Canarias Educación LA LAGUNA POLÍTICA SOCIEDAD

El rechazo de la ULL y de las instituciones tinerfeñas lleva a Educación a no implantar el distrito único

AGENCIAS/ M.Ledesma.-La Consejería de Educación del Gobierno regional ha decidido no seguir adelante con sus planes de centralizar en un solo sistema informático la preinscripción de alumnos de las dos universidades canarias ante el rechazo que ha mostrado la Universidad de La Laguna así como el Cabildo de Tenerife y los ayuntamientos de Santa Cruz de Tenerife y de La Laguna.

Así lo ha confirmado el director general de Universidades del Gobierno canario, Carlos Guitián, quien ha explicado que esta preinscripción centralizada, que permite el distrito único, aprobado en 1993, no se pondrá en marcha porque «cuando una de las partes no quiere no se puede imponer», algo que tampoco pretende hacer el Ejecutivo.

El vicepresidente y consejero canario de Educación, José Miguel Pérez (PSOE), anunció el lunes que el distrito único universitario de Canarias se ubicaría en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) porque esta institución «cede sin coste alguno» a la Comunidad Autónoma su programa informático, desarrollado con software libre.

Una decisión rechaza firmemente por la la Universidad de La Laguna hizo que llegar hoy a la Consejería las razones «jurídicas y técnicas» por las que se opone a esta centralización.

Ante esta postura, y tras la polémica «sacada de contexto» que ha suscitado este asunto, la Dirección General de Universidades del Gobierno canario, que no tiene ni dinero ni recursos humanos para llevar a cabo este proyecto, ha decidido aplazar sus planes.

Guitián ha manifestado que la intención de la Consejería es trabajar de forma conjunta con las universidades canarias, más si cabe en la actual coyuntura, en la que se enfrentan a «problemas enormes».

La intención de Educación era, con ánimo de economizar y de aplicar el sentido común, centralizar las preinscripciones en el sistema informático de la ULPGC porque no supondría coste alguno a la Comunidad Autónoma, pero ante el rechazo de la Universidad de La Laguna y las instituciones tinerfeñas, los ciudadanos «tendrán que seguir esperando», apostilló.

Guitián ha considerado desmesurada esta polémica y ha lamentado que las instituciones canarias no remen en la misma dirección para tratar de resolver los problemas que han de afrontar las universidades del Archipiélago, de las que se pueden quedar fuera 4.000 alumnos por la reducción de grupos y profesores, la subida de tasas y la rebaja de las becas que ha aprobado el Gobierno central.

La Laguna pide «diálogo»

Por su parte, la vicerrectora de Alumnado de la Universidad de La Laguna, Miriam González, explicó esta mañana -antes de conocer la decisión que ha tomado a última hora de hoy la Consejería de Educación- que «la intención de la ULL no ha sido en ningún momento reabrir el pleito insular sino solicitar a la Consejería más diálogo con las dos universidades para llevar a cabo esta idea. No estamos en contra de que se implante el distrito único para la preinscripción de alumnos, es más ya lo llevamos haciendo ambas universidades con las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU). Pero, en el caso de las matrículas, cada institución es diferente y no se nos puede englobar bajo los mismos parámetros» .

González recordó que desde el pasado mes de septiembre, las tres partes implicadas (ULL, ULPGC y Consejería de Educación) han mantenido reuniones para establecer el sistema más adecuado para poner en marcha el distrito único, que «consideramos una necesidad» pero matizó que «nuestro rechazo ha venido motivado porque finalmente la Administración tomó una decisión unilateral al respecto».

Cuestionada sobre la justificación inicial de Educación para centralizar en la ULPGC el distrito único, ya que alegaba daba el soporte informático para la aplicación y, además, de manera gratuíta, la vicerrectora puntualizó que «la herramienta informática es sólo un instrumento, pero si carece de un procedimiento claro de cómo llevarlo a cabo de nada sirve».

Además, resaltó, «el hecho de que sea gratuito no es tal realidad, pues la ULPGC tiene otro mecanismo diferente al nuestro para llevar a cabo la preinscripción y posterior matrícula del alumnado, por lo que nosotros tendríamos que configurar todo el programa informático con el que actualmente se realiza este proceso en el centro académico y esto sí que implicaría un coste».

En este sentido, también quiso recordar González que «en las conversaciones previas que hemos mantenido con Educación, la ULL ofreció este servicio de forma gratuita, por lo que esta justificación que dan no es la que ha generado el problema». Pero «de nada que una universidad intente adaptar sus aplicaciones informáticas a la otra, sí supondrá dinero para una u otra, aparte de que cambiar todo este proceso de cara al próximo curso es casi imposible», alegó.

Por tanto, a juicio de la vicerrectora «el verdadero problema es que no se ha hablado lo suficiente entre las tres administraciones para acordar parámetros que permitan el buen funcionamiento de esa futura plataforma única que nos sustente a ambos centros académicos. Eso es lo único que ha reclamado la Universidad lagunera», concluyó.

Postura del Ayuntamiento lagunero

La idea inicial de la Consejería de Educación canaria de implantar para el próximo curso el distrito único universitario ha generado un caldo político en contra de esta primera decisión. Ya que el Cabildo de Tenerife y el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife mostraron ayer, lunes, su total rechazo por suponer un «injerencia en la autonomía universitaria de La Laguna»
A este debate institucional se sumó hoy la Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de La Laguna, quien acordó expresar en su reunión de esta mañana el rechazo a que el distrito único universitario esté en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC).

En ese sentido, el alcalde de San Cristóbal de La Laguna, Fernando Clavijo y el primer teniente de alcalde, Javier Abreu, calificaron de “unilateral e injusta” la decisión de la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias de que las matrículas universitarias de todo el Archipiélago se gestionen desde la ULPGC, lo que supone “una merma evidente en la autonomía de la Universidad de La Laguna”.

La Junta de Gobierno local entiende que la toma de una decisión de este calado necesita de un consenso entre instituciones, como las dos Universidades, los Cabildos y los Ayuntamientos, y que no es admisible que se haya llevado a cabo de manera arbitraria, por lo que solicita a la Consejería de Educación que reconsidere esta decisión y se abra el lógico proceso de negociación y diálogo para la misma.

Asimismo, defiende la solvencia y prestigio de la Universidad de La Laguna, la más antigua de Canarias, y considera que la actitud del Ejecutivo no hace más que provocar un enfrentamiento innecesario entre las dos instituciones universitarias que, hasta ahora, han colaborado estrechamente en proyectos de tanta importancia como el Campus de Excelencia Internacional.

El PSC pide no entrar en debates estériles

Por su parte, la secretaria de Educación del PSC, Rita Gómez, aseguró esta mañana en el Parlamento regional que el distrito único “se reduce a un problema informático de unificación de la solicitud de plazas” y rechazó que se intente usar como “un rechazo hacia la Universidad de La Laguna”.

“La Consejería de Educación ha actuado de la manera más correcta, pues no se trata de perjudicar a una Universidad en favor de otra sino de encontrar un sistema que beneficie a los alumnos y a los estudiantes y que a su vez no produzca mayores gastos para la Administración pública”, añadió.

Gómez ha recordado que “la ULL no tiene ese sistema, sino a través de una empresa externa, y la Ulpgc si lo tiene, y saldrá más operativo y más eficaz si se residencia ahí”, subrayó. Por ello, pidió que “las instituciones no fomenten enfrentamientos ni debates estériles” en relación a la postura esgrimida por Cabildo Insular y lo ayuntamientos.

Además, pidió en “un frente común para abordar los auténticos problemas de ambas universidades, como son el recorte del 79 por ciento en su financiación, el aumento de las tasas de matrícula en un 66 por ciento y la disminución de las becas”, medidas aprobadas por el Gobierno central.

“Esos son los problemas que preocupan a los estudiantes”, aseguró.

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario