Sin categorizar

Sostiene Tabucchi. Por Eduardo García Rojas

Quiero compartirlo en redes

Me lo recomendó hace mucho tiempo un amigo.

“No dejes de leerlo”, dijo.

Pero no le hice caso porque, a veces, uno es tan idiota que no presta atención a lo que te sugieren los amigos. Esos amigos de verdad que, para tú sorpresa aún te quedan mientras el mundo a tu alrededor se desmorona.

Así que la primera vez que me animaron a leer a Tabucchi pensé que se trataba de un escritor chino sobre el que enseguida comencé a tejer una estrafalaria biografía que se hizo añicos cuando descubrí que no, que el tal Tabucchi no era chino sino un italiano que quiso ser portugués. Se llamaba además Antonio y perseveró tanto y tanto en ser portugués que al final más que un escritor italiano se convirtió en un escritor portugués.

Cuenta la leyenda que Tabucchi llegó a Portugal persiguiendo la sombra de una persona que firmaba como Fernando Pessoa.

Lo leyó, lo devoró y más tarde lo dio a conocer en su país de nacimiento.

Tabucchi era así.

Deja, hoy que su corazón ha dejado de latir en Lisboa, una interesante producción literaria. Su obra más famosa quizá sea Sostiene Pereira. Un título hermoso y que ennoblece una profesión bella pero últimamente desacreditada como es el periodismo.

Fue adaptada al cine.

Marcello Mastroianni interpretaba al periodista que de repente toma conciencia de clase.

La novela se ambienta en uno de los periodos más tenebrosos de la historia de Portugal. La dictadura de António de Oliveira Salazar.

¡¡¡Adelante Viriatos, conquistemos la península Ibérica!!!

Tabucchi fue además un formidable articulista donde mostraba sus colmillos largos.

Y pienso que es una pena que la prensa en España no cuente con un articulista como Tabucchi, de colmillos tan largos y afinados.

Tabucchi encarna lo mejor de un continente, Europa, que hoy vive más desunido que nunca por estar fusionado por mercaderes. Ellos, los mercaderes, son los que han dividido un territorio que suda cultura entre pobres y ricos.

Tabucchi denunció en muchos de sus artículos esta falacia que rompe la cadena entre los pueblos que hicieron Historia y que hoy agonizan porque sus arcas están saqueadas como son los Mediterráneos, con los del norte. Encerrados en una disciplina espartana que solo se explica porque sus gentes ven muy poco la luz del sol.

Estas y otras cosas son lecciones que saqué del Tabucchi articulista, enfermo en los últimos tiempos de un cáncer que lo devoraba por dentro.

Escribe, no sé sin con este propósito, El tiempo envejece deprisa.

Ha muerto este domingo, 25 de marzo de 2012.

Cierro los ojos y veo a Tabucchi saludar en un paraíso que no existe a Pessoa.

Le estrecha la mano efusivamente.

Muito obrigado.- le dice.- “I know not what tomorrow will bring.”

Saludos, continuamos jugando en este ajedrez que cada vez tiene menos piezas, desde este lado del ordenador.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Consejería Bienestar Social GobCan

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

La Gente del Medio

Publicidad

Página Web Corporativa

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Objetivo La Luna (Programa Radio)

Publicidad

EBFNoticias en:

EBFNoticias en:

EBFNoticias en:

El Mundo que conocimos (Radio)

Donaccion (Programa de Televisión)

Sentir Canario Radio

Webserie Laguneros (Youtube)

Webserie Laguneros Emprendedores

Prensa Digital

Publicidad

Homenaje al Grupo XDC

Publicidad