ya sé que el chiste es fácil y que está muy manido, pero estoy convencido de que hay nombres y motes que, en algunos casos, determinan el comportamiento de quienes los portan… He dicho en algunos casos, ¿verdad?

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario