ECONOMÍA E INDUSTRIA Empleo POLÍTICA Política Económica SANTA CRUZ

El Cabildo dice que el ERE presentado por Titsa es «necesario» y anuncia un aumento del precio del transporte público

Elblogoferoz/Mónica Ledesma.-El vicepresidente segundo y consejero de Turismo del Cabildo Insular de Tenerife, Carlos Alonso, calificó de «necesario» el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) presentado ayer por la compañía de guaguas Titsa, entidad pública que pertenece a la Corporación insular, ante la dirección general de Trabajo del Gobierno de Canarias y que afectará a 117 trabajadores, de los que 32 son empleados del servicio urbano y 85 del interurbano.

Alonso, que realizó estas declaraciones durante una rueda de prensa ofrecida hoy para valorar cómo afectarán a la Isla los Presupuestos Generales del Estado para 2012, negó que el Cabildo vaya a privatizar el servicio de transporte público que actualmente gestiona -Titsa y Metropolitano-pero destacó que la complicada situación económica por la que atraviesan ambas compañías ante la pérdida de pasajeros que se ha registrado en los últimos cuatro años a consecuencia de la crisis -10 millones de pasajeros menos-son, a su juicio, motivos que justifican este ERE en Titsa y del que, aseguró, «no se prevén más».

«No se trata de despedir a los trabajadores de Titsa sino de reestructurar el servicio público, tanto urbano como interurbano, reduciendo líneas, kilómetros y costes de personal», especificó Alonso. «El ERE presentado, por tanto, no implica un despido en sí, sino la suspensión temporal de la plantilla, durante 14 días al año -tiempo que percibirán la subvención por desempleo-, así como la reducción de una paga extra. Además, también hemos propuesto la movilidad geográfica de los trabajadores para atender aquellas zonas con más demanda de pasajeros», concretó.

En este sentido, señaló que «son sacrificios asumibles por la plantilla y que han sido tomados con receptividad por parte de la mayoría de los representantes sindicales de los trabajadores».

No obstante, el vicepresidente segundo del Cabildo anunció que además del ERE temporal en Titsa, la Corporación insular va a trabajar en la articulación e implicación de otras administraciones públicas, como es el caso de los ayuntamientos de Santa Cruz de Tenerife, La Laguna y Arona,  para que aporten ayudas y se pueda crear un servicio único de transporte público en la Isla».

Además, anunció, que otra medida que se llevará a cabo será «el aumento del precio del billete por trayecto en el servicio de transporte público. Una medida que, aunque afectará a los ciudadanos, es necesaria», pero de la cual no adelantó cifras.

Pérdidas millonarias

La empresa Titsa comunicó ayer a los sindicatos el ERE presentado ante Trabajo alegando que de los 4 millones de euros de pérdidas que se producen anualmente, 2,5 millones corresponden a las líneas de la capital, más de la mitad del total. A esta situación se suma que el Ayuntamiento de Santa Cruz reducirá en 2,5 millones de euros la partida económica que entrega a la empresa cada año para mantener el servicio, pasando de 11,5 millones a 9 millones de euros con el nuevo convenio que se tendrá que firmar en breve, según informó hoy La Opinión de Tenerife.

Precisamente, tanto el Cabildo como Titsa han manifestado que la disminución de la aportación de la capital ha provocado estos recortes en el personal y también producirá la eliminación y reordenación de algunas rutas. Entre estas se encuentran las líneas 907, 909, 913, 915 y 918, que se quitarán, y la reducción de frecuencias en las 014, 015 y en varias de las guaguas que cubren los trayectos del Suroeste.

Titsa explicó a los sindicatos que, ante la delicada situación económica, la empresa se verá obligada a realizar 1.700.000 kilómetros menos al año en el servicio interurbano y 700.000 kilómetros menos en el urbano, lo que implica tener que prescindir de parte del personal y quitar algunas líneas.

Y es que además, la compañía acumula un déficit de unos 20 millones de euros y aún el Ayuntamiento de Santa Cruz le debe por el servicio urbano de años anteriores 10 millones de euros.

Ahora los sindicatos tendrán un plazo de 15 días para estudiar si se acogen al ERE suspensivo, con el que se evitarían los despidos si todos los trabajadores de la compañía, 1.600 (1.345 del servicio interurbano y 258 del urbano) , van al paro durante 15 días al año hasta 2016. Si no se llega a un acuerdo con respecto a esta posibilidad, tendrán otros 15 días para negociar los despidos.