Sin categorizar

Repsol vinculada a contaminación y vulneración de derechos humanos en américa Latina

Periodista.es.- El Gobierno y los medios de comunicación españoles se han lanzado a defender a Repsol, una compañía que no es española, y se olvidan del dramático historial de la empresa en materia ambiental o de respeto de los derechos humanos, señala en una información el Equipo de Otramérica.

En un artículo publicado ayer, se recuerda que el diputado de Izquierda Unida Alberto Garzón Espinosa ha cuestionado la propiedad ‘española’ de Repsol, porque desde que fuera privatizada por el gobierno socialista de Felipe González (1987), la empresa ha ido pasando a manos extranjeras y ahora más del 50% pertenece a accionistas no españoles. En concreto:  “el 42% pertenece a fondos de inversión extranjeros –gestionados habitualmente por grandes bancos- el 9’5% pertenece a la empresa mexicana PEMEX y el resto de la empresa es propiedad del grupo de capital privado español Sacyr (10%), de Caixabank (12’83%) y de más capital privado español”.

Por tanto, las soflamas nacionalistas del Partido Popular (PP) o del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) “parecen un poco exageradas”, sostiene Otramérica, que recuerda buenos análisis sobre cómo Repsol escapa del fisco español gracias a diferentes ayudas y estrategias legales.

También cuestiona Otramérica la “actividad responsable” de Repsol, ya que la propia compañía ha informado de que, entre 2006 y 2010, se han registrado unos 7.000 derrames de hidrocarburos, en los que se han vertido un total de 7.499 toneladas de hidrocarburos, lo que supone que cada día que pasa Repsol vierte en alguna parte del mundo 5,13 toneladas de residuos contaminantes, con casos muy concretos en España y en América Latina que no ocuparon portadas en los medios españoles.

Repsol-Yasuni

En el ámbito de los derechos humanos, Otramérica recuerda múltiples denuncias sobre la actitud de Repsol YPF en América Latina, señalados por el Observatorio de Multinacionales en América Latina, Intermón Oxfam, o la Asamblea del Pueblo Guaraní, que sucesivos gobiernos españoles han obviado.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario